1. Blog
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué es el contrato de relevo?

¿Qué es el contrato de relevo?

El contrato de relevo es un documento contractual poco conocido que suele aparecer cuando un trabajador decide jubilarse parcialmente. En este artículo, te contamos en qué consiste.

¿Qué es el contrato de relevo?

31/3/2022

¿Has oído hablar alguna vez del contrato de relevo? Por norma general, cuando pensamos en la jubilación solemos imaginar un periodo tranquilo en el que disfrutar de la vida lejos de las tediosas obligaciones y preocupaciones de la vida laboral.

Sin embargo, y a pesar de que la jubilación y el trabajo son dos términos generalmente antagónicos, existen algunas situaciones en las que la Seguridad Social permite que se compagine el cobro de estas prestaciones con el desempeño de una actividad laboral. 

La jubilación parcial es una de estas alternativas a la jubilación ordinaria y tradicional que permiten compaginar el trabajo con el cobro de la prestación de la Seguridad Social. Esta modalidad está disponible para aquellos trabajadores que tengan más de 60 años y cumplan con una serie de requisitos específicos, y suele estar ligada a un contrato de relevo, un documento que suscribe la sustitución del trabajador por otro empleado.

En este artículo, te explicamos cómo funciona el contrato de relevo y cuáles son los requisitos y características de la jubilación parcial.

¿Qué es la jubilación parcial?

La jubilación parcial es un modelo de jubilación contributiva que se caracteriza por permitir la simultaneidad entre la prestación de jubilación y el desempeño de una actividad profesional a tiempo parcial. 

Este tipo de jubilación, tal y como señalan desde la propia página web de la Seguridad Social, está abierto para las personas mayores de 60 años y puede estar vinculado o no a un contrato de relevo “celebrado con un trabajador en situación de desempleo o que tenga concertado con la empresa un contrato de duración determinada.”

La jubilación parcial es un modelo al que pueden acceder tanto los trabajadores por cuenta ajena integrados en la Seguridad Social como aquellos socios trabajadores o de trabajo de las cooperativas recogidos en los términos del artículo 215 de la Ley General de la Seguridad Social, siempre y cuando hayan cumplido los 60 años y cumplan con los requisitos necesario para acceder a la pensión de jubilación ordinaria de la Seguridad Social. 

Cuando se accede a ella, los trabajadores están obligados a firmar un nuevo contrato con su compañía que refleje la reducción de su jornada laboral, aunque no perderán derechos ni antigüedad al hacerlo. En este documento, que se formalizará por escrito y en el modelo oficial, se deberán incluir tanto los elementos propios del contrato a tiempo parcial como la jornada que el trabajador realizaba antes y la que resulte como consecuencia de su reducción de trabajo. 

¿Cuáles son los requisitos para acceder a la jubilación parcial?

Los requisitos para acceder a la jubilación parcial varían en función de si se suscribe un contrato de relevo o no, aunque en ambos casos será necesario haber cumplido, como mínimo, los 60 años y cumplir con las condiciones exigidas para acceder a la pensión de jubilación contributiva. Es decir: con los mínimos de cotización.

Jubilación parcial sin contrato de relevo

Si la jubilación parcial no va acompañada de un contrato de relevo, se establece que los contribuyentes deberán tener la edad mínima de jubilación ordinaria para poder acceder a esta prestación, que en este 2022 se ha fijado en 66 años y dos meses.

En este caso, los trabajadores pueden estar contratados tanto a jornada parcial como para reducida, y su reducción de jornada estará comprendida, por lo general, entre un 25% y un 50%. No obstante, si el trabajador que le sustituirá se contrata a jornada completa con un contrato de duración indefinida, esta reducción de jornada podría ampliarse hasta un 75%. 

El periodo de cotización mínimo que se exige en estos casos es de quince años, y al menos dos de ellos deben estar incluidos en los quince años inmediatamente anteriores a la solicitud de jubilación. No se exige, sin embargo, una antigüedad mínima en la empresa, por lo que cualquier trabajador que cumpla con las condiciones expuestas podrá beneficiarse de este modelo. 

  • Edad mínima: edad ordinaria de jubilación, que en este 2022 se ha fijado en 66 años y dos meses. 

  • Periodo de cotización mínimo: quince años, de los que dos deben estar incluidos en los quince años inmediatamente anteriores a la solicitud. 

  • Los trabajadores pueden estar contratados a tiempo parcial o completo. 

  • Reducción de jornada: entre el 25% y el 50%. Si el trabajador sustituto se contrata a tiempo completo por un contrato indefinido, la reducción podrá subir al 75%. 

  • No se exige antigüedad mínima en la empresa.

  • No se exige un contrato de relevo. 

Jubilación parcial con contrato de relevo

Si la jubilación parcial, en cambio, va a acompañada de la suscripción de un contrato de relevo, los requisitos que se exigen para acceder a la prestación aumentan. En este caso, los trabajadores deberán estar contratados a tiempo completo por su compañía.

No obstante, la Seguridad Social recoge que también se podrán asimilar los contratados a tiempo parcial con jornadas que, en conjunto, equivalgan en días teóricos a los de un trabajador a tiempo completo comparable, siempre y cuando se reúnan en los distintos empleos los requisitos de antigüedad, reducción de jornada y contratación del relevista. 

Cuando se suscribe una jubilación parcial con contrato de relevo, la suscripción de este documento debe realizarse de forma simultánea a la prestación. Los trabajadores que quieran beneficiarse de esta modalidad de jubilación tendrán que tener una antigüedad mínima en la empresa de, al menos, seis años, y estos tendrán que haberse producido en los seis años inmediatamente anteriores a la solicitud. 

En este supuesto, la edad mínima que tendrán que tener los trabajadores variará en función de los años cotizados y del año en el que se haga la solicitud. Así, en este 2022 se establece una edad mínima de 62 años y dos meses en los casos en los que se hayan cotizado 35 años y seis meses o más y una edad mínima de 63 años y cuatro meses en los casos en se hayan cotizado 33 años. No obstante, estas cifras se reducirán a 60 años en el caso de los mutualistas, y a 61 si están afectados por la disposición transitoria cuarta. 

El periodo de cotización que tendrán que cumplir será, por norma general, de 33 años, aunque podrá reducirse a 30 años para los afectados por la disposición transitoria cuarta, y a 25 si el trabajador está afectado por una discapacidad en un grado igual o superior al 33%. 

En este caso, la reducción de jornada que se les aplicará se situará entre el 25% y el 50%, pero podrá subirse a un 75% si el trabajador sustituto se contrata a jornada completa mediante un contrato indefinido.

Además, si los trabajadores están afectados por la disposición transitoria cuarta, la reducción que se les podrá aplicar se situará entre un 25% y un 75%, y podrá ampliarse hasta un 85% si el trabajador sustituto se contrata a jornada completa y por tiempo indefinido. 

  • Edad mínima: varía en función del año en el que se realice la solicitud y de los años cotizados. En este 2022, se fija en 62 años y dos meses para los que hayan cotizado 35 años y seis meses o más y en 63 para aquellos que hayan cotizado 33 años. En algunos supuestos, no obstante, puede reducirse a 60 y 61 años. 

  • Periodo de cotización: 33 años, aunque podrá reducirse a 30 y 25 años en algunos casos. 

  • Reducción de jornada: por norma general, será de entre el 25% y el 50%, aunque podrá aumentar al 75% y al 85% en algunos supuestos. 

  • Antigüedad: seis años como mínimo. Deberán haber transcurrido, además, en el periodo inmediatamente anterior a la fecha de solicitud. 

  • Los trabajadores deberán estar contratados, por norma general, a tiempo completo

  • El contrato de relevo debe suscribirse de manera simultánea a la jubilación.

¿Qué es un contrato de relevo?

El contrato de relevo es un documento contractual que suscribe la sustitución de un trabajador que accede a la jubilación parcial por otro empleado y que aparece regulado por los artículos 12.6 y 12.7 del Estatuto de los Trabajadores y por el Real Decreto Ley 5/2013.

Antiguamente, este documento se exigía siempre que se iba a producir una jubilación parcial. No obstante, en 2001 perdió su carácter obligatorio, y ahora es posible acceder a la jubilación parcial sin necesidad de suscribir este documento. 

¿Cuáles son las características del contrato de relevo? 

El contrato de relevo es un documento bastante particular que no pueden suscribir todos los trabajadores.

Así, solo podrán firmarlo aquellas personas que se encuentren en una situación de desempleo o que hubiesen concertado con la empresa un contrato con una duración determinada, quedando excluidos, consecuentemente, aquellos empleados que hayan firmado un contrato indefinido con la compañía. 

Este contrato se debe formalizar por escrito y siguiendo el modelo oficial. En él, se deben incluir tanto los datos y funciones del trabajador sustituto como el nombre, la edad y las circunstancias profesionales del trabajador que se va a sustituir. 

Dada la naturaleza del contrato de relevo, que recoge el objetivo de que el trabajador sustituya en el futuro al empleado jubilado, el relevista podrá desempeñar el mismo cargo que el trabajador sustituido.

En estos casos, no obstante, la Seguridad Social establece que deberá existir una correspondencia entre las bases de cotización relevista y las del jubilado parcial y que la correspondiente para el trabajador relevista no podrá ser inferior al “65% del promedio de las bases de cotización correspondientes a los 6 últimos meses del período de base reguladora de la pensión de jubilación parcial”. Además, su horario de trabajo podrá completar o simultanearse con el del trabajador sustituido.  

El trabajador relevista podrá desempeñar su actividad laboral tanto a tiempo completo como a tiempo parcial, aunque en este segundo caso la duración tendrá que ser igual a la reducción de jornada acordada con el trabajador sustituido. Su duración será, a su vez, indefinida o, como mínimo, igual al tiempo que falte para que el trabajador sustituido alcance la edad de jubilación ordinaria exigida en cada caso. 

¿Qué ocurre con el contrato de relevo cuando el trabajador jubilado parcialmente alcanza la edad de jubilación?

Si al alcanzar la edad de jubilación el trabajador sustituido decidiese seguir en la empresa, el contrato de relevo podrá prorrogarse mediante un acuerdo de las partes por periodos anuales y se extinguiría al finalizar el periodo correspondiente al año en el que se produzca la jubilación total del empleado relevado. 

Si al alcanzar la edad de jubilación el trabajador sustituido decide jubilarse de manera definitiva y el trabajador sustituto está contratado a jornada completa por tiempo indefinido, la empresa estará obligada a prorrogar el contrato de relevo durante dos años más. 

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre qué es el contrato de relevo

La jubilación parcial es un modelo de jubilación contributiva que se caracteriza por permitir la simultaneidad entre la prestación de jubilación y el desempeño de un actividad profesional a tiempo parcial. 

La jubilación parcial es un modelo al que pueden acceder tanto los trabajadores por cuenta ajena integrados en la Seguridad Social como aquellos socios trabajadores o de trabajo de las cooperativas recogidos en los términos del artículo 215 de la Ley General de la Seguridad Social, siempre y cuando tengan, como mínimo, 60 años y cumplan con los requisitos para acceder a la pensión de jubilación ordinaria de la Seguridad Social. 

Los trabajadores que quieran acceder a la jubilación parcial deberán cumplir con los requisitos exigidos y firmar un nuevo contrato con su compañía que refleje la reducción de su jornada laboral, aunque no perderán derechos ni antigüedad al hacerlo.

Si no se firma un contrato de relevo, los requisitos para acceder a la jubilación parcial serán los siguientes:

  • Edad mínima: edad ordinaria de jubilación, que en este 2022 se ha fijado en 66 años y dos meses. 

  • Periodo de cotización mínimo: quince años, de los que dos deben estar incluidos en los quince años inmediatamente anteriores a la solicitud. 

  • Los trabajadores pueden estar contratados a tiempo parcial o completo. 

  • Reducción de jornada: entre el 25% y el 50%. Si el trabajador sustituto se contrata a tiempo completo por un contrato indefinido, la reducción podrá subir al 75%. 

En estos casos, no se exigirá una antigüedad mínima en la empresa.

Si se firma un contrato de relevo, los requisitos para firmar un contrato de relevo serán los siguientes:

  • Edad mínima: varía en función del año en el que se realice la solicitud y de los años cotizados. En este 2022, se fija en 62 años y dos meses para los que hayan cotizado 35 años y seis meses o más y en 63 para aquellos que hayan cotizado 33 años. En algunos supuestos, no obstante, puede reducirse a 60 y 61 años. 

  • Periodo de cotización: 33 años, aunque podrá reducirse a 30 y 25 años en algunos casos. 

  • Reducción de jornada: por norma general, será de entre el 25% y el 50%, aunque podrá aumentar al 75% y al 85% en algunos supuestos. 

  • Antigüedad: seis años como mínimo. Deberán haber transcurrido, además, en el periodo inmediatamente anterior a la fecha de solicitud. 

  • Los trabajadores deberán estar contratados, por norma general, a tiempo completo. 

  • El contrato de relevo debe suscribirse de manera simultánea a la jubilación.

El contrato de relevo es un documento contractual que suscribe la sustitución de un trabajador que accede a la jubilación parcial por otro empleado y que aparece regulado por los artículos 12.6 y 12.7 del Estatuto de los Trabajadores y por el Real Decreto Ley 5/2013.

No. Desde 2001, no es obligatorio firmar un contrato de relevo para acceder a la jubilación parcial.

El contrato de relevo es un documento que solo pueden firmar las personas que se encuentran en una situación de desempleo o que hayan firmado un contrato con la empresa, quedando excluidos aquellos que estén contratados a tiempo indefinido.

El contrato de relevo se debe formalizar por escrito y siguiendo el modelo oficial y debe incluir tanto los datos y funciones del trabajador sustituto como el nombre, la edad y las circunstancias profesionales del trabajador que se va a sustituir. 

Sí. Dada la naturaleza del contrato de relevo, que recoge el objetivo de que el trabajador sustituya en el futuro al empleado jubilado, el relevista podrá desempeñar el mismo cargo que el trabajador sustituido.

El trabajador relevista podrá desempeñar su actividad laboral tanto a tiempo completo como a tiempo parcial, aunque en este segundo caso la duración tendrá que ser igual a la reducción de jornada acordada con el trabajador sustituido.

El contrato relevista debe ser indefinido o, como mínimo, tener una duración igual al tiempo que falte para que el trabajador sustituido alcance la edad de jubilación ordinaria exigida en cada caso. 

¿QUÉ MÁS PODEMOS OFRECERTE?

Nuestros servicios para un mejor bienestar económico