1. Blog
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué es el scoring bancario?

¿Qué es el scoring bancario?

El scoring bancario es un sistema que evalúa la solvencia económica de los solicitantes de préstamos para definir su capacidad de devolución y los riesgos de impago. En este artículo, te contamos cómo funciona.

¿Qué es el scoring bancario?

11/4/2022

¿Has oído hablar alguna vez del scoring bancario? Uno de los requisitos indispensables para conseguir un préstamo es contar con un buen perfil financiero.

A pesar de que hay entidades bancarias que sí aceptan solicitudes de usuarios que se encuentran en la ASNEF u otros ficheros de morosidad, la gran mayoría de bancos limitan sus productos a clientes sin deudas que cuentan con un contrato de trabajo fijo y unos ingresos estables y que no implican ningún tipo de riesgo financiero. 

A la hora de definir cuáles son los clientes aceptados, las entidades financieras cuentan con un sistema que les permite medir su nivel de endeudamiento y solvencia: el scoring. En este artículo, te contamos qué es exactamente el scoring bancario, qué mide y cómo puedes mejorarlo. 

¿Qué es el scoring bancario?

Las solicitudes de crédito están sujetas a un proceso de valoración. Siempre que un cliente decide pedirle dinero prestado al banco, e independientemente de su cuantía, finalidad y plazo de amortización, se realiza un estudio de su capacidad de devolución para decidir si, finalmente, se le concede la financiación que busca o no.

Este proceso de valoración se basa en varios tipos de parámetros, como su situación laboral, sus ingresos mensuales o su nivel de endeudamiento con otros bancos y empresas.

Así, los usuarios que se encuentren en una situación económica estable, con un puesto de trabajo y un sueldo recurrente, tendrán más posibilidades de conseguir financiación que aquellos que carecen de empleo y arrastran varias deudas pendientes. 

Para definir el riesgo de sus potenciales clientes, la mayoría de los bancos y entidades financieras recurren al scoring, un sistema de evaluación que analiza la solvencia económica de una persona para definir su capacidad de devolución y los riesgos de impago. 

Este sistema, que se basa en la estadística, utiliza una serie de algoritmos que van modificándose en función de la información aportada por el cliente. En base a ellos, otorga una puntuación a los clientes que establecerá si son aptos o no para el crédito, comparándolos con otros usuarios con perfiles semejantes que, en el pasado, ya habían solicitado financiación.  

En algunas entidades, la puntuación del scoring es decisiva a la hora de conceder el crédito. Es decir: si un cliente obtiene un mal resultado, el banco no le otorgará el crédito. En otras, en cambio, el scoring se utiliza como un complemento o de manera informativa para contrastar una decisión humana. 

En cualquier caso, este sistema permite que los bancos tomen sus decisiones de manera objetiva, por lo que es recomendable conocer su funcionamiento.  

¿Cómo funciona el scoring bancario?

El scoring es un mecanismo que se basa en la estadística y las matemáticas para identificar usuarios con perfiles semejantes y definir su capacidad de devolución financiera. 

Este sistema utiliza los datos personales, financieros y crediticios de los clientes que realizan la solicitud de crédito para prever si podrían devolver el dinero prestado o no, por lo que su fiabilidad será mayor cuantos más datos se tengan del potencial cliente. 

En líneas generales, la información que utiliza un scoring para medir la capacidad de devolución de un usuario es la misma que la que utilizaría un analista de riesgos. Lo habitual, en cualquier caso, es que se le exija al cliente que aporte una serie de documentos adicionales que complemente a la información que ya tiene el banco.

Datos que tiene el banco

  • Datos personales: incluye el estado civil, la edad, el domicilio, la profesión y antigüedad en la empresa y sus gastos e ingresos.

  • Vinculación financiera: incluye los productos que tiene contratados el usuario, como las tarjetas, las cuentas bancarias o los saldos.

  • Historial crediticio: recoge todos los préstamos que haya contratado el usuario, tanto aquellos que ya hayan prescrito como los que siguen vigentes. Se puede consultar de manera gratuita en el CIRBE (Central de Información de Riesgos del Banco de España). 

  • Información de los ficheros de morosos: es decir, si el cliente forma parte de la ASNEF u otra lista de morosidad. 

Documentación que pueden exigir

  • Justificante de la finalidad del crédito: es decir, los motivos por los que se decide contratar el préstamo, ya sea para comprar un coche o para reunificar una deuda, entre otros.

  • Declaración de bienes y patrimonio: generalmente, basta con aportar la Declaración de la Renta.

  • Documentación que acredite el cumplimiento de los préstamos con terceros: los clientes deben demostrar que no tienen deudas pendientes y que han cumplido con los plazos de los créditos que hayan solicitado en el pasado, cuando corresponda. 

  • Documentación del registro y tasación de la vivienda: si el crédito que se ha solicitado es hipotecario, se deberá aportar una nota simple que recoja que el inmueble está a nuestro nombre y el valor de tasación de la propiedad.

A la hora de solicitar un crédito, independientemente de la cantidad, el banco emplea el scoring para buscar clientes con un perfil semejante al nuestro y comprobar qué han hecho con el dinero prestado. Es decir: si lo han devuelto dentro de los plazos establecidos o no. 

En este proceso, cobra especial importancia el historial crediticio que tengamos, ya que habrá más probabilidades de sacar una buena puntuación si hemos cumplido con los plazos de todos los créditos que hayamos solicitado anteriormente, si es que hemos solicitado alguno. 

No obstante, y a pesar de que para algunas entidades un mal scoring es motivo suficiente para no conceder un crédito, este sistema no deja de marcar tan solo una probabilidad, es decir, no es definitivo, por lo que puede darse el caso de que podamos negociar la concesión del crédito. 

Si nuestro perfil despierta dudas, la entidad puede decidir concedernos la financiación que buscamos si aportamos alguna garantía de pago, como un aval, o imponernos unos tipos de interés más altos. 

¿Cómo puedo mejorar mi scoring bancario?

El scoring no siempre es vinculante, pero tener una buena puntuación en este sistema suele ser de mucha ayuda a la hora de conseguir financiación. Eso sí: los cambios no se pueden conseguir de un día para otro, por lo que si tienes un mal scoring, tardarás un tiempo en cambiar su puntuación. 

Para salir victoriosos de este sistema, es importante que demostremos un perfil crediticio sólido y solvente. Para ello, debemos pagar las cuotas en los plazos que le correspondan y evitar posibles situaciones de impago que puedan llevarnos directos al fichero de morosos.

Si queremos obtener un buen scoring, tenemos que evitar situaciones de sobreendeudamiento, por lo que es recomendable que no tengamos contratados varios créditos a la vez.

Además, la deuda que asumamos con las entidades bancarias no puede comprometer nuestras finanzas, lo que implica que las cuotas mensuales que tengamos que pagar no pueden representar más de un 30% o 35% de nuestros ingresos. De este modo, podremos reducir el riesgo de impago y aumentar la posibilidad de que los bancos nos concedan el crédito que buscamos. 

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre qué es el scoring bancario

El scoring bancario es un sistema de evaluación que analiza la solvencia económica de una persona para definir su capacidad de devolución y los riesgos de impago. 

Por norma general, sí: los bancos y entidades emplean este sistema para analizar la solvencia de cualquiera de sus clientes, independientemente del importe solicitado y la finalidad del crédito.

Depende de la entidad bancaria. Para algunas, este sistema es decisivo, por lo que si se obtiene una mala puntuación no se obtendrá el crédito. Para otras, en cambio, es un complemento que se utiliza de manera informativa para contrastar una decisión humana. 

El scoring bancario se basa en la estadística y utiliza los datos personales, financieros y crediticios de los clientes para identificar usuarios con perfiles semejantes y definir su capacidad de devolución financiera.

En el scoring bancario, se suelen emplear los siguientes datos:

  • Datos personales.

  • Vinculación financiera.

  • Historial crediticio.

  • Información de los ficheros de morosos.

  • Justificante de la finalidad del crédito.

  • Declaración de bienes y patrimonio.

  • Documentación que acredite el cumplimiento de los préstamos con terceros.

  • Documentación del registro y tasación de la vivienda.

Depende del banco y de la puntuación. Para algunos, una mala puntuación en el scoring imposibilita la concesión de cualquier tipo de crédito, pero otros pueden negociar su concesión a cambio de unos tipos de interés más altos o de un aval, siempre y cuando tengan dudas con nuestro perfil.

Para obtener un buen scoring bancario, es importante contar con un perfil crediticio solido y solvente que demuestre que no se ha incurrido en ningún impago en los préstamos contratados anteriormente. Además, se debe evitar que la deuda que se contrae con las entidades bancarias suponga más de un 30% o 35% de nuestros ingresos y no incurrir en el sobreendeudamiento.

¿QUÉ MÁS PODEMOS OFRECERTE?

Nuestros servicios para un mejor bienestar económico