1. Blog
  2. Información Financiera
  3. ¿Cuáles son los intereses de las tarjetas de crédito?

¿Cuáles son los intereses de las tarjetas de crédito?

Las tarjetas de crédito son un instrumento de pago que puede resultar muy útil para financiar las compras, pero su uso puede generar intereses. En este artículo, te contamos cuáles son.

¿Cuáles son los intereses de las tarjetas de crédito?

21/4/2022

¿Cuáles son los intereses de las tarjetas de crédito? Las tarjetas de crédito son un instrumento de pago que puede resultar muy útil, pero antes de contratar una es necesario que conozcamos cuáles son sus costes.

A diferencia de las tarjetas de débito, con las que los clientes solo pueden disponer de los fondos depositados en la cuenta corriente o ahorro asociada, las tarjetas de crédito ponen a disposición de sus titulares una línea de crédito limitada para que realicen sus compras y adquisiciones, con la condición de que devuelvan el dinero prestado dentro de los plazos correspondientes. 

Es decir: mientras que con las tarjetas de débito los usuarios solo pueden utilizar sus propios fondos, con las tarjetas de crédito los usuarios pueden acceder a una cantidad de dinero limitada prestada por el banco, que deberán devolver dentro de unos plazos. 

Al igual que ocurre con otros productos de crédito, al utilizar una tarjeta de este tipo los usuarios generan una deuda, que pueden devolver de distintas formas distintas: en un único pago realizado a finales o principios de mes, en un pago inmediato, en varias cuotas o abonando mensualmente un porcentaje de la deuda generada. 

Dependiendo de la modalidad de pago que se elija, la entidad bancaria aplicará intereses, que tendrán que devolverse junto al dinero prestado. En este artículo, te contamos cuáles son. 

¿Qué son las tarjetas de crédito?

Las tarjetas de crédito son tarjetas bancarias que permiten hacer pagos u obtener fondos a crédito. Es decir: aquellas con las que los clientes pueden disponer de una cantidad limitada de dinero prestada por el banco para realizar sus compras y adquisiciones.

Con estos plásticos, los titulares pueden disponer de una línea de crédito con un importe limitado con la que podrán realizar sus compras incluso si no disponen de los fondos necesarios en su cuenta corriente

Al utilizar este capital, no obstante, los usuarios contraen una deuda con el banco, que deberán devolver dentro de los plazos previstos y que, en función de la modalidad de pago que se elija, puede estar sujeta a unos tipos de interés. 

Para poder acceder a una tarjeta de crédito, los usuarios no necesitan tener contratada una cuenta corriente con el banco con el que se quiere contratar el plástico, ya que los recibos pueden cobrarse en la cuenta y entidad que el usuario elija.

No obstante, sí deben superar un estudio de viabilidad del banco, con el que se determinará no solo si son aptos para hacer uso del plástico, sino también su límite monetario.

¿Cómo se devuelve el dinero prestado de las tarjetas de crédito? 

Cuando se utiliza una tarjeta de crédito los usuarios no hacen uso de los fondos de su cuenta corriente, sino de un dinero que el banco les adelanta con la condición de que lo devuelvan dentro de los plazos establecidos. Básicamente, es como contratar un pequeño préstamo, con todo lo que ello implica. 

La cantidad de la que los usuarios de este tipo de plásticos pueden disponer está limitada en base al estudio de viabilidad realizado por el banco emisor, aunque puede ser modificado tanto por la entidad, atendiendo a su política de riesgos y a las características personales, como por el usuario, dentro de unos márgenes. 

Por norma general, el dinero que se utilice de las tarjetas de crédito suele devolverse en los primeros días de cada mes. Para devolverlo, los usuarios pueden elegir entre distintas modalidades de pago: 

    Pago inmediato: en este caso, el importe de la operación se carga de forma inmediata, sin generar intereses. No es una modalidad muy habitual con este tipo de tarjetas, ya que no se utiliza ningún tipo de crédito. 

    A finales de mes: en este caso, los usuarios pagarán la totalidad del importe en una única cuota y no generarán ningún tipo de interés.

    Pago aplazado en cuotas mensuales: en este caso, los usuarios abonarán el capital utilizado en varias cuotas mensuales, igual que si fuera un préstamo. Como consecuencia, además de devolver el dinero prestado, tendrán que abonar una serie de intereses.

    Pago aplazado en porcentajes: en este caso, los usuarios abonarán mensualmente un porcentaje de la deuda que hayan generado hasta devolver por completo el dinero prestado. Al elegir este método, también generarán intereses.

A la hora de elegir la modalidad en la que se quiere devolver el dinero, es importante tener en cuenta que si se elige una forma de pago mediante pequeñas cuotas la devolución puede prolongarse mucho en el tiempo.

Además, si el uso de la tarjeta supera un determinado importe, la cuota puede no alcanzar los intereses generados y la deuda podría aumentar en vez de reducirse con cada pago, tal y como advierten desde el Banco de España

¿Cuáles son los intereses de las tarjetas de crédito?

El uso de la tarjeta de crédito puede ir asociado al pago de una serie de intereses que conviene conocer antes de contratar uno de estos productos. 

Estos intereses aparecen en situaciones concretas. Es decir: no todos los usuarios de las tarjetas de crédito están obligados a pagar unos intereses, sino que su aparición dependerá de la manera en la que hayan empleado estos plásticos. 

Así, una persona que haya utilizado su tarjeta de crédito con mesura, sin superar los límites de crédito establecidos, y que haya devuelto el dinero dentro de su plazo no tendrá que asumir intereses, mientras que aquella que haya utilizado más crédito del permitido y se haya retrasado con la devolución sí tendrá que hacerlo.

En concreto, los intereses de las tarjetas de crédito son los siguientes:

    Intereses por aplazamiento: son los que surgen cuando el usuario decide fraccionar el pago, ya sea en cuotas mensuales o en porcentajes. Es decir: aparecen cuando la deuda generada no se paga a principios de mes, sino en distintos plazos. 

    Intereses por disposición de efectivo: con las tarjetas de crédito los usuarios también pueden sacar dinero en efectivo de los cajeros, pero al hacerlo deberán asumir el pago de unas comisiones y de unos intereses. En algunos casos, no obstante, puede darse el caso de que la entidad decida no cobrar estos intereses, siempre y cuando el dinero se devuelva en un plazo establecido previamente.

    Intereses por demora de pago: son los que aparecen cuando el cliente no cumple con los plazos de devolución del dinero. Si el usuario ha decidido aplazar el cobro o devolver el dinero de manera fraccionada, estos intereses surgen cuando no hay fondos suficientes en la cuenta asociada a la tarjeta como para hacer frente al pago. Por lo general, suelen ser mucho más altos que los intereses ordinarios.

    Intereses por exceso de crédito: a pesar de que las tarjetas de crédito tienen un límite, estas pueden seguir utilizándose una vez se haya superado hasta alcanzar un máximo determinado. Cuando esto ocurre, no obstante, se generan intereses, por lo que es conveniente controlar las compras que se realizan con este tipo de plásticos.

Los tipos de interés de las tarjetas de crédito están definidos en el contrato que se firma con el banco. Por eso, es importante leer y estudiar detenidamente las condiciones de estos plásticos para elegir aquel que mejor se ajusta a lo que buscamos. 

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre cuáles son los intereses de las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito son tarjetas bancarias que permiten hacer pagos u obtener fondos a crédito. Es decir: aquellas con las que los clientes pueden disponer de una cantidad limitada de dinero prestada por el banco para realizar sus compras y adquisiciones a cambio de que la devuelvan dentro de los plazos establecidos.

Con las tarjetas de débito, los usuarios solo pueden disponer del dinero depositado en su cuenta. Con una tarjeta de crédito, en cambio, los usuarios utilizan un dinero que el banco les adelanta con la condición de que lo devuelvan dentro de los plazos establecidos.

El límite de las tarjetas de crédito depende de cada usuario, ya que se fija en base al estudio de viabilidad que el banco emisor realiza del cliente.

No. Para poder acceder a una tarjeta de crédito, los usuarios no necesitan tener contratada una cuenta corriente con el banco con el que se quiere contratar el plástico, ya que los recibos pueden cobrarse en la cuenta y entidad que el usuario elija.

Generalmente, el dinero de las tarjetas de crédito se devuelve a principios de mes.

Las modalidades de pago de las tarjetas de crédito son las siguientes:

  • Pago inmediato: en este caso, el importe de la operación se carga de forma inmediata, sin generar intereses.

  • A finales de mes: en este caso, los usuarios pagarán la totalidad del importe en una única cuota y no generarán ningún tipo de interés.

  • Pago aplazado en cuotas mensuales: en este caso, los usuarios abonarán el capital utilizado en varias cuotas mensuales, igual que si fuera un préstamo.

  • Pago aplazado en porcentajes: en este caso, los usuarios abonarán mensualmente un porcentaje de la deuda que hayan generado hasta devolver por completo el dinero prestado.

Sí, pero estos surgen en determinadas situaciones en base al uso que se le dé a la tarjeta.

Los intereses por aplazamiento son los que surgen cuando el usuario decide fraccionar el pago, ya sea en cuotas mensuales o en porcentajes.

Los intereses por disposición de efectivo son los que aparecen cuando se utiliza la tarjeta de crédito para retirar efectivo de un cajero.

Los intereses por demora de pago son los que aparecen cuando el cliente no cumple con los plazos de devolución del dinero.

Los intereses por exceso de crédito son los que aparecen cuando se supera el límite de crédito de las tarjetas.