1. Blog
  2. Consejos Financieros
  3. ¿Cuánto dinero hay que tener ahorrado para afrontar imprevistos?

¿Cuánto dinero hay que tener ahorrado para afrontar imprevistos?

Contar con un buen colchón financiero es vital para poder hacer frente a posibles imprevistos. En este artículo, te contamos cuánto dinero se debe tener ahorrado idealmente.

¿Cuánto dinero hay que tener ahorrado para afrontar imprevistos?

19/4/2022

¿Sabes cuánto dinero deberías tener ahorrado para afrontar imprevistos? La crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus y el estallido de la guerra de Ucrania ha aumentado el interés de la población por ahorrar. 

Cada vez son más los ciudadanos que miden sus gastos, preocupados por el aumento de la inflación, que el pasado mes de marzo alcanzó su cifra más alta desde 1985, al situarse en un 9,8%, y por la inestabilidad política y económica. 

Según los datos del Banco de España, la bolsa de ahorro acumulada por los españoles durante la pandemia del coronavirus ascendió a 85.000 millones de euros, una cifra récord que menguará a lo largo de 2022 como consecuencia del alza generalizada de los precios y de la pérdida de poder adquisitivo derivada de la inflación, aunque en unos niveles más bajos que los esperados inicialmente.

En concreto, desde el Banco de España calculan que los españoles solo emplearán un tercio de este capital ahorrado, lo que generará una subida del PIB nacional del 4,5%, nueve décimas menos que se calculó en diciembre de 2021, cuando se estimó que el crecimiento sería del 5,4%. Además, de cara a 2023, el organismo también ha revisado a la baja sus proyecciones, pasando de un crecimiento inicial del 3,9% a un aumento del 2,9%. 

Tener ahorros es fundamental para hacer frente a los imprevistos económicos que puedan sorprendernos, pero ¿qué cantidad debemos guardar para poder hacer frente a estos problemas? ¿Cuál es la recomendación?

En este artículo, te contamos cuánto dinero deberías tener ahorrado en tu cuenta corriente para afrontar los imprevistos financieros y cómo puedes conseguir este dinero. 

¿Qué es un colchón financiero?

Se conoce como colchón financiero a la cantidad de dinero que un usuario tiene ahorrada para hacer frente a un posible imprevisto o problema económico sin poner en riesgo sus finanzas personales. O lo que es lo mismo: al fondo monetario con el que un usuario puede resolver sus contratiempos económicos sin endeudarse.

Este capital puede estar reservado tanto en una cuenta o depósito bancario como en un producto de ahorro, como pueden ser los fondos de inversión o los planes de pensiones, y debe ser independiente del dinero que utilizamos para los gastos de nuestro día a día. De hecho, su uso debe reservarse exclusivamente a emergencias, incluso cuando los usuarios puedan disponer de él con facilidad.

Contar con un colchón financiero es siempre recomendable, incluso cuando se tiene buena salud financiera. Este fondo otorga tranquilidad a los usuarios, que saben que pueden disponer de un dinero extra en caso de que suceda algún contratiempo que ponga en riesgo sus finanzas, y los protege en caso de que tomen una mala decisión financiera que aumente su nivel de endeudamiento

Además, si no necesitan disponer del dinero ahorrado para subsanar un problema, siempre podrán disponer de este capital para darse un capricho, como puede ser un coche o un viaje, o para invertir en su jubilación. 

¿Cómo puedo crear un colchón financiero?

La capacidad de ahorro de un usuario depende tanto de su renta como de sus gastos, por lo que a la hora de empezar a construir nuestro colchón financiero debemos tener en cuenta ambas variables para fijarnos una meta realista. 

De nada sirve, a fin de cuentas, apartar un porcentaje de nuestro salario a principios de mes si semanas más tarde vamos a tener que utilizarlo para pagar alguna compra o factura. Al contrario: fijarse metas de ahorro que están por encima de nuestras capacidades puede tener el efecto contrario y, en lugar de animarnos a ahorrar, desanimarnos. 

A la hora de fijar nuestros objetivos de ahorro, los expertos recomiendan utilizar la norma 50/20/30. Esta regla establece que los usuarios deben destinar un 50% de su salario a sus gastos cotidianos (es decir, el alquiler y los gastos de la vivienda y de alimentación), un 30% a los gastos de ocio y un 20% al ahorro.

Es decir: si un usuario cobra, por ejemplo, 1.500 euros, debería destinar, idealmente, 750 euros a sus gastos, 450 euros al ocio y ahorrar los 300 euros restantes.

Estos porcentajes, no obstante, se deben adaptar a la situación de cada usuario, en función de sus cargas y obligaciones. En algunos casos, en lugar de un 20%, los usuarios solo podrán ahorrar un 10%, mientras que en otros podrán alcanzar un 30%.  

En cualquier caso, eso sí, es importante fijarse un objetivo y ahorrar mes a mes para alcanzarlo. Para ello, lo ideal es apartar una cantidad de dinero a principios de mes, aunque también se pueden emplear otros métodos de ahorro. En este sentido, algunos de los más populares son los siguientes:

  • El reto del céntimo: se trata de un plan de ahorro anual en el que cada día se ahorra un céntimo más que el anterior. 

  • El método de los sobres: se trata de una técnica en la que los usuarios deben reunir todos sus ingresos para dividirlos, posteriormente, en sobres en función del tipo de gasto. La cantidad que se incluya en estos sobres deberá ser la cantidad exacta que se empleará para asumir esos costes. 

  • El método Harv Eker: se trata de una técnica que propone crear un presupuesto en función de los ingresos que se obtengan. Este presupuesto está dividido en seis porcentajes: un 50% se destina para cubrir las necesidades básicas, un 10% para el ahorro, un 10% para la formación, un 10% para las inversiones, un 10% para el ocio y un último 10% para los donativos.

  • El método Kakebo: se trata de una técnica de origen japonés que categoriza los gastos e ingresos por temáticas y tiempo (es decir, diario, semanal o mensual) para poder tener una mejor visión de la economía personal y poder fijar metas de ahorro realistas.

¿Cuánto dinero debo tener ahorrado para hacer frente a un imprevisto económico?

Como ya hemos dicho, la cantidad que podremos ahorrar mensualmente dependerá de nuestros ahorros e ingresos. Pero ¿cuál es el dinero que, idealmente, debería tener nuestro colchón financiero?

En este caso, podemos establecer dos fórmulas: una basada en los gastos y otra basada en el salario. 

La fórmula basada en los gastos es la menos conservadora. En este caso, se recomienda que la cantidad ahorrada se sitúe entre tres y seis meses de gastos. Es decir: si cada mes cobramos unos 1800 euros y tenemos unos gastos de aproximadamente 700 euros, nuestro fondo de emergencias tendrá que ser de entre 2.100 euros y 4.200 euros.

La fórmula basada en el salario, en cambio, propone un método mucho más conservador. En este caso, se recomienda que nuestro colchón financiero cuente con un importe equivalente a seis meses de salario. Siguiendo con el ejemplo anterior, si aplicamos esta fórmula, nuestro colchón financiero debería guardar, idealmente, 10.800 euros. 

  • Método basado en los gastos: el colchón financiero debe tener un importe equivalente a entre tres y seis meses de gastos.

  • Método basado en el salario: el colchón financiero debe tener un importe equivalente a seis meses de salario.

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre cuánto dinero hay que tener ahorrado para afrontar imprevistos

Un colchón financiero es la cantidad de dinero que un usuario tiene ahorrada para hacer frente a un posible imprevisto o problema económico sin poner en riesgo sus finanzas personales. O lo que es lo mismo: al fondo monetario con el que un usuario puede resolver sus contratiempos económicos sin endeudarse.

Tener un colchón financiero es recomendable porque otorga tranquilidad a los usuarios, que saben que pueden disponer de un dinero extra en caso de que suceda algún contratiempo que ponga en riesgo sus finanzas, y les protege en caso de que tomen una mala decisión financiera que aumente su nivel de endeudamiento. 

La capacidad de ahorro de un usuario depende tanto de su renta como de sus gastos, por lo que a la hora de empezar a construir nuestro colchón financiero debemos tener en cuenta ambas variables para fijarnos una meta realista. 

A la hora de fijar nuestros objetivos de ahorro, los expertos recomiendan utilizar la norma 50/20/30. Esta regla establece que los usuarios deben destinar un 50% de su salario a sus gastos cotidianos, un 30% a los gastos de ocio y un 20% al ahorro.

A la hora de definir la cantidad que debe tener nuestro colchón financiero, podemos tomar como referencia nuestros gastos o nuestro salario.

En el caso de los gastos, se recomienda tener ahorrada una cantidad equivalente a entre tres y seis meses de gastos. En el caso de los salarios, se recomienda tener ahorrada equivalente a seis meses de sueldo.