1. Blog
  2. Información Financiera
  3. Campaña de la Renta 2021: ¿Cuándo estás obligado a hacer la Declaración de la Renta?

Campaña de la Renta 2021: ¿Cuándo estás obligado a hacer la Declaración de la Renta?

La Agencia Tributaria establece una serie de límites en base a los ingresos y naturaleza de las rentas a partir de los cuales es necesario presentar la Declaración de la Renta de manera obligatoria. En este artículo, te contamos cuáles son.

Campaña de la Renta 2021: ¿Cuándo estás obligado a hacer la Declaración de la Renta?

18/3/2022

¿Cuándo estás obligado a hacer la Declaración de la Renta? Por norma general, todos los trabajadores que hayan percibido ingresos, ya sea por cuenta propia o ajena, a lo largo de un ejercicio fiscal están obligados a presentar su Declaración durante la Campaña de la Renta para liquidar el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas).

Sin embargo, la Agencia Tributaria establece ciertas excepciones en base al nivel de ingresos y al tipo de rentas percibidas a lo largo del año. De este modo, los trabajadores solo están obligados a presentar su Declaración si sobrepasan unos límites, pero ¿cuáles son? En este artículo, te explicamos cuándo estás obligado a hacer la Declaración de la Renta. 

¿Cuándo estás obligado a hacer la Declaración de la Renta?

La Declaración de la Renta es un trámite anual en el que se liquida el IRPF de las rentas obtenidas a lo largo de todo el ejercicio fiscal. Este procedimiento afecta tanto a los trabajadores por cuenta ajena como a aquellos que trabajan por cuenta propia, es decir, tanto a los asalariados como a los autónomos, y debe realizarse entre los meses de abril y junio. 

La Agencia Tributaria establece unos límites a partir de los cuales es necesario declarar. Si los contribuyentes han percibido unos ingresos inferiores a esa cantidad, no estarán obligados a presentar su Declaración, aunque podrán hacerlo si el documento les sale a devolver o si desean beneficiarse de alguna deducción o reducción. 

Estos límites se establecen en función de la cuantía de los ingresos obtenidos y de la naturaleza de las rentas, y son los siguientes. 

Rendimientos de trabajo

En este apartado se incluyen tanto los ingresos percibidos por el trabajo por cuenta propia o ajena como las pensiones, haberes pasivos (incluidos también los procedentes del extranjero), las pensiones compensatorias y las anualidades por alimentos no exentas

Para estos casos, la Agencia Tributaria establece un límite de 22.000 euros de carácter general y un límite de 14.000 euros en las siguientes situaciones:

    Cuando se hayan recibido ingresos de dos pagadores. No obstante, el límite se mantendrá en 22.000 euros si la suma total de ingresos percibidos por el segundo y los siguientes pagadores no supera los 1.500 euros. 

    Cuando el contribuyente sea un pensionista y sus únicos rendimientos de trabajo sean los incluidos en el artículo 17.2.a de la Ley del IRPF, en la que se incluyen, entre otros, las prestaciones públicas de la Seguridad Social y las pensiones de contratos de seguros concertados con mutualidades de previsión social. En este caso, sin embargo, estos pensionistas deberán cumplir también con estos requisitos para no declarar:

  1. Que el número de pagadores no haya aumentado con respecto a la solicitud inicial.

  2. Que el importe percibido no difiera en más de 300 euros con respecto a la solicitud inicial.

  3. Que no se haya producido ninguna otra circunstancia que haya podido producir un incremento del tipo de retención.

    Cuando se perciban pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas.

    Cuando el pagador de los rendimientos no esté obligado a retener.

    Cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a un tipo fijo de retención.

Rendimientos íntegros del capital mobiliario y ganancias patrimoniales

En este apartado, se incluyen los dividendos de acciones, los intereses de cuentas, de depósitos o de valores de cuenta fija, así como las ganancias derivadas de los reembolsos de participaciones en Fondos de Inversión y los premios ganados en concursos o juegos, entre otros. 

Para estos ingresos, la Agencia Tributaria establece un límite de 1.600 euros anuales a partir del cual es necesario presentar la Declaración, siempre y cuando estos ingresos hayan estado sometidos a retenciones e ingresos en cuenta

De este límite, no obstante, se excluyen las ganancias patrimoniales que procedan de transmisiones o reembolsos de acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva en las que la base de retención no se determine por la cuantía a integrar en la base imponible. 

Inmuebles de uso distinto a la vivienda habitual

En este apartado se incluyen las rentas inmobiliarias imputadas y los rendimientos íntegros de capital mobiliario que no estén sujetos a retención y deriven de las Letras del Tesoro y subvenciones para la adquisición de las viviendas de protección oficial o de precio tasado, así como todas las otras ganancias patrimoniales que procedan de ayudas públicas.

Para estos casos, la Agencia Tributaria marca un límite de 1.000 euros anuales, a partir del cual es necesario presentar la Declaración. Dentro de este límite, no se tendrán en cuenta ni la vivienda habitual del contribuyente, ni las plazas de garaje que se hayan obtenido de manera conjunta al inmueble (hasta un máximo de dos), ni el suelo no edificado. 

Además de estos casos, desde Hacienda también señalan que aquellos contribuyentes que a lo largo del ejercicio de 2021 hayan obtenido ingresos procedentes exclusivamente de rendimientos del trabajo, ganancias patrimoniales, capital mobiliario o de actividades económicas con una cuantía inferior a los 1.000 euros no tendrán la obligación de presentar su Declaración, independientemente de si los ingresos han sido sometidos o no a una retención. 

De igual manera, aquellos que hayan registrado pérdidas patrimoniales por un importe inferior a 500 euros tampoco estarán obligados a declarar, independientemente de si la tributación es conjunta o individual. 

  • Ingresos procedentes exclusivamente de rendimientos de trabajo, ganancias patrimoniales, capital mobiliario o actividades económicas: se establece un límite de 1.000 euros.

  • Pérdidas patrimoniales: se establece un límite de 500 euros.

A la hora de establecer todos estos límites, la Agencia Tributaria no cuantifica las rentas exentas del IRPF ni las rentas sujetas al gravamen especial sobre los premios de algunas loterías y apuestas. Los términos son los mismos tanto en la Declaración conjunta como en la Declaración individual. Es decir: no aumentan cuando se tributa de manera conjunta. 

¿Quiénes están obligados a declarar?

En el extremo contrario, la Agencia Tributaria establece que en la campaña de 2021 estarán obligados a declarar todos aquellos contribuyentes que:

    Hayan obtenido rentas cuya cuantía supere a los límites ya expuestos.

    Tengan derecho a aplicar el régimen transitorio de la deducción por inversión en vivienda habitual o de la deducción por doble imposición internacional, independientemente de la cuantía,  naturaleza o fuente de las rentas obtenidas.

    Hayan realizado aportaciones a patrimonios protegidos de las personas con discapacidad, planes de pensiones, planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial, seguros de dependencia o mutualidades de previsión social que reduzcan la base imponible cuando ejerciten el correspondiente derecho, independientemente de la cuantía,  naturaleza o fuente de las rentas obtenidas.

Además, también deberán presentar la Declaración aquellos contribuyentes que, aún sin cumplir con los límites de obligatoriedad, soliciten la devolución derivada de la normativa del IRPF que les corresponda, como pueden ser las deducciones por maternidad o familia numerosa, entre otros.

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre cuándo estás obligado a hacer la Declaración de la Renta

No. La Agencia Tributaria establece unos límites a partir de los cuales es obligatorio presentar la Declaración. Si no se alcanzan, no es necesario realizarla.

La Agencia Tributaria establece los límites a partir de los que es necesario tributar en base a la cuantía de los ingresos obtenidos y de la naturaleza de las rentas.

Los contribuyentes obligados a hacer la Declaración de la Renta son:

  • Aquellos que hayan obtenido rentas cuya cuantía supere a los límites ya expuestos.

  • Aquellos que tengan derecho a aplicar el régimen transitorio de la deducción por inversión en vivienda habitual o de la deducción por doble imposición internacional.

  • Aquellos que hayan realizado aportaciones a patrimonios protegidos de las personas con discapacidad, planes de pensiones, planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial, seguros de dependencia o mutualidades de previsión social que reduzcan la base imponible cuando ejerciten el correspondiente derecho.

Para los rendimientos de trabajo, la Agencia Tributaria establece un límite de 22.000 euros de carácter general y un límite de 14.000 euros para algunos supuestos.

Para los rendimientos obtenidos por ganancias patrimoniales, la Agencia Tributaria establece un límite de 1.600 euros anuales a partir del cual es necesario presentar la Declaración.

Para los rendimientos de capital mobiliario, la Agencia Tributaria establece un límite de 1.600 euros anuales a partir del cual es necesario presentar la Declaración.

Para las rentas inmobiliarias imputadas, la Agencia Tributaria establece un límite de 1.000 euros a partir del cual es necesario presentar la Declaración.

Para los rendimientos de Letras del Tesoro, la Agencia Tributaria establece un límite de 1.000 euros a partir del cual es necesario presentar la Declaración.

Para las subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado, la Agencia Tributaria establece un límite de 1.000 euros a partir del cual es necesario declarar.