1. Blog
  2. Consejos Financieros
  3. El precio de los alimentos se dispara: consejos para ahorrar en la cesta de la compra y combatir la inflación

El precio de los alimentos se dispara: consejos para ahorrar en la cesta de la compra y combatir la inflación

El precio de los alimentos mantiene su escalada. En este artículo, te damos once consejos para reducir costes y ahorrar en la cesta de la compra.

El precio de los alimentos se dispara: consejos para ahorrar en la cesta de la compra y combatir la inflación

16/9/2022

Hacer la compra es hoy mucho más caro que en 2021. La escalada de la inflación que asola a nuestro país desde febrero del año pasado ha disparado los precios de los alimentos y otros productos básicos, como el gas, la energía o la electricidad, y ha reducido enormemente el poder adquisitivo de las familias, que deben hacer frente a unos costes que no dejan de aumentar. 

De acuerdo a los últimos datos oficiales del INE (Instituto Nacional de Estadística) publicados a principios de este mes de septiembre, en agosto la inflación encadenó su tercer mes por encima de la barrera de los dos dígitos, al registrar el IPC (Índice de Precios de Consumo) una subida interanual del 10,5%. 

El dato del mes de agosto sitúa la inflación en unos niveles que no se veían desde 1984 pese a haber reducido en tres décimas la cifra del mes de julio, cuando el IPC alcanzó su tasa más alta de los últimos 38 años al registrar una subida del 10,8%. 

Detrás del incremento, las informaciones del INE apuntan a dos sectores principales: la electricidad y la alimentación, que han registrado destacadas subidas. De hecho, en el caso de los alimentos, este sector se ha encarecido a unos niveles que no se veían desde 1994. 

Por su parte, la inflación subyacente, que no incluye los productos energéticos ni los alimentos frescos, se ha situado en un 6,4%, más de cuatro puntos por debajo del IPC general. La tasa, no obstante, representa la cifra más alta desde enero de 1993

Así se ha encarecido la cesta de la compra en 2022

El incremento de los precios ha encarecido el coste de la vida. De media, y en función a los datos de agosto, hoy pagamos un 10,5% más que lo que pagábamos en 2021 por los mismos productos, aunque esta subida no es la misma para todos los sectores. Al contrario, hay algunos que se han incrementado de manera más pronunciada y otros que han podido reducir sus precios pese al clima general.

Dentro de los grupos que más afectados se han visto por la inflación, se encuentra el de la alimentación. Junto a la electricidad, gas y otros combustibles, que en el pasado mes de agosto registraron una subida interanual del 54,3%, y el transporte, que en agosto se incrementó un 11,5%, la alimentación es el sector que más se ha encarecido en lo que llevamos de año. 

Los datos del INE referidos al pasado mes de agosto apuntan a un incremento de la tasa interanual del 13,8%, que supera en más de tres puntos a la media mensual, mientras que el acumulado del año asciende hasta un 10,3%.

El comportamiento del sector alimenticio viene motivado, principalmente, por la evolución de la pandemia del coronavirus y por la guerra de Ucrania

Tras dos años de crisis por la Covid-19, el levantamiento de las restricciones provocó un incremento mundial de la demanda de estos artículos en un momento en el que el coste de la energía aumentaba, se experimentaban problemas en la cadena de suministro y descendía la producción de determinados cultivos por unas condiciones meteorológicas adversas. 

Esta rápida recuperación provocó que ya en 2021 se pudiese apreciar un encarecimiento de los precios. El estallido a finales de febrero de la guerra de Ucrania, que junto a Rusia es uno de los principales exportadores de cereales y aceite de girasol del mundo, ha terminado por dispararlos. 

La subida del precio del sector ha afectado de manera desigual a los productos alimenticios, aunque muchos artículos básicos de la cesta de la compra se han visto enormemente afectados. Es el caso, por ejemplo, de los cereales y derivados, la leche y productos lácteos, los huevos, los aceites y grasas y la carne de ave, vacuno y porcino.

Para combatir este aumento de los precios, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha lanzado una propuesta para que las grandes distribuidoras limiten el precio de algunos productos básicos de la lista de la cesta de la compra. 

Esta medida se ha encontrado con la oposición tanto del Gobierno y la oposición como de las propias distribuidoras, que no creen que pueda ser efectiva. No obstante, las negociaciones siguen abiertas. 

La cesta de 30 euros de Carrefour

Aunque la vicepresidenta aún no ha podido alcanzar un acuerdo con las grandes distribuidoras, desde el pasado lunes 12 de septiembre los consumidores pueden hacerse con una cesta de 30 productos básicos por 30 euros en Carrefour

La cadena de supermercados francesa, que en Francia ha fijado los precios de varios productos básicos durante un mínimo de 100 días para combatir la inflación, ha lanzado esta cesta con el objetivo de “ofrecer soluciones de ahorro que protejan el poder adquisitivo de las familias en España”. Su contenido, no obstante, ha despertado las críticas, ya que no incluye carne, pescado fresco o fruta. 

¿Cómo ahorrar en la compra? 

Aunque la cesta de Carrefour pueda ser una solución de ahorro a tener en cuenta de cara a hacer la compra, hay varios consejos con los que podemos modificar fácilmente nuestros hábitos de consumo y reducir nuestros gastos en cualquier supermercado, tenga cesta o no. 

  • Compra a diario: aunque generalmente solemos acudir tan solo una o dos veces a la semana al supermercado, si queremos ahorrar es recomendable que vayamos con más frecuencia. El motivo es sencillo: al espaciar tanto nuestras visitas al super, solemos hacer compras de mayor tamaño en las que, por norma general, incorporamos productos innecesarios, así como artículos que no seremos capaces de consumir antes de que caduquen. Por eso, es recomendable bajar al supermercado con frecuencia y hacer compras pequeñas, ya que así adquiriremos solo lo que realmente vayamos a consumir. 

  • Acude a última hora de la tarde: si en tu dieta sueles incluir productos frescos, es aconsejable que vayas al supermercado a última hora de la tarde, ya que la mayoría de supermercados aplican descuentos a estos artículos para evitar tirarlos. 

  • Lleva tu propia bolsa de casa: disponer de una bolsa de tela o reutilizar las bolsas de plástico que tengamos en casa para hacer la compra no solo es positivo desde el punto de vista medioambiental, sino que puede ayudarnos a reducir gastos. El precio de las bolsas del supermercado no es excesivo, pero es un gasto completamente innecesario. 

  • Haz una lista: antes de acudir al supermercado, es recomendable que enumeremos la lista de artículos que necesitamos. De este modo no solo nos aseguraremos de que no nos dejamos nada importante, sino que evitaremos adquirir productos repetidos o innecesarios. 

  • Apuesta por los productos de temporada: los productos de temporada son una opción muy interesante para comer sano y ahorrar, ya que suelen tener precios más reducidos.

  • Márcate un presupuesto semanal: definir previamente el dinero que utilizaremos para nuestras compras en el supermercado puede ayudarnos a reducir costes, siempre y cuando nos ciñamos a él. Eso sí: para que el presupuesto sea efectivo, debe ser coherente con nuestras necesidades básicas, ya que de lo contrario acabaremos utilizando más dinero que el previsto.

  • Compara precios: si queremos encontrar las mejores ofertas, es imprescindible que comparemos los precios de distintos supermercados. Aunque el centro que esté más cerca de nuestra casa pueda resultarnos más cómodo, tal vez haya alguno en las proximidades que ofrezca los mismos artículos a un precio más reducido. Por eso, es aconsejable que consultemos sus precios, ya sea de manera presencial o a través de su página web. Según los datos de la OCU, actualmente las cadenas con precios más baratos en nuestro país son Mercadona, Alcampo y Carrefour, por lo que tal vez sea conveniente echarles un ojo. 

  • Apuesta por las marcas blancas: que un artículo sea de marca blanca no significa que sea de peor calidad, por lo que, si quieres ahorrar, es recomendable que apuestes por ellos. 

  • Mide las cantidades: aunque la mayoría de supermercados suelen tener ofertas en lotes, cuando vamos a comprar debemos tener en cuenta nuestras propias necesidades y medir si, realmente, nos hace falta tanta comida. Aunque puede ser tentador adquirir tres productos por el precio de dos, muchas veces este extra resulta innecesario y acaba en la basura, así que no te dejes llevar por las promociones. 

  • Compra productos a granel: los productos envasados y en bandejas suelen tener un precio mucho más elevado que los que se venden a granel, por lo que es aconsejable prescindir de ellos siempre que tengamos la opción. 

  • No hagas la compra con hambre: ir a hacer la compra con hambre es un error que no solo puede afectar a nuestra cartera, sino también a nuestra dieta. Cuando vamos al supermercado sin haber comido, solemos comprar artículos de manera impulsiva y, generalmente, de una calidad nutritiva cuestionable. Por eso, es recomendable que bajemos al super con el estómago lleno: así evitaremos adquirir artículos que, en otras circunstancias, nunca hubiéramos comprado. 

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre cómo ahorrar en la cesta de la compra

De acuerdo a los últimos datos oficiales del INE, que hacen referencia al mes de agosto, la inflación en España se sitúa en un 10,5%.

Según los últimos datos del INE, el sector de la alimentación se ha encarecido un 13,8%, a fecha de agosto.

El sector de la alimentación se ha encarecido como consecuencia del aumento de la demanda de los consumidores tras el levantamiento de las restricciones contra la Covid-19 y del estallido de la guerra de Ucrania.

Los productos que más se han visto afectados por la alimentación son los cereales y derivados, la leche y productos lácteos, los huevos, los aceites y grasas y la carne de ave, vacuno y porcino.