1. Blog
  2. Consejos Financieros
  3. Los gastos hormiga: ¿qué son y cómo puedo evitarlos?

Los gastos hormiga: ¿qué son y cómo puedo evitarlos?

Los gastos hormiga son gastos de pequeño importe en los que incurrimos con frecuencia y que pueden afectar a nuestras finanazas personales. En este artículo, te contamos cómo detectarlos y cómo puedes evitarlos.

Los gastos hormiga: ¿qué son y cómo puedo evitarlos?

20/12/2022

¿Qué son los gastos hormiga? ¿Y cómo puedo reducirlos? Para poder disfrutar de una buena salud financiera, es imprescindible que llevemos un control de nuestros gastos y que evitemos contraer deudas innecesarias. Sin embargo, muchas veces asumimos costes de los que no somos plenamente conscientes y que pueden repercutir en nuestra economía personal. 

Los gastos hormiga son gastos cotidianos de muy poco importe a los que no se les suele prestar atención por su reducido tamaño, pero que pueden llegar a suponer un desembolso importante si no se controlan. 

Los desplazamientos en taxi, los cafés que tomamos fuera de casa o los pedidos de comida a domicilio que hacemos por pura pereza: estos son solo algunos de los gastos hormiga que solemos asumir en nuestro día a día. En este artículo, te contamos cómo puedes identificarlos y controlarlos. 

La inflación y la pérdida de poder adquisitivo

El estallido de la guerra de Ucrania, la crisis energética iniciada el año pasado, la escalada de la inflación y el encarecimiento generalizado de los precios están comprometiendo el poder adquisitivo de los españoles. 

Así se desprende de la última estadística de negociación colectiva del Ministerio de Trabajo y Economía Social, un documento publicado este mes de diciembre en el que se recogen los aspectos más relevantes sobre los convenios colectivos de trabajo y los procesos de contratación colectiva que han ocurrido en nuestro país.

Este documento, que presenta información actualizada hasta el pasado mes de noviembre, señala que los salarios por convenio hasta noviembre subieron un 2,69%, una cifra que, si bien supera en cinco centésimas al dato de 2,64% alcanzado en octubre, se encuentra más de cuatro puntos por debajo del IPC, cuya tasa interanual hasta noviembre fue de un 6,8%. 

A pesar de que en los últimos meses el IPC se ha ido moderando, los salarios siguen sin adaptarse a su evolución. De hecho, la subida salarial registrada en nuestro país se encuentra por debajo de la media del conjunto de la Unión Europea, donde los salarios han crecido a un ritmo superior al del 4%, tal y como reflejan los datos de Eurostat. 

Si los salarios mantienen esta tendencia y las previsiones del Banco de España para 2022 se cumplen y la inflación media del ejercicio acaba situándose en un 8,7%, la diferencia entre el IPC y los salarios podría llegar a alcanzar los seis puntos, lo que irremediablemente reduciría el poder adquisitivo de las familias. 

Este escenario sigue las mismas líneas que los pronósticos del centro de análisis Funcas, que en un reciente artículo publicado por el periódico El Mundo apuntaba a que la inflación provocará una pérdida de 42.000 millones de euros en el poder adquisitivo de las familias entre este año y 2023. 

En concreto, la publicación apunta a que en este 2022 las familias españolas experimentarán una pérdida de aproximadamente unos 34.000 millones de euros, a los que habrá que sumar otros 8.1000 millones en 2023. 

¿Qué son los gastos hormiga y cómo nos afectan?

Ante esta situación, resulta especialmente importante que mantengamos nuestras finanzas bajo control y que evitemos asumir deudas innecesarias que podrían poner en riesgo nuestra economía personal. 

Ahora que los precios se han disparado y el coste de vivir es más caro, debemos medir bien nuestros gastos para poder ahorrar y crear un colchón financiero al que podamos aferrarnos en caso de que nuestra situación cambie y perdamos nuestra fuente de ingresos, aunque a veces no es fácil identificar esos costes que nos hacen perder dinero mes a mes. 

Y es que más allá de las grandes sumas de dinero que debemos pagar por nuestros préstamos, hipotecas o letras del coche, en nuestro día a día también incurrimos en una serie de gastos de muy reducido importe que, si no se controlan, pueden acabar abriendo un importante agujero en nuestras finanzas. 

Son los llamados gastos hormiga, también conocido como gastos invisibles, un conjunto de pequeños costes completamente prescindibles que realizamos con frecuencia y que muchas veces acaban convirtiéndose en un hábito de consumo. 

Desayunar en el bar, pedir comida a domicilio, contratar un taxi para movernos por la ciudad, comprar un refresco o snack en una máquina expendedora: estos son algunos de los muchos ejemplos de gastos hormigas que podemos realizar en nuestro día a día.

A priori, dado su reducido importe, lo habitual es no prestarles demasiada atención, ya que no parece que puedan afectar a nuestra economía, pero si se incurre en ellos con frecuencia sí pueden llegar a suponer un problema, especialmente si no los incluimos en nuestro presupuesto mensual.  

¿Cómo puedo identificar los gastos hormiga?

Optimizar los gastos hormiga que tenemos puede ayudarnos a mejorar nuestra salud financiera. Al saber en qué gastamos el dinero y eliminar costes superfluos, podemos generar una diferencia de ahorro importante, por lo que conviene ser capaz de identificarlos.

Aunque cada persona tiene sus propios gastos hormiga en función de su estilo de vida, hay algunas directrices que podemos seguir para detectarlos. La primera es el importe: estos gastos son, por definición, muy reducidos, tanto que apenas somos conscientes del valor que pueden llegar a tener a largo plazo. 

Más allá de su cantidad, estos gastos suelen ser gastos que no solemos incluir en nuestro presupuesto mensual y a los que no les damos demasiada importancia, ya que no consideramos que sean un factor de riesgo económico. Además, son gastos recurrentes en los que solemos incurrir sin ningún tipo de meditación o preocupación

  • Importe muy reducido. 

  • Gastos recurrentes.

  • No se incluyen en el presupuesto. 

  • No se les da valor o importancia. 

Cada persona, como decíamos, tiene sus propios gastos hormiga. Para algunos puede ser ir a desayunar al bar y para otros pueden ser los pedidos de comida a domicilio o las salidas nocturnas. Resulta imposible cuantificar con una cifra cuánto pueden afectar estos gastos a la economía, ya que dependerá del estilo de vida y los hábitos de cada persona

Aun así, lo habitual es que a final de mes estos costes acaben sumando un importe mucho más grande del que se espera en un primer momento. Por eso, y aunque todo el mundo debe tener derecho a darse un capricho de vez en cuando, es importante que los detectemos y controlemos.

¿Cómo puedo evitar los gastos hormiga?

Cuando hablamos de evitar los gastos hormiga no hablamos de eliminarlos por completo de nuestro día a día, sino de reducir la frecuencia con la que recaemos en ellos. No pasa nada por, por poner un ejemplo, desayunar un par de veces en una cafetería: el problema aparece cuando desayunamos fuera todos los días y no le damos importancia. 

Para reducir el peso que estos pequeños gastos tienen en nuestra economía personal, podemos aplicar distintas soluciones. Una de ellas es planificar un presupuesto mensual en base a nuestros gastos e ingresos y elaborar listas con lo que realmente necesitamos. 

Crear un presupuesto realista con nuestra situación financiera nos ayudará a ser plenamente consistentes del dinero del que disponemos, mientras que listar nuestras necesidades nos permitirá visualizar mejor en qué debemos invertirlo. 

Si nos ceñimos al presupuesto y a nuestras listas, consecuentemente, podremos disminuir significativamente los gastos hormiga en los que incurrimos. Además, si dentro de nuestro presupuesto fijamos una cantidad determinada para este tipo de gastos, podremos controlar mejor el dinero que invertimos en ellos y evitar la tentación de caer en posibles rebajas o promociones.

De esta forma, podremos seguir disfrutando de estos pequeños placeres sin que afecten negativamente a nuestra salud financiera.

Para incrementar nuestra capacidad de ahorro, también podemos establecer una meta de ahorro mensual, un objetivo al que llegar a final de mes, o incluso seguir algún reto de ahorro como puede ser el reto del céntimo.

Si cumplimos estos objetivos no solo mejoraremos nuestro colchón financiero, sino que conseguiremos motivación para seguir trabajando en él y para, poco a poco, ir aumentando su tamaño. Con los gastos hormiga, si, por ejemplo, decidimos reducir el número de cafés que tomamos fuera de casa, tal vez la diferencia no parezca notable a primera vista, pero a final de mes sumará una cantidad más o menos cuantiosa. 

Finalmente, si no queremos ningún tipo de sorpresa, podemos completar nuestra estrategia de ahorro llevando un control de todos los gastos que hacemos mes a mes. En este control no solo debemos incluir los gastos hormiga, sino todos los costes que vamos asumiendo con el paso de los días. Si somos minuciosos, a final de mes podremos ver con exactitud en qué nos gastamos el dinero e identificar nuevas posibilidades de ahorro. 

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre qué son los gastos hormiga y cómo puedo evitarlos

Los gastos hormiga son un conjunto de pequeños costes completamente prescindibles que realizamos con frecuencia y que muchas veces acaban convirtiéndose en un hábito de consumo. 

Resulta imposible cuantificar con una cifra cuánto pueden afectar estos gastos a la economía, ya que dependerá del estilo de vida y los hábitos de cada persona. 

Aun así, lo habitual es que a final de mes estos costes acaben sumando un importe mucho más grande del que se espera en un primer momento.

Cada persona tiene sus propios gastos hormiga. No obstante, todos ellos cumplen estas características:

  • Tienen un importe muy reducido. 

  • Son gastos recurrentes.

  • No se incluyen en el presupuesto. 

  • No se les da valor o importancia. 

Para evitar los gastos hormiga, es recomendable elaborar un presupuesto realista con nuestra situación financiera, elaborar un listado con nuestras necesidades, fijarnos una meta de ahorro mensual y fijar una cantidad determinada para este tipo de gastos.