1. Blog
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué es la ITE de los edificios?

¿Qué es la ITE de los edificios?

La ITE (Inspección Técnica de un Edificio) es una revisión que deben realizar los edificios de más de 50 años para certificar su habitabilidad y seguridad. En este aertículo, te contamos en qué consiste y cada cuánto debe realizarse.

¿Qué es la ITE de los edificios?

4/4/2022

¿Has oído hablar alguna vez de la ITE? Las viviendas, al igual que sus dueños, envejecen con el paso del tiempo. Año tras año, los pisos y casas van deteriorándose y cada vez es más común encontrarse con algún desperfecto que reduce su habitabilidad.

Para garantizar la seguridad de estos inmuebles y asegurarse de que estos inconvenientes no pueden traducirse en un posible accidente, los propietarios deben cumplir con la ITE (Inspección Técnica de un Edificio), un trámite que se debe realizar de manera obligatoria en las propiedades de más de 50 años de edad y que certifica las condiciones de conservación y habitabilidad del inmueble. Es decir: que un edificio es seguro tanto para sus residentes como para los vecinos. 

En este artículo, te explicamos en qué consiste exactamente la ITE y cada cuánto debe realizarse.

¿Qué es la ITE?

La ITE (Inspección Técnica de un Edificio) es una revisión que certifica la habitabilidad y seguridad de los edificios, tanto para sus habitantes como para los viandantes. 

Este trámite aparece recogido en la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, y funciona de manera semejante a la ITV de los automóviles. Así, consiste básicamente en una inspección visual de un inmueble con la que se determina cuál es el estado en el que se encuentra la propiedad y los riesgos que entraña para la seguridad de sus residentes y el resto de vecinos. 

Este procedimiento es obligatorio para todas aquellas viviendas que tengan más de 50 años y debe ser realizado por un técnico especializado, como puede ser un arquitecto, un aparejador o un ingeniero de edificación. En él, se efectuará una revisión de los siguientes aspectos: 

  • El estado de conservación del edificio.

  • Las condiciones de accesibilidad del edificio, en cuyo caso se analizará si el inmueble cumple con los mínimos de accesibilidad universal y se determinará si puede hacer ajustes para introducirlos o mejorarlos.  

  • La certificación energética del edificio.

La ITE suele tener una duración de aproximadamente una semana, aunque este tiempo puede aumentar o disminuir en función del tamaño del inmueble y de las deficiencias detectadas.

Durante este proceso, los técnicos realizarán, por lo general, una inspección visual y fotográfica de solo el exterior del edificio, aunque en algunas situaciones puede ser necesario que acudan al interior para comprobar un posible daño estructural. 

En función de la inspección, el técnico emitirá un informe con la calificación del edificio, que podrá ser favorable o desfavorable. Además, se establecen los siguientes grados de actuación, en función de la gravedad de los desperfectos: 

  • De mantenimiento: es el grado que se da a aquellos edificios en los que no se han detectado daños o, en su defecto, se han detectado lesiones muy leves que no comprometen su seguridad, ya que se pueden solventar con un mantenimiento.

  • Necesaria a medio plazo: es el grado que se otorga a aquellos edificios que presentan lesiones puntuales que no afectan al funcionamiento del edificio, pero que sería necesario tratar antes de que evolucionen. En este caso, las actuaciones podrían aplazarse hasta más de un año.

  • Urgente: es el grado que se concede a aquellos edificios en los que se han detectado daños graves que pueden evolucionar y dañar su estructura progresivamente. En este caso, las actuaciones se tendrán que acometer en un plazo máximo de un año.

  • Muy urgente: es el grado que se le otorga a aquellos edificios en los que se han detectado daños importantes que pueden comprometer la seguridad de sus habitantes y vecinos a corto plazo. En este caso, el plazo máximo para acometer las actuaciones es de tres meses.

  • Inmediata: es el grado que se le otorga a los edificios en los que se han encontrado daños severos que comprometen la seguridad de los residentes y vecinos y que requieren de una actuación inmediata.

¿Cómo es el proceso de la ITE?

A la hora de realizar la ITE de un edificio, lo primero que se debe hacer es contactar con un técnico especializado que pueda llevar a cabo la inspección.

Durante este proceso, el técnico realizará una inspección visual y fotográfica del edificio para detectar posibles daños que afecten a su seguridad, a su estanqueidad, a sus fachadas y azoteas y a sus redes generales de fontanería y saneamiento. Además, analizará su accesibilidad para asegurarse de que cumple con las condiciones universales y con la normativa vigente.

Por norma general, los técnicos limitarán su estudio al exterior del edificio. No obstante, puede darse el caso de que necesiten acceder al interior de una o más viviendas si detectan algún desperfecto que pueda afectar a la seguridad del edificio, en cuyo caso los propietarios deberán permitirle el acceso. 

Una vez haya completado la inspección, el técnico realizará un informe técnico que recogerá el estado de conservación y habitabilidad del inmueble y su adecuación a la normativa vigente. Este informe podrá ser favorable, si se certifica que el inmueble está en buen estado y carece de lesiones que comprometan su seguridad, o desfavorable, si se han detectado deficiencias importantes. 

¿Qué ocurre si un edificio no pasa la ITE? 

No superar la revisión de la ITE puede tener consecuencias negativas para los propietarios, que corren el riesgo de enfrentarse a una multa, a la paralización de un proceso de compraventa o a la denegación de un préstamo hipotecario. Además, puede darse el caso de que se produzca un accidente que afecte a su seguridad, por lo que es importante solucionar los desperfectos cuanto antes.

Cuando un edificio recibe una calificación desfavorable en esta inspección, será necesario que se realice una reforma en el inmueble según las instrucciones especificadas por el técnico.

En este caso, los propietarios deberán acudir al ayuntamiento para conseguir la licencia de obras, comparar distintos presupuestos y, en el caso de que haya una comunidad de vecinos, fijar las condiciones de financiación para establecer la cuantía de las derramas que pagarán la obra. 

Además, tendrán que contratar el certificado de idoneidad para justificar las reformas acometidas y presentarlo ante el ayuntamiento. Una vez hayan concluido la obra, deberán volver a someter al edificio a revisión, hasta que consiga una calificación favorable. 

¿Cada cuánto hay que pasar la ITE? 

La ITE es un procedimiento por el que deben pasar todos los edificios con una antigüedad de más de 50 años. Una vez se haya completado la primera inspección, los inmuebles tendrán que pasar por esta revisión de manera periódica, cada diez años.

Esta inspección es obligatoria para comprobar que los inmuebles cumplen con todos los requisitos de seguridad y habitabilidad. Su precio dependerá especialmente de los honorarios del técnico, y no cumplimentarla estará penado con multas de altas cantidades fijadas por cada Comunidad Autónoma.

En el caso de Madrid, por ejemplo, los propietarios que no cumplan con este requisitos podrán ser sancionados con tres multas coercitivas por importe de 1.000, 2.000 y 3.000 euros y, en caso de que siga sin realizarse la revisión, podrá iniciarse una ejecución subsidiaria.

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre qué es la ITE de los edificios

La ITE (Inspección Técnica de un Edificio) es una revisión que certifica la habitabilidad y seguridad de los edificios, tanto para sus habitantes como para los viandantes. Básicamente, consiste en una inspección visual de un inmueble con la que se determina cuál es el estado en el que se encuentra la propiedad y los riesgos que entraña para la seguridad de sus residentes y el resto de vecinos.

Durante la revisión de la ITE, se estudia el estado de conservación del edificio, sus condiciones de accesibilidad y su eficiencia energética.

Por norma general, la revisión de la ITE suele tener una duración de aproximadamente una semana, aunque este tiempo puede aumentar o disminuir en función del tamaño del inmueble y de las deficiencias detectadas

La ITE de los edificios debe realizarla un técnico especializado, ya sea un arquitecto, un aparejador o un ingeniero de edificación.

Durante la revisión de la ITE, el técnico realiza una inspección visual y fotográfica del edificio para detectar posibles daños que afecten a su seguridad, a su estanqueidad, a sus fachadas y azoteas y a sus redes generales de fontanería y saneamiento. Además, analiza su accesibilidad para asegurarse de que cumple con las condiciones universales y con la normativa vigente.

La ITE de un edificio puede ser favorable o desfavorable y otorgar las siguientes calificaciones, en función de la gravedad de los desperfectos y el grado de actuación que haya que realizar:

  • De mantenimiento.

  • Necesaria a medio plazo.

  • Urgente.

  • Muy urgente.

  • Inmediata.

Si un edificio no supera la revisión de la ITE, los propietarios deberán realizar una reforma siguiendo las instrucciones del técnico. Una vez la hayan completado, además, tendrán que volver a someter al edificio a revisión, hasta que consiga una calificación favorable. 

No superar la revisión de la ITE puede tener consecuencias negativas para los propietarios, que corren el riesgo de enfrentarse a una multa, a la paralización de un proceso de compraventa o a la denegación de un préstamo hipotecario. Además, también puede darse el caso de que se produzca un accidente que afecte a nuestra seguridad.

La ITE es una revisión por la que deben pasar todos los edificios de más de 50 años. Una vez completada la primera inspección, los inmuebles tendrán que pasar por esta revisión de manera periódica, cada diez años.

No. La ITE es un procedimiento obligatorio, por lo que si nos negamos a realizarlo corremos el riesgo de que nos impongan multas y sanciones de altas cantidades.