1. Blog
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué es la SEPA?

¿Qué es la SEPA?

La SEPA, siglas con las que se conoce a la Single European Payments Area, es la zona única de pagos en euros. En este artículo, te contamos cuáles son sus ventajas y cómo te afecta.

¿Qué es la SEPA?

12/4/2022

Seguro que has oído hablar de la SEPA en alguna ocasión, sobre todo si has manejado documentación bancaria en los últimos años o has contratado algún tipo de producto financiero. 

La SEPA, siglas con las que se conoce a la Single European Payments Area, es la zona única de pagos en euros, un espacio del que disfrutan tanto los países miembros de la Unión Europea como Suiza, Reino Unido, Noruega, Ciudad del Vaticano, Andorra, Liechtenstein, Islandia, Mónaco y San Marino.

En este artículo, te contamos qué es exactamente y para qué sirve. 

¿Qué es la SEPA?

La SEPA (Single European Payments Area) es la zona única de pagos en euros, un área en la que los ciudadanos, empresas y otros agentes económicos de Europa pueden realizar y recibir pagos en euros dentro y fuera de sus fronteras nacionales con las mismas condiciones y con los mismos derechos y obligaciones, independientemente del lugar en que se encuentren.

Esta zona, que entró en vigor en 2014, nació de la iniciativa del sector bancario y fue impulsada por el Banco Central Europeo y la Comisión Europea, y permitió dar un paso más en la integración económica y monetaria de Europa tras la adopción del euro como moneda única. 

Apoyada por los gobiernos y bancos centrales de los países miembros, el objetivo de la SEPA es facilitar los pagos dentro del Mercado Único Europeo para que puedan realizarse con la misma comodidad y seguridad que los pagos nacionales. 

Gracias a esto, los ciudadanos de los países miembros pueden disponer de un conjunto de estándares y normas comunes y realizar sus operaciones bancarias a otros estados miembros eficazmente y sin complicaciones.

Dentro de la SEPA, se encuentran 36 países: los 27 estados miembros de la Unión Europea, Islandia, Liechtenstein, Noruega, Andorra, Mónaco, San Marino, Suiza, Reino Unido y Ciudad del Vaticano Estado. En todos ellos, se han eliminado las diferencias entre pagos nacionales e internacionales para pasar a hablar de pagos SEPA.

¿Cuáles son los beneficios de la SEPA?

Además de ayudar a aumentar la integración en Europa, la SEPA facilita los procesos de pago entre todos sus países miembros, lo que permite que sus ciudadanos disfruten de una mayor seguridad y comodidad a la hora de realizar sus operaciones.

Entre las ventajas que ofrece la SEPA, destacan las siguientes:

  • La posibilidad de emplear una única cuenta bancaria para todas las operaciones en euros que se realicen dentro de la zona SEPA, es decir, entre todos los países que la conforman. 

  • Un aumento de la seguridad y protección en las operaciones que se producen entre estos países. 

  • Un incremento de la velocidad en las transferencias y pagos entre los países de la zona SEPA.

  • La eliminación de las barreras a la hora de realizar pagos internacionales entre los países miembros. 

  • Una mayor eficiencia en los procesos de ejecución de pagos

Además, la SEPA abre la puerta a la posibilidad de desarrollar innovaciones dentro del ámbito de los instrumentos de pago, lo que servirá de base para preparar otros servicios y soluciones. 

¿Qué instrumentos de pago componen la SEPA?

La SEPA afecta a tres instrumentos de pago en concreto: las tarjetas bancarias, las transferencias y los adeudos, ya sean directos o en B2B.

Transferencias SEPA

Son las que sustituyen a las transferencias tradicionales. Básicamente, se trata de un instrumento de pago para efectuar abonos en euros, sin límite de importe, entre cuentas bancarias de clientes en el ámbito de la SEPA, de forma totalmente electrónica y automatizada.

Estas transferencias se realizan mediante el código IBAN y tienen un plazo máximo de abono de un día hábil. Las operaciones son en euros y cada cliente asume las comisiones que le puede aplicar su entidad bancaria. 

Adeudos directos

Son los que sustituyen a las domiciliaciones tradicionales. Se trata de un servicio de pago destinado a efectuar un cargo en la cuenta del deudor. Esta operación la inicia el acreedor, que la transmite a su proveedor de servicios de pago en base del consentimiento dado por el deudor al acreedor.

En este sentido, es necesario contar con el consentimiento expreso del titular de la cuenta de cargo para que puedan ser imputados en la cuenta. Además, los adeudos deberán incluir diversos datos de la orden de domiciliación o mandato.

Las cuentas, de nuevo, vuelven a ser identificadas con el código IBAN, y los adeudos están en euros. En cuanto a su devolución, sigue la normativa de servicios de pago, con un máximo de 10 días hábiles para que la entidad devuelva el pago, 8 semanas para devolver aquellos recibos en los que el importe sea superior al que esperaba el ordenante, y 13 meses para pedir la corrección de las operaciones incorrectas o no autorizadas. 

Adeudos directos 2B2

Son aquellos en los que el deudor y acreedor son empresas o autónomos que han acordado utilizar este servicio para los pagos y cobros relativos a sus operaciones comerciales.

Este tipo de operaciones gozan de una mayor seguridad y agilidad, y ofrecen un plazo de realización mucho más reducido. En estos casos, la entidad deberá recabar a su cliente el consentimiento previo al pago.

Una vez se haya autorizado y realizado el cobro en la cuenta, el deudor no podrá reclamarlo. No obstante, se disponen de dos días hábiles interbancarios para rechazar o devolver la operación. 

Tarjetas bancarias

Con la entrada en vigor de la zona SEPA, todas las tarjetas de crédito y débito han de llevar incorporado un chip EMV, que exige que se introduzca el código PIN para confirmar las operaciones de pago.

Con este sistema, se aumenta la interoperabilidad y seguridad y se reduce el riesgo de fraude en este tipo de operaciones bancarias. 

Gracias a estos cambios e instrumentos, los ciudadanos de la zona SEPA pueden beneficiarse de un sistema más rápido y seguro y eliminar la burocracia que, antiguamente, se debía cumplimentar para realizar un pago internacional. 

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre qué es la SEPA

La SEPA (Single European Payments Area) es la zona única de pagos en euros, un área en la que los ciudadanos, empresas y otros agentes económicos de Europa pueden realizar y recibir pagos en euros dentro y fuera de sus fronteras nacionales con las mismas condiciones y con los mismos derechos y obligaciones, independientemente del lugar en que se encuentren.

La zona SEPA entró en vigor en 2014. Su creación fue impulsada por el sector bancario, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea.

El objetivo de la SEPA es facilitar los pagos dentro del Mercado Único Europeo para que puedan realizarse con la misma comodidad y seguridad que los pagos nacionales. 

Dentro de la SEPA, se encuentran 36 países: los 27 estados miembros de la Unión Europea, Islandia, Liechtenstein, Noruega, Andorra, Mónaco, San Marino, Suiza, Reino Unido y Ciudad del Vaticano Estado. En todos ellos, se han eliminado las diferencias entre pagos nacionales e internacionales para pasar a hablar de pagos SEPA.

La SEPA ofrece las siguientes ventajas a los ciudadanos:

  • La posibilidad de emplear una única cuenta bancaria para todas las operaciones en euros que se realicen dentro de la zona SEPA.

  • Un aumento de la seguridad y protección en las operaciones que se producen entre estos países. 

  • Un incremento de la velocidad en las transferencias y pagos entre los países de la zona SEPA.

  • La eliminación de las barreras a la hora de realizar pagos internacionales entre los países miembros. 

  • Una mayor eficiencia en los procesos de ejecución de pagos. 

La SEPA afecta a tres instrumentos de pago en concreto: las tarjetas bancarias, las transferencias y los adeudos, ya sean directos o en B2B.