1. Blog
  2. Consejos Financieros
  3. ¿Cómo conseguir financiación para emprender?

¿Cómo conseguir financiación para emprender?

¿Llevas tiempo dándole vueltas a una idea pero te falta dinero para llevarla a cabo? Descubre cómo puedes conseguir financiación para emprender y obtén el dinero que necesitas para desarrollar tus proyectos.

Cómo conseguir financiación para emprender

25/10/2021

¿Cómo conseguir financiación para emprender? Ahora que la creación de nuevas empresas está en auge, es probable que alguna vez te hayas hecho esta pregunta, sobre todo si llevas años dándole vueltas a una idea revolucionaria que, por falta de dinero, no acabas de sacar adelante.

Según los últimos datos del INE recogidos por la EAE Business School en su informe ‘Ecosistema emprendedor en España’, en el primer semestre de 2021 la creación de empresas en nuestro país ha aumentado un 57,6% con respecto a 2020 y un 8,6% con respecto a 2019.

Estas cifras, que demuestran que en España están naciendo nuevas compañías por encima de los niveles de la época pre Covid-19, ponen de manifiesto que la intención emprendedora nacional es sensible a los ciclos económicos, y reafirman la tendencia alcista que se viene experimentando desde 2015 y 2016, cuando, tras unos años de descenso marcados por los grandes datos registrados entre 2008 y 2012, época en la que la intención emprendedora experimentó un crecimiento de aproximadamente un 12%, el emprendimiento nacional empezó a recuperarse.

De acuerdo al informe de la EAE, el deseo de crear riqueza o conseguir una renta muy alta es el principal motivo por el que los españoles deciden llevar a cabo nuevos proyectos empresariales, seguido por el interés de marcar la diferencia y ganarse la vida. Estos sueños, sin embargo, pueden verse muchas veces truncados por la falta de dinero, ya que, según los datos de la EAE, para poder abrir una nueva start-up se necesita una media de 121.000 euros.

A pesar de que el informe señala que, por lo general, la moda suele situarse en torno a los 20.000 euros, con una desviación típica de 600.000, no todo el mundo puede permitirse el lujo de contar con estas sumas de dinero en el banco. De hecho, el propio estudio recoge que la falta de apoyo financiero es uno de los grandes obstáculos a los que deben enfrentarse los emprendedores a la hora de poner en marcha su nuevo negocio. 

Afortunadamente, hoy en día existen diversas vías de financiación con las que podemos conseguir el dinero que necesitamos para poner en marcha nuestro revolucionario proyecto. 

¿Cómo conseguir financiación para emprender?

Conseguir financiación para llevar a cabo un nuevo proyecto es el primer obstáculo al que deben enfrentarse los emprendedores. A pesar de que se suele decir que el trabajo duro y la pasión son los dos pilares imprescindibles de un nuevo negocio, la realidad es que de poco sirven las grandes ideas si no disponemos del dinero suficiente para materializarlas. 

Actualmente, podemos recurrir a varias líneas de financiación, tanto públicas como privadas, que nos permitirán obtener el capital que necesitamos para desarrollar nuestra nueva empresa. Cada una tiene sus ventajas y desventajas y será de mayor o menor utilidad dependiendo de la fase en la que se encuentre el proyecto y de la cuantía que necesitemos. 

Financiación bancaria 

Pedir financiación a los bancos sigue siendo una de las opciones más rápidas y utilizadas a la hora de conseguir el capital necesario para desarrollar un proyecto empresarial. Esta vía de financiación, la más tradicional, incluye los préstamos para empresas, las líneas de crédito, los préstamos ICO y los préstamos ENISA, entre otros.

Pese a su popularidad, conseguir que un banco acepte financiar nuestro proyecto no siempre es fácil, sobre todo si no tenemos ingresos fijos y estables. A la hora de prestar dinero, los bancos y entidades financieras siempre intentarán minimizar el riesgo, por lo que solo firmarán contratos con los clientes que puedan demostrar que su proyecto es solvente y que devolverán el crédito dentro de los plazos establecidos. 

Por ello, es importante que contemos con un buen aval que sirva como garantía de que devolveremos el préstamo y que realicemos un plan de empresa en el que aparezcan bien definidos los gastos e ingresos que prevemos que generará nuestro nuevo proyecto. 

Business angels

Los Business Angels, conocidos en español como ángeles inversores o ángeles de negocios, son personas con un papel semejante al de los antiguos mecenas que invierten en proyectos de nueva creación aportando su capital, experiencia y contactos del mercado. 

Estos inversores ayudan a impulsar el desarrollo de iniciativas empresariales con alto potencial de crecimiento a cambio de una participación en el capital y, por lo general, suelen actuar en las etapas iniciales del proyecto cubriendo la falta de financiación a la que se enfrentan los emprendedores. 

Los Business Angels se diferencian de los inversores tradicionales y los fondos de capital de riesgo en la implicación que toman en los proyectos, con los que pueden involucrarse por razones que van más allá del ámbito estrictamente financiero, como puede ser la satisfacción personal o profesional. Este tipo de inversiones pueden ser útiles para proyectos que se encuentren dentro del mismo sector y el mismo ámbito geográfico que el Business Angel, pero tienen el contrapunto de que otorgan menos capital que los fondos de capital privado. Además, no siempre es fácil conseguir que estas figuras se interesen en nuestro proyecto.

Fondos de capital riesgo

Los fondos de capital riesgo son fondos de inversión que se caracterizan por invertir en compañías que no cotizan en el mercado bursátil y que tienen gran proyección de crecimiento a largo plazo. 

Estos fondos están regulados, pueden estar formados por aportaciones de particulares, empresas o hasta instituciones públicas y suelen estar gestionados por sociedades anónimas especializadas que invierten sus recursos en las empresas. Su objetivo es entrar en el capital de las compañías con participaciones de control, a fin de transformarlas para hacerlas crecer y mejorar su valor y rentabilidad. 

Los fondos de capital de riesgo son un método de financiación muy utilizado por las compañías y start-ups que quieren expandir su negocio y con una gran presencia en Estados Unidos. Las cantidades que aportan suelen ser muy elevadas, pero los beneficios no se suelen ver hasta pasados entre cuatro y siete años, momento en el que el fondo, para sacar beneficio, vende sus participaciones. 

A la hora de buscar financiación en este tipo de fondos, es importante que tengamos en cuenta que los inversores tendrán puesto y derecho de voto en los consejos de administración de la compañía, por lo que podrán opinar e intervenir en la toma de decisiones.  

Subvenciones y ayudas públicas

Dependiendo de la naturaleza del proyecto que tengamos en mente, es probable que podamos conseguir alguna de las subvenciones o ayudas que la Administración Pública pone a disposición de los emprendedores. 

Este tipo de ayudas suelen estar destinadas a proyectos relacionados con la tecnología y la innovación y, por lo general, suelen ser bastante limitadas. Por ello, a pesar de que pueden darnos un pequeño impulso, no es recomendable que supeditemos la viabilidad de nuestro proyecto a estas aportaciones.

Financiación particular

Conocido en inglés como “family, friends and fools”, este método de financiación consiste, sencillamente, en pedirle a nuestros familiares y amigos cercanos que nos presten dinero para llevar a cabo nuestro proyecto. Es decir: en conseguir un préstamo de particulares.

Este método de financiación tiene la ventaja de que se basa en la relación personal, por lo que no necesita garantías o avales y suele ser flexible con los plazos de devolución. Aun así, como es natural, las cantidades que se suelen conseguir son, generalmente, inferiores a las que otorgan las vías de financiación privadas.

Campañas de crowdfunding

El crowdfunding es un método de mecenazgo masivo en el que distintos usuarios aportan dinero para poder desarrollar un proyecto concreto. Esta vía de financiación suele desarrollarse de manera online, a través de plataformas como Kickstarter en las que se inscribe el proyecto y la cuantía que se necesita para poder desarrollarlo, así como las recompensas que recibirían los inversores si el proyecto logra ser financiado. 

Además del crowdfunding, también conviene destacar el crowdlending, un tipo de crowdfunding con el que los usuarios pueden invertir o conseguir préstamos. Este método permite poner en contacto a emprendedores y acreedores de forma sencilla, a través de una plataforma, pero tiene el contrapunto de que el dinero prestado ha de devolverse con intereses dentro de unos plazos previamente establecidos. 

Aceleradoras e incubadoras de startups

Las incubadoras y aceleradoras de startups son entidades que acogen proyectos para acelerar su crecimiento y asegurar su éxito empresarial. En el caso de las incubadoras, este tipo de instituciones actúan sobre proyectos en sus etapas fundacionales, ayudándolos a configurar su plan de negocio para salir al mercado. Las aceleradoras, en cambio, trabajan con proyectos que ya se encuentran en desarrollo, ayudándolas a obtener beneficios. 

Además de estas vías, hay otro dos métodos con los que podemos desarrollar nuestros proyectos empresariales: el bootstrapping, que utiliza, básicamente, los ingresos aportados por los propios emprendedores y los generados por la facturación, y el bartering, que se basa en alcanzar acuerdos comerciales con otras compañías para conseguir ciertos beneficios sin necesidad de aportar dinero.

¿Qué necesito para conseguir financiación?

Para conseguir la financiación necesaria para desarrollar nuestras ideas, es imprescindible que contemos con un buen plan de negocios en el que se explique de forma clara cómo queremos que sea nuestro proyecto.

Dentro de estos planes de negocios deberemos incluir un análisis financiero que recoja cuál es el dinero que necesitaremos, cuál será nuestro plan de inversiones y cuántos gastos e ingresos esperamos obtener. Además, deberemos incluir una explicación sobre nuestra estrategia empresarial y objetivos y un estudio de mercado en el que analicemos la situación del sector en el que queremos operar. 

No tener ingresos estables suele jugar en nuestra contra a la hora de intentar conseguir dinero. Por eso, es importante que estos planes de negocios puedan demostrar tanto nuestra viabilidad como la de nuestro proyecto y resolver cualquier posible duda que tengan los acreedores. De lo contrario, muchos bancos y entidades financieras se echarán para atrás, al considerarnos clientes de riesgo, y nuestra idea volverá al cajón

¿QUÉ MÁS PODEMOS OFRECERTE?

Nuestros servicios para un mejor bienestar económico