1. Blog
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué es el Ingreso Mínimo Vital y quién puede percibirlo?

¿Qué es el Ingreso Mínimo Vital y quién puede percibirlo?

El pasado 1 de enero entró en vigor un nuevo paquete de medidas anticrisis aprobado por el Gobierno para combatir las consecuencias económicas y sociales derivadas de la guerra de Ucrania y paliar la crisis inflacionista. En este artículo, te contamos cuáles son.

¿Qué es el Ingreso Mínimo Vital y quién puede percibirlo?

11/1/2023

¿Qué es el Ingreso Mínimo Vital? ¿Y cuáles son los requisitos para solicitarlo? El pasado 1 de enero entró en vigor un nuevo paquete de medidas anticrisis para combatir las consecuencias económicas y sociales derivadas de la guerra de Ucrania y paliar la crisis inflacionista.

Este plan anticrisis recoge tanto medidas nuevas, como la suspensión del IVA para los alimentos básicos o la creación de un cheque de 200 euros para la cesta de la compra, como la extensión de algunas ayudas que ya estaban en vigor, entre las que se incluye una prórroga de la subida extraordinaria del 15% de la cuantía del Ingreso Mínimo Vital y las pensiones no contributivas aprobada en el mes de julio. 

Gracias a esta medida, los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital podrán llegar a disfrutar de una ayuda que, dependiendo de su situación familiar, podría llegar a ascender hasta los 1.243,74 euros mensuales (14.924,88 euros anuales). Pero ¿qué es exactamente esta prestación? ¿Y cuáles son los requisitos para solicitarla?

En este artículo, te contamos qué es el Ingreso Mínimo Vital, quiénes pueden solicitarlo y cuáles son sus cuantías para este 2023.

El Ingreso Mínimo Vital, una ayuda para los más vulnerables

El Ingreso Mínimo Vital es una prestación no contributiva creada para prevenir el riesgo de pobreza y exclusión social de las personas que viven solas o forman parte de una unidad de convivencia y carecen de los recursos económicos para cubrir sus necesidades básicas.

Esta prestación fue aprobada en mayo de 2020, en un contexto marcado por la crisis económica derivada de la pandemia de la Covid-19, a fin de erradicar la pobreza, reducir la desigualdad y favorecer la participación en el mercado laboral y la integración social de las personas vulnerables. 

Básicamente, el Ingreso Mínimo Vital es una ayuda que garantiza unos ingresos mínimos a las personas que carecen de ellos. Para poder acceder a él, los beneficiarios tienen que cumplir con unos requisitos relacionados con su situación personal, los ingresos que perciben, que deben ser inferiores a la renta garantizada para su tipo de unidad de convivencia, y su patrimonio, que debe ser igual o inferior a tres veces la cuantía anual de la renta garantizada. 

En el caso de las personas que vivan solas, es decir, en el caso de los beneficiarios individuales, la renta garantizada se sitúa en 5.538 euros anuales, por lo que tanto sus ingresos deberán ser inferiores a esta cifra y su patrimonio, a 16.614 euros anuales. 

En el caso de las unidades familiares, esta cuantía aumentará un 30% por cada miembro adicional, hasta un máximo de 220%. Además, a las unidades familiares monoparentales se les aplicará también un incremento del 22%, el mismo que se establece para aquellas familias en las que esté incluida alguna persona con un grado de discapacidad reconocida igual o superior al 65%. 

La cuantía que percibirán los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital será igual a la diferencia entre la renta garantizada y su conjunto de rentas e ingresos, siempre y cuando el importe resultante sea igual o superior a 10 euros mensuales. Según los últimos datos del Gobierno, actualmente se calcula que el Ingreso Mínimo Vital alcanza ya a 509.574 hogares y a 1,4 millones de personas.  

Requisitos para solicitar el Ingreso Mínimo Vital

El Ingreso Mínimo Vital es una ayuda económica que pueden percibir tanto las personas que vivan solas como aquellas que se integren en una unidad convivencia, siempre y cuando cumplan con una serie de requisitos de carácter personal y económico. 

En el caso de las personas que se integren dentro de una unidad familiar, será necesario que esta haya estado constituida de forma continuada durante, al menos, los seis meses anteriores a la presentación de la solicitud. 

Excepcionalmente, este requisito no se tendrá en cuenta el caso de nacimiento, adopción, guarda con fines de adopción o acogimiento familiar permanente de menores, reagrupación familiar de hijas e hijos menores de edad, así como en el caso de las mujeres víctimas de violencia de género o víctimas de trata de seres humanos y explotación sexual. 

En el caso de los beneficiarios individuales, es decir, aquellos que vivan solos, para poder acceder a esta prestación es necesario que tengan al menos 23 años, no estén integrados en ninguna unidad de convivencia y hayan de manera independiente durante, al menos, los dos años anteriores a la solicitud, en caso de que tengan menos de 30 años, o durante el año inmediatamente anterior, si tienen más de 30 años, a menos que el cese de la convivencia con los progenitores, tutores o acogedores se hubiera producido por el fallecimiento de estos. 

Estos requisitos, no obstante, no se aplicarán en el caso de las personas sin hogar y las mujeres que hayan sido víctimas de violencia de género o trata de seres humanos y de explotación sexual. 

Además, las personas de entre 18 y 22 años que provengan de centros residenciales de protección de menores o sean huérfanos absolutos tampoco tendrán que cumplirlos, siempre y cuando no se integren en una unidad familiar. 

Independientemente de si la persona solicitante forma parte o no de una unidad de convivencia, para poder cobrar el Ingreso Mínimo Vital es necesario que los solicitantes hayan residido de manera ininterrumpida en España durante, como mínimo, el año anterior a la fecha de solicitud, con excepción de las víctimas de violencia de género, explotación sexual o trata de humanos y de los menores que se hayan incorporado a la unidad de convivencia, y que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica.

Asimismo, los solicitantes no podrán tener derecho a  percibir una prestación de servicio residencial y permanente de carácter social, sanitario o sociosanitario, salvo en caso de las mujeres víctimas de violencia de género o víctimas de trata de seres humanos y explotación sexual.

  • Encontrarse en una situación de vulnerabilidad económica

  • Tener residencia legal y efectiva en España y haber residido en el país de manera interrumpida durante, como mínimo, el año anterior a la fecha de solicitud.  

  • Tener al menos 23 años de edad.

  • Haber vivido de manera independiente entre uno y tres años. 

  • No tener derecho a una prestación de servicio residencial y permanente de carácter social, sanitario o sociosanitario.

  • En el caso de las unidades familiares, será necesario que esta se haya constituido, como mínimo, seis meses antes de la presentación de la solicitud. 

¿Qué es una situación de vulnerabilidad económica?

A la hora de determinar si existe una situación de vulnerabilidad económica, se tiene en cuenta la capacidad económica de la persona solicitante o, cuando corresponda, de todos los miembros de la unidad de convivencia.

Para ello, se computan tanto los ingresos y rentas como el patrimonio neto y los activos no societarios. 

En el caso de los ingresos, se considera que una persona está en situación de vulnerabilidad económica cuando el promedio mensual de ingresos y rentas anuales computables del ejercicio sea inferior en, al menos, 10 euros a la cuantía mensual garantizada por el ingreso mínimo vital que le corresponda.

Para la suma, se tendrá en cuenta el importe de las pensiones y prestaciones, ya sean contributivas o no contributivas, públicas o privadas, pero no se computarán los salarios sociales, las rentas mínimas de inserción (RAI) y las ayudas análogas de asistencia social concedidas por las comunidades autónomas.

En el caso del patrimonio neto, se considerará que una persona está en situación de vulnerabilidad cuando el valor de su patrimonio sea igual o inferior a tres veces la cuantía anual de la prestación que le corresponde a una persona beneficiaria. 

Este límite aumentará para las unidades de convivencia, en cuyo caso se tendrá en cuenta el número de miembros que la conforman. En el cómputo, no obstante, no se tendrá en cuenta, en ningún supuesto, la vivienda habitual. 

Unidad de convivencia Escala de incrementosLímite en euros
Un único adulto17.698,80 euros17.698,80 euros
Un adulto y un menor1,4024.778,32 euros
Un adulto y dos menores1,8031.857,84 euros
Un adulto y tres o más menores2,2038.937,36 euros
Dos adultos1,4024.778,32 euros
Dos adultos y un menor1,8031.857,84 euros
Dos adultos y dos menores2,2038.937,36 euros
Dos adultos y tres o más menores2,6046.016,88 euros
Tres adultos1,8031.857,84 euros
Tres adultos y un menor2,2038.937,36 euros
Tres adultos y dos o más menores2,6046.016,88 euros
Cuatro adultos2,2038.937,36 euros
Cuatro adultos y un menor2,6046.016,88 euros

En el caso de los activos no societarios, su valor no podrá superar los siguientes límites:

Unidad de convivencia Escala de incrementosLímite en euros
Un único adulto35.397,60 euros35.397,60 euros
Un adulto y un menor1,4049.556,64 euros
Un adulto y dos menores1,8063.715,68 euros
Un adulto y tres o más menores2,2077.874,72 euros
Dos adultos1,4049.556,64 euros
Dos adultos y un menor1,8063.715,68 euros
Dos adultos y dos menores2,2077.874,72 euros
Dos adultos y tres o más menores2,6092.033,76 euros
Tres adultos1,8063.715,68 euros
Tres adultos y un menor2,2077.874,72 euros
Tres adultos y dos o más menores2,6092.033,76 euros
Cuatro adultos2,2077.874,72 euros
Cuatro adultos y un menor2,6092.033,76 euros

Las cuantías del Ingreso Mínimo Vital en 2023

La cuantía del Ingreso Mínimo Vital equivale a la diferencia entre la renta garantizada y el conjunto de rentas e ingresos, siempre y cuando el resultado sea igual o superior a diez euros mensuales. 

Para un beneficiario individual, la cuantía de la renta garantizada es el equivalente a la totalidad del importe anual de las pensiones no contributivas dividido entre doce. En el caso de las unidades de convivencia, esta cuantía se incrementa en un 30% por cada miembro adicional, hasta un máximo del 220%. 

Si la unidad de convivencia es monoparental, el importe también se incrementa en un 20%. Lo mismo ocurrirá si el preceptor o alguno de los miembros de la unidad de convivencia tiene reconocida una discapacidad de, al menos, el 65%. 

Además, por cada menor de edad que haya en la unidad familiar, se sumará un complemento mensual de ayuda con una cuantía de 100 euros, en el caso de los menores de tres años, 70 euros, en el caso de los menores con una edad de entre tres y seis años, o 50 euros, en el caso de los menores con más de seis años. 

En este 2023, se prolonga la subida del 15% del Ingreso Mínimo Vital aprobada el pasado mes de junio. Como consecuencia, la cuantía mínima garantizada se queda en 565,34 euros mensuales, a los que habrá que sumar todos los complementos que correspondan.

Esta prestación se cobra mensualmente y se ingresa en la cuenta del beneficiario mediante una transferencia bancaria. Para solicitarla, los usuarios deben acceder al servicio Ingreso Mínimo Vital habilitado en la página web de la Seguridad Social, al que pueden entrar a partir de este enlace, o acudir presencialmente a la Seguridad Social. 

Una vez presentada, la solicitud se resolverá en un plazo máximo de seis meses.

¿Qué es el incentivo al empleo y cómo afecta al Ingreso Mínimo Vital? 

El pasado mes de septiembre, el Consejo de Ministros aprobó un incentivo al empleo que permite que los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital que encuentren trabajo o vean mejoradas sus condiciones laborales no vean reducida la cuantía de su prestación. 

Este complemento, que ya estaba recogido en la ley por la que se aprobó la prestación, tiene el objetivo de incentivar a los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital a buscar empleo y mejorar su situación económica. 

Con él, los usuarios podrán seguir cobrando la cuantía íntegra de su Ingreso Mínimo Vital incluso cuando su situación laboral mejore, ya que los nuevos ingresos que perciban no se tendrán en cuenta en el cálculo de la prestación, lo que se traduce en un aumento de sus ingresos a final de mes. 

La cuantía de este complemento variará en función de los nuevos ingresos que hayan percibido y de los que hayan percibido en el año fiscal inmediatamente anterior, de los niños y personas con discapacidad que se incluyan en la unidad de convivencia y de si se trata de una familia monoparental o no.

Si la cuantía de los nuevos ingresos percibidos es inferior al 60% del importe de la renta garantizada para su tipo de hogar, se bonificarán todos los ingresos, por lo que podrán cobrarlos en su totalidad. 

En caso de que fuera superior, los usuarios percibirán entre un 20% y un 40% del total de los ingresos, dependiendo de varios factores.

Atendiendo al tipo de unidad de convivencia, si esta está conformada por un único adulto con menores a cargo o si se incluye a una persona con discapacidad, se recibirá el 40% de los ingresos, mientras que si está conformada por más de un adulto con menores a cargo, se percibirá el 30% de los ingresos. En el caso de los beneficiarios individuales, por su parte, se cobrará el 30% de la cuantía. 

Si los usuarios han percibido rentas de trabajo en el ejercicio fiscal anterior, estos porcentajes se reducirán en función del tipo de unidad de convivencia.

Si la unidad de convivencia está conformada por un adulto y varios menores a cargo, se percibirá el 30% de los nuevos ingresos, mientras que si está conformada por varios adultos con uno o más menores a cargo, se recibirá el 25%. En el caso de los beneficiarios individuales, se percibirá el 20% del total de los ingresos. 

  • Ingresos por debajo del 60% del importe de la renta garantizada: se percibe el 100%. 

  • Ingresos por encima del 60% para una unidad de convivencia formada por un adulto con uno o varios menores a cargo o en la que haya alguna persona con discapacidad que no hayan recibido ingresos en el ejercicio anterior: se percibe el 40%.

  • Ingresos por encima del 60% para una unidad de convivencia formada por varios adultos con uno o varios menores a cargo que no hayan recibido ingresos en el ejercicio anterior: se percibe el 35%.

  • Ingresos por encima del 60% para un beneficiario individual que no haya recibido ingresos en el ejercicio anterior: se percibe el 30%. 

  • Ingresos por encima del 60% para una unidad de convivencia formada por un adulto con uno o varios menores a cargo o en la que haya alguna persona con discapacidad que hayan recibido ingresos en el ejercicio anterior: se percibe el 30%.

  • Ingresos por encima del 60% para una unidad de convivencia formada por un adulto con uno o varios menores a cargo que hayan recibido ingresos en el ejercicio anterior: se percibe el 25%.

  • Ingresos por encima del 60% para un beneficiario individual que ha recibido ingresos en el ejercicio anterior: se percibe el 20%. 

Este complemento entró en vigor el 1 de enero, pero no empezará a pagarse hasta mediados de año, que es cuando se revisa el Ingreso Mínimo para comprobar si ha habido cambios.

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre qué es el Ingreso Mínimo Vital y quién puede percibirlo

El Ingreso Mínimo Vital es una prestación no contributiva creada para prevenir el riesgo de pobreza y exclusión social de las personas que viven solas o forman parte de una unidad de convivencia y carecen de los recursos económicos para cubrir sus necesidades básicas.

Para poder cobrar el Ingreso Mínimo Vital, los beneficiarios tienen que cumplir con los siguientes requisitos:

  • Encontrarse en una situación de vulnerabilidad económica. 

  • Tener residencia legal y efectiva en España y haber residido en el país de manera interrumpida durante, como mínimo, el año anterior a la fecha de solicitud.  

  • Tener al menos 23 años de edad.

  • Haber vivido de manera independiente entre uno y tres años. 

  • No tener derecho a una prestación de servicio residencial y permanente de carácter social, sanitario o sociosanitario.

  • En el caso de las unidades familiares, será necesario que esta se haya constituido, como mínimo, seis meses antes de la presentación de la solicitud. 

La cuantía que percibirán los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital será igual a la diferencia entre la renta garantizada y su conjunto de rentas e ingresos, siempre y cuando el importe resultante sea igual o superior a 10 euros mensuales.

En este 2023, al prolongarse la subida del 15% del Ingreso Mínimo Vital aprobada en julio, esta cuantía se queda en 565,34 euros mensuales.

Se considera que una persona está en situación de vulnerabilidad económica y, por tanto, es elegible para cobrar el Ingreso Mínimo Vital cuando el promedio mensual de ingresos y rentas anuales computables del ejercicio es inferior en, al menos, 10 euros a la cuantía mensual garantizada por el ingreso mínimo vital que le corresponda y el valor de su patrimonio es igual o inferior a tres veces la cuantía anual de la prestación que le correspondería a una persona beneficiaria.

Sus activos no societarios, además, deberán estar dentro de los límites que le corresponden por su unidad de convivencia

El incentivo al empleo es un complemento aprobado el pasado mes de septiembre que permite que los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital que encuentren trabajo o vean mejoradas sus condiciones laborales no vean reducida la cuantía de su prestación.

La cuantía del incentivo de empleo variará en función de los nuevos ingresos que hayan percibido y de los que hayan percibido en el año fiscal inmediatamente anterior, de los niños y personas con discapacidad que se incluyan en la unidad de convivencia y de si se trata de una familia monoparental o no. En concreto, quedará definida de la siguiente forma:

  • Cuando los ingresos estén por debajo del 60% del importe de la renta garantizada: se percibe el 100%. 

  • Cuando los ingresos estén por encima del 60% para una unidad de convivencia formada por un adulto con uno o varios menores a cargo o en la que haya alguna persona con discapacidad que no hayan recibido ingresos en el ejercicio anterior: se percibe el 40%.

  • Cuando los ingresos estén por encima del 60% para una unidad de convivencia formada por varios adultos con uno o varios menores a cargo que no hayan recibido ingresos en el ejercicio anterior: se percibe el 35%.

  • Cuando los ingresos estén por encima del 60% para un beneficiario individual que no haya recibido ingresos en el ejercicio anterior: se percibe el 30%. 

  • Cuando los ingresos estén por encima del 60% para una unidad de convivencia formada por un adulto con uno o varios menores a cargo o en la que haya alguna persona con discapacidad que hayan recibido ingresos en el ejercicio anterior: se percibe el 30%.

  • Cuando los ingresos estén por encima del 60% para una unidad de convivencia formada por un adulto con uno o varios menores a cargo que hayan recibido ingresos en el ejercicio anterior: se percibe el 25%.

  • Cuando los ingresos estén por encima del 60% para un beneficiario individual que ha recibido ingresos en el ejercicio anterior: se percibe el 20%. 

Sí, siempre y cuando se cumplan los requisitos para acceder al Ingreso Mínimo Vital.