1. Blog
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué es una ampliación de hipoteca y cómo puedo conseguirla?

¿Qué es una ampliación de hipoteca y cómo puedo conseguirla?

La ampliación de hipoteca es un procedimiento con el que podemos cambiar las condiciones pactadas inicialmente de nuestro crédito hipotecario. En este artículo, te contamos cómo funciona.

¿Qué es una ampliación de hipoteca y cómo puedo conseguirla?

6/4/2022

¿Sabes en qué consiste la ampliación de hipoteca y cómo puedes pedirla? Salvo excepciones, cuando una persona quiere adquirir una vivienda se ve obligada a contratar una hipoteca para poder asumir los gastos, ya sea a tipo fijo o variable. 

Estos productos, al igual que otros créditos bancarios, deben devolverse en cuotas mensuales, cuya cuantía se fija en función del importe contratado, el plazo de devolución que se haya solicitado y el tipo de interés que se aplique. 

A la hora de definir estas cuotas, es recomendable que los clientes fijen cantidades que no comprometan más del 30% o 35% de sus finanzas personales para evitar un posible riesgo de impago. Sin embargo, puede darse el caso de que, por un imprevisto financiero, se tengan complicaciones para asumir estos pagos.

En estas situaciones, los titulares pueden ampliar su crédito para reducir el importe de sus cuotas mensuales y devolver el dinero de forma más cómoda. En este artículo, te contamos qué es la ampliación de hipoteca y cómo puedes pedirla.

¿Qué es una ampliación de hipoteca? 

La ampliación de hipoteca es una operación por la que se pueden cambiar las condiciones de los créditos hipotecarios. Este proceso, que recibe el nombre técnico de novación, permite que los titulares amplíen o reduzcan el capital contratado, el plazo de devolución, el método de amortización o incluso las condiciones sobre el tipo de interés.

El objetivo de la ampliación de hipoteca es que el titular pueda ajustar las condiciones de su crédito a su situación personal. Generalmente, este procedimiento suele realizarse para disfrutar de más dinero o para poder asumir las cuotas mensuales con mayor comodidad, reduciendo su importe a cambio de la ampliación del plazo de devolución. 

Para poder llevarlo a cabo, los clientes deben renegociar las condiciones inicialmente pactadas con el banco, que realizará un análisis de viabilidad económica y de mantenimiento de garantía para decidir si acepta el cambio o no.

Es decir: para que la ampliación o novación se produzca, es necesario que el titular del crédito y la entidad bancaria lleguen a un acuerdo. De lo contrario, el préstamo mantendrá las condiciones que se hayan acordado inicialmente. 

En caso de que se alcance un acuerdo, las modificaciones acordadas deberán formalizarse en escritura pública e inscribirse en el Registro de Propiedad. El proceso de novación, además, tiene un coste, gravado con una comisión que, por lo general, no suele superar el 1% y que debe asumir el titular. 

¿Qué tipos de ampliación de hipoteca hay?

Aunque con una novación de hipoteca se pueden cambiar la mayoría de las condiciones de estos créditos, desde el plazo o importe contratado hasta el método de amortización, cuando se lleva a cabo una ampliación de hipoteca se suele actuar sobre dos aspectos concretos: el capital y el plazo de amortización

Como consecuencia, podemos distinguir tres tipos de ampliaciones de hipoteca: 

  • Ampliación del capital de la hipoteca: este proceso consiste, básicamente, en aumentar el importe que el banco nos ha concedido para poder disponer de más fondos. En este caso, la cuantía de las cuotas mensuales que debemos asumir aumentará, por lo que debemos asegurarnos de que podemos asumir estos pagos. 

  • Ampliación del plazo de amortización de la hipoteca: este proceso consiste en aumentar el plazo de devolución de nuestro crédito hipotecario. Es decir: incrementar los años que disponemos para devolver el dinero prestado. Esta ampliación suele realizarse para disminuir la cuantía de nuestras cuotas mensuales, que, por otro lado, aumentarán de número. No obstante, tiene el inconveniente de que genera más intereses, por lo que, a la larga, se acaba pagando más. 

  • Ampliación del plazo de amortización y del capital de la hipoteca: en este proceso se combina la ampliación del importe con la del plazo de devolución para ajustar la cuantía de la cuota mensual a nuestra capacidad económica. De este modo, aunque se incremente el importe del crédito, se podrán mantener unas mensualidades semejantes a las que se pagaban inicialmente. 

¿Qué requisitos hay que cumplir para solicitar una ampliación de hipoteca? 

Para poder llevar a cabo una ampliación de hipoteca es imprescindible que se llegue a un acuerdo con el banco con el que hayamos firmado el crédito. De lo contrario, no podrá realizarse. 

Los requisitos que debemos cumplir para que un banco dé el visto bueno a nuestra solicitud de novación dependen de cada entidad. No obstante, por lo general se suele exigir lo siguiente:

  • Estar al corriente de pago: para que un banco acepte nuestra solicitud de ampliación de hipoteca es indispensable que hayamos cumplido con los pagos mensuales dentro del tiempo estipulado. Si en algún momento nos hemos demorado con el pago de nuestras cuotas, lo más probable es que el banco no acepte las modificaciones que le pidamos. 

  • Tener salud financiera: para poder conseguir una ampliación de hipoteca, los bancos nos pedirán que tengamos un nivel de endeudamiento aceptable, es decir, que no tengamos deudas pendientes ni, por lo general, otros créditos contratados. 

  • Tener un perfil solvente: los bancos analizan el perfil del titular de la hipoteca antes de conceder una ampliación, por lo que las opciones de que acepten los cambios propuestos aumentarán si contamos con un perfil económico solvente. Es decir: si contamos con ingresos suficientes como para hacer frente a las cuotas mensuales, con un contrato de trabajo indefinido, etcétera. 

Además de estos requisitos, en algunos casos también se puede pedir que el titular cuente con un aval que responda por él en caso de impago. No obstante, este no suele ser un requisito indispensable para acceder a una ampliación de hipoteca. 

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene la ampliación de hipoteca? 

Como cualquier otra operación bancaria, la ampliación de hipoteca cuenta con una serie de ventajas y desventajas que conviene conocer antes de llevar a cabo el proceso

Desde un punto de vista positivo, este mecanismo reduce el riesgo de que los clientes caigan en un posible caso de impago, por lo que puede ser recomendable en el caso en el que tengamos dificultades para asumir las cuotas mensuales pactadas inicialmente. 

Además, resulta más económico que contratar otro préstamo personal, ya que el tipo de interés de estos productos suele ser más elevado, y que llevar a cabo una subrogación, un procedimiento por el que se traspasa la hipoteca a otra entidad bancaria. 

No obstante, este procedimiento también implica una serie de riesgos. Desde un punto de vista negativo, la ampliación de hipoteca cuenta con la desventaja de que es un proceso que aumenta o la vida del crédito o el importe de las cuotas mensuales que se deben asumir, lo que genera más intereses. Como consecuencia, los titulares acabarán pagando más por su crédito.

Para llevar a cabo la ampliación de hipoteca, es necesario contar con la aprobación del banco, que puede negarse a aceptar las modificaciones propuestas. Además, es un proceso que conlleva una serie de gastos que el titular debe asumir, por lo que no siempre resulta recomendable.

¿Cuándo me conviene pedir una ampliación de hipoteca?

La ampliación de hipoteca es un procedimiento que aumenta el coste del crédito hipotecario, por lo que antes de decidirnos a aplicarlo debemos considerar bien nuestras opciones.

Por norma general, este proceso solo suele ser recomendable cuando se quiere costear una actuación que nos resultará beneficiosa a largo plazo, como puede ser la propia reforma de la vivienda hipotecada, y se desaconseja cuando se quiere pagar una operación puntual, como puede ser la compra de un vehículo o viaje.

Este método, a su vez, puede ser recomendable si se tienen problemas para llegar a fin de mes, ya que la ampliación del plazo de amortización nos permite reducir el importe de las mensualidades que debemos pagar.

No obstante, antes de firmarlo, debemos asegurarnos de que podremos asumir este cambio, que aumentará la vida de nuestro crédito, y comparar otras alternativas. 

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre qué es la ampliación de hipoteca y cómo conseguirla

La ampliación de hipoteca es una operación por la que se pueden cambiar las condiciones que se hayan pactado de los créditos hipotecarios.

El objetivo de la ampliación de hipoteca es que el titular pueda ajustar las condiciones de su crédito a su situación personal. Generalmente, este procedimiento suele realizarse para disfrutar de más dinero o para poder asumir las cuotas mensuales con mayor comodidad, reduciendo su importe a cambio de la ampliación del plazo de devolución. 

Sí. Para poder llevar a cabo una ampliación de hipoteca, es imprescindible llegar a un acuerdo con el banco con el que hayamos firmado el crédito.

Sí. La ampliación de hipoteca tiene un coste gravado con una comisión que, por lo general, no suele superar el 1% y que debe asumir el titular. 

Se pueden distinguir tres tipos de ampliaciones:

  • Ampliación del capital de la hipoteca: este proceso consiste, básicamente, en aumentar el importe que el banco nos ha concedido para poder disponer de más fondos.

  • Ampliación del plazo de amortización de la hipoteca: este proceso consiste en aumentar el plazo de devolución de nuestro crédito hipotecario.

  • Ampliación del plazo de amortización y del capital de la hipoteca: en este proceso se combina la ampliación del importe con la del plazo de devolución para ajustar la cuantía de la cuota mensual a nuestra capacidad económica.

Para poder llevar a cabo una ampliación de hipoteca, los bancos suelen exigir lo siguiente:

  • Estar al corriente de pago.

  • Tener buena salud financiera, es decir, no tener deudas pendientes ni, por lo general, otros créditos contratados. 

  • Tener un perfil solvente, es decir, contar con ingresos suficientes como para hacer frente a las cuotas mensuales, con un contrato de trabajo indefinido, etcétera. 

La ampliación de hipoteca es un mecanismo el riesgo de que los clientes caigan en un posible caso de impago, por lo que puede ser recomendable en el caso en el que tengamos dificultades para asumir las cuotas mensuales pactadas inicialmente. 

Además, resulta más económico que contratar otro préstamo personal o que una subrogación.

La ampliación de hipoteca cuenta con la desventaja de que es un proceso que aumenta o la vida del crédito o el importe de las cuotas mensuales que se deben asumir, lo que genera más intereses. Como consecuencia, los titulares acabarán pagando más por su crédito.

Además, es un proceso que conlleva una serie de gastos que el titular debe asumir y que no puede realizarse sin la aprobación del banco.

¿QUÉ MÁS PODEMOS OFRECERTE?

Nuestros servicios para un mejor bienestar económico