1. Blog
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué es la hipoteca bonificada y cuáles son sus ventajas?

¿Qué es la hipoteca bonificada y cuáles son sus ventajas?

Las hipotecas bonificadas son aquellas que aplican descuentos o bonificaciones a su tipo de interés a cambio de la contratación de uno o varios productos vinculados. En este artículo, te explicamos cómo funcionan y cuáles son sus ventajas.

¿Qué es la hipoteca bonificada y cuáles son sus ventajas?

5/4/2022

¿Sabes lo que es una hipoteca bonificada? Cuando finalmente nos decidimos a comprar una vivienda, lo habitual es que recurramos a una hipoteca para asumir su coste, ya sea con un tipo de interés fijo, en aproximadamente un 49,2% de los casos, o a tipo variable, en torno a un 50,8% de los casos, de acuerdo con los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística).

Más allá de la subdivisión según su tipo de interés, dentro del amplio mundo de los préstamos hipotecarios podemos encontrar una gran cantidad de hipotecas con distintas ventajas y características. Una de ellas son las hipotecas bonificadas, una modalidad que ofrecen los bancos a cambio de la contratación de otros productos vinculados. En este artículo, os explicamos en qué consisten exactamente y cuáles son sus ventajas. 

¿Qué es una hipoteca bonificada?

Las hipotecas bonificadas son préstamos hipotecarios que los bancos ofrecen a sus clientes a cambio de la contratación de uno o varios productos vinculados y que se caracterizan por tener un tipo de interés más reducido que las hipotecas tradicionales.

Dicho de otro modo: se trata de créditos hipotecarios que aplican descuentos o bonificaciones a su tipo de interés a cambio de la contratación de otros productos de la entidad. 

Estos créditos hipotecarios tienen el objetivo de fidelizar a los clientes de los bancos. Para ello, establecen un tipo de interés máximo y un tipo de interés mínimo en función de los productos adicionales que se contraten

El tipo de interés máximo es aquel que se aplica a los usuarios que no contratan ningún tipo de producto vinculado con la entidad financiera con la que se firma el crédito hipotecario. El tipo de interés mínimo, en cambio, es el que obtienen los clientes que hayan contratado todos los productos que les ofrece su banco. 

Entre ambos, además, pueden existir otros tramos, en función de los productos que se hayan contratado. De este modo, un usuario podrá contratar un único producto para disfrutar de una única bonificación o hacerse con varios para disfrutar de un mayor descuento. 

El número de productos que se deberán contratar para disfrutar de una hipoteca bonificada dependerá de cada banco, que podrá aplicar uno u otros tipos de interés en base a esta vinculación. Además, puede darse el caso de que una entidad obligue a sus usuarios a contratar todo el paquete de productos vinculados para poder disfrutar de una hipoteca bonificada con ellos, aunque no es lo más habitual.

¿Qué tipo de productos se pueden contratar en una hipoteca bonificada? 

Para poder disfrutar de una hipoteca bonificada los bancos pueden exigirles a sus clientes que contraten uno o varios de los siguientes productos:

Además, también pueden pedirles la domiciliación de su nómina.

Hasta hace muy poco, la contratación de alguno de estos productos financieros podía ser también un requisito indispensable para poder firmar una hipoteca con el banco. Es decir: había entidades que solo ofrecían sus créditos hipotecarios a aquellos clientes que vinculasen alguno de sus productos. 

Con la aprobación de la nueva ley hipotecaria, sin embargo, este escenario cambió. La normativa, que entró en vigor en junio de 2019, recogía la prohibición expresa de que los bancos condicionasen el acceso a sus hipotecas a la contratación de productos vinculados, como las tarjetas de crédito o los planes de pensiones, aunque establecía dos excepciones: la contratación de seguros y la contratación de productos beneficiosos para el cliente.

  • Contratación de seguros: las entidades bancarias pueden obligar a sus clientes a suscribir una póliza de seguros que funcione como garantía de cumplimiento de las obligaciones del contrato hipotecario. Estos seguros pueden ser de vida, de daños o de protección de pagos. No obstante, el cliente podrá contratar estas pólizas con la empresa que considere y no estará obligado a contratarlos expresamente con el banco con el que va a firmar la hipoteca, que no podrá, tampoco, subir el tipo de interés a estos clientes. 

  • Productos beneficiosos para el cliente: los bancos también pueden vincular sus hipotecas a la contratación de productos que sean ventajosos para los usuarios, aunque en este caso será potestad del Banco de España decidir qué productos se engloban dentro de esta categoría. 

A pesar de esta prohibición, la normativa sigue permitiendo que los bancos ofrezcan bonificaciones a los clientes que contraten otros productos financieros. No obstante, las entidades están obligadas a mostrar a sus clientes tanto la oferta de hipoteca bonificada como la de hipoteca sin bonificar para que puedan comparar los precios y decidir qué opción les es más ventajosa. 

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de las hipotecas bonificadas?

Las hipotecas bonificadas cuentan con la principal ventaja de que ofrecen un tipo de interés más reducido a sus titulares, que podrán beneficiarse de una cuota mensual más baja. 

Este tipo de créditos hipotecarios resultan especialmente recomendables si los usuarios necesitan alguno de los productos que se ofrecen para la bonificación. Es decir: si además de la hipoteca, tienes interés por contratar un seguro, un plan de pensiones o una tarjeta.

No obstante, antes de firmar una hipoteca bonificada, es importante que tengamos en cuenta que los productos vinculados que se utilizan para bonificar el tipo de interés tienen un coste, por lo que puede darse el caso de que no nos compense contratarlos. 

Si no tenemos ningún tipo de interés por los otros productos que ofrece el banco, es decir, si no queremos contratar una nueva tarjeta, seguro o plan de pensiones, entre otros, debemos dedicar un tiempo a comparar precios y decidir si, realmente, nos compensa adquirirlos, ya que puede darse el caso de que el coste de los productos vinculados sea mayor que el descuento que nos aplican en la hipoteca.

¿Es mejor contratar una hipoteca bonificada o una sin bonificar? 

Como hemos visto, las hipotecas bonificadas pueden ser una opción ventajosa o no, dependiendo del interés que tengamos en los productos que se puedan vincular y del descuento que se nos aplique. 

Por ello, a la hora de decantarnos entre una hipoteca bonificada y una sin bonificar, debemos comparar los costes de ambas opciones para descubrir cuál es más ventajosa. A pesar de que las hipotecas bonificadas ofrecerán un tipo de interés más reducido, esta rebaja puede no compensar el coste de los productos vinculados, por lo que, en estos casos, sería más económico contratar una sin bonificar.

Además, independientemente del tipo de hipoteca que queramos contratar, antes de firmar cualquier contrato de crédito hipotecario debemos comparar las ofertas de distintos bancos, ya que las condiciones y costes pueden variar mucho en función de cada entidad. En este caso, a su vez, es importante que analicemos las diferentes cuotas mensuales que nos ofrecerían para encontrar aquella que más se ajuste a nuestras necesidades. 

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre qué es la hipoteca bonificada y cuáles son sus ventajas

Las hipotecas bonificadas son préstamos hipotecarios que aplican descuentos o bonificaciones a su tipo de interés a cambio de la contratación de otros productos de la entidad. 

El objetivo de las hipotecas bonificadas es fidelizar a los clientes de los bancos.

El número de productos que se deberán contratar para disfrutar de una hipoteca bonificada dependerá de cada banco, que podrá aplicar uno u otros tipos de interés en base a esta vinculación.

Para poder disfrutar de una hipoteca bonificada los bancos pueden exigir a sus clientes que contraten uno o varios de los siguientes productos:

  • Un seguro, ya fuese de daños, de vida o de otro tipo.

  • Un depósito bancario.

  • Una tarjeta de crédito.

  • Un plan de pensiones.

  • Un fondo de inversión. 

Además, también pueden pedirles que domicilien la nómina.

No. Desde la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria, los bancos no pueden condicionar el acceso a sus hipotecas a la contratación de productos vinculados, salvo en el caso de los seguros y los productos que sean beneficiosos para los usuarios.

No. Aunque los bancos pueden condicionar el acceso a sus hipotecas a la contratación de un seguro, los clientes tienen libertad para elegir la póliza de la empresa que más le convenza. Es decir: no están obligados a contratar los seguros propios del banco.

Las hipotecas bonificadas cuentan con la principal ventaja de que ofrecen un tipo de interés más reducido a sus titulares, que podrán beneficiarse de una cuota mensual más baja. 

Sí, los productos vinculados a las ofertas bonificadas tienen un coste.

Las hipotecas bonificadas resultan especialmente recomendables si los usuarios necesitan alguno de los productos que se ofrecen para la bonificación. Es decir: si además de la hipoteca, se tiene interés por contratar un seguro, un plan de pensiones o una tarjeta, entte otros.

Depende del coste final de cada una. A pesar de que una hipoteca bonificada puede tener un tipo de interés más reducido, el coste de los productos vinculados puede ser superior al descuento que se nos aplica, por lo que en estos casos será más recomendable contratar una hipoteca sin bonificar, y viceversa.

¿QUÉ MÁS PODEMOS OFRECERTE?

Nuestros servicios para un mejor bienestar económico