1. Blog
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué es la RAI? ¿Es compatible la Renta Activa de Inserción con el Ingreso Mínimo Vital?

¿Qué es la RAI? ¿Es compatible la Renta Activa de Inserción con el Ingreso Mínimo Vital?

La Renta Activa de Inserción es una prestación estatal dependiente del SEPE a la que pueden acceder aquellas personas en paro que no puedan cobrar ni la prestación contributiva ni el subsidio de desempleo. En este artículo, te contamos cómo puedes solicitarla y si es compatible con el Ingreso Mínimo Vital.

¿Qué es la RAI? ¿Es compatible la Renta Activa de Inserción con el Ingreso Mínimo Vital?

25/3/2022

¿Sabes qué es la renta activa de inserción? La precariedad es uno de los problemas más graves de nuestro país.

De acuerdo a los datos del informe ‘Evolución de la cohesión social y consecuencias de la Covid-19 en España’, un documento elaborado por la Fundación Fomento de Estudios Sociales y de la Sociología Aplicada (Foessa) que ofrece una radiografía sobre los efectos del coronavirus, en España hay actualmente once millones de personas en riesgo de exclusión social.

Este problema de vulnerabilidad, si bien se ha visto intensificado por el fuerte impacto que ha tenido la pandemia de la Covid-19 en nuestro país (según la investigación, la precariedad en España se ha duplicado durante la pandemia), no es nuevo, sino que lleva arrastrándose desde hace años.

Según la ‘Encuesta de condiciones de vida del año 2020’, un documento elaborado por el Instituto Nacional de Estadística con datos previos a la pandemia y publicado en 2021, hace dos años la tasa de riesgo de pobreza y/o exclusión social de nuestro país se situó en torno a un 26,4% y afectó a 12.495.000 personas. 

Tres años antes, además, la ‘Encuesta de Condiciones de Vida’ del INE realizada con los datos de los ingresos de 2017 ya revelaba que un 21,5% de los españoles se encontraban en riesgo de pobreza, lo que demuestra que este problema de exclusión social no es consecuencia directa de la pandemia, sino una parte arraigada del país. 

Para combatir esta situación y ayudar a las personas en riesgo de pobreza, el Gobierno aprobó en mayo de 2020 una de las medidas estrella de la legislatura: el Ingreso Mínimo Vital, una prestación económica destinada a los hogares más vulnerables

Dotada con un presupuesto de aproximadamente 3.000 millones de euros, esta prestación beneficiaría a unos 850.000 hogares con 2,3 millones de personas, que podrían beneficiarse del cobro de unas ayudas mensuales de entre 462 y 1.015 euros.

Sin embargo, y pese al revuelo que generó su aprobación, esta medida no es la única a la que pueden acogerse las personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad.

Al contrario, la Seguridad Social dispone de una ayuda adicional a la que pueden acceder las personas que se encuentran en paro y no tengan derecho ni a la prestación contributiva ni al subsidio de desempleo: la Renta Activa de Inserción (RAI), una prestación que puede combinarse con el Ingreso Mínimo Vital.

En este artículo, te contamos qué es esta ayuda, cuáles son los requisitos para cobrarla y cómo puedes compaginar su cobro con el Ingreso Mínimo Vital.  

¿Qué es la Renta Activa de Inserción?

La Renta Activa de Inserción (RAI) es una ayuda estatal dependiente del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) a la que pueden acceder aquellas personas en paro que no puedan cobrar ni la prestación contributiva ni el subsidio de desempleo. 

Tal y como recoge la propia página web del SEPE, el objetivo de la RAI es aumentar las oportunidades de regreso al mercado laboral de las personas desempleadas que sufran necesidades económicas especiales y tengan dificultades para encontrar empleo. 

Esta prestación puede cobrarse durante un periodo máximo de once meses y tiene una cuantía mensual equivalente al 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), es decir, el Salario Mínimo Interprofesional, que en este 2022 se sitúa en 1.000 euros. 

Para poder acceder a ella, los interesados deben pertenecer de manera obligatoria a uno de los siguientes colectivos: parados de larga duración, emigrantes retornados, víctimas de violencia de género o doméstica o personas con discapacidad, y cumplir con una serie de requisitos tanto genéricos como específicos.

¿Cuáles son los requisitos para cobrar la Renta Activa de Inserción? 

Para cobrar la Renta Activa de Inserción, es necesario cumplir con los siguientes requisitos generales:

  • Ser menor de 65 años.

  • Estar desempleado e inscrito como demandante de empleo, mantener dicha inscripción durante todo el período de percepción de la prestación y suscribir el compromiso de actividad.

  • No tener ingresos mensuales superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional, quedando excluida la parte proporcional de las pagas extraordinarias. 

  • En caso de que el contribuyente tenga cónyuge, hijos menores de 26 años, mayores con discapacidad o menores de acogida, solo se entenderá que se sobrepasa el límite de ingresos cuando la suma de las rentas de todos los integrantes de la unidad familiar dividida por el número de miembros que la componen supere este 75%

  • No haber sido beneficiario de la RAI en el último año natural, con excepción de las víctimas de violencia de género o doméstica y de las personas afectadas por una discapacidad. 

  • No haber percibido esta ayuda más de tres veces

Además de estos requisitos, que afectan a todos los usuarios que quieran beneficiarse de esta prestación, la RAI también cuenta con una serie de condiciones específicas para cada colectivo de posibles beneficiarios. 

En el caso de las personas afectadas por una situación de desempleo de larga duración, para poder cobrar esta ayuda es necesario: 

  • Tener más de 45 años.

  • Haber agotado una prestación contributiva o subsidio por desempleo, salvo por sanción.

  • No tener derecho a las prestaciones o subsidios de desempleo, así como a la renta agraria.

  • Haber estado inscrito de manera ininterrumpida como demandante de empleo en la oficina de empleo durante un periodo mínimo de doce meses. 

En el caso de las personas emigrantes que deseen acceder a esta prestación, se debe: 

  • Tener entre 45 y 65 años de edad.

  • Haber trabajado durante al menos seis meses en el extranjero desde la última salida a España.

  • Haber vuelto a España en los doce meses anteriores a la solicitud.

Las personas con discapacidad que quieran acceder a la RAI deberán, en cambio, cumplir con los siguientes requisitos: 

  • Tener reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33%. 

  • Haber extinguido su prestación contributiva o subsidio por desempleo, salvo por sanción. 

  • No tener derecho a las prestaciones o subsidios de desempleo, así como a la renta agraria.

  • Están inscritos como demandantes de empleo de manera ininterrumpida durante un periodo mínimo de doce meses.

Por su parte, las personas que hayan sido víctimas de violencia de género o doméstica podrán acceder a estas ayudas siempre y cuando tengan acreditada por la Administración competente su condición de víctima, salvo cuando conviva con la persona agresora, y estén inscritas como demandantes de empleo.

En este caso, las víctimas tendrán que reunir los requisitos generales, excepto el de ser mayor de 45 años y ser demandante de empleo de manera ininterrumpida durante doce meses. 

¿Cómo puedo solicitar la Renta Activa de Inserción?

Los usuarios que cumplan con los requisitos necesarios para cobrar la Renta Activa de Inserción podrán presentar sus solicitudes a través de cuatro canales:

  • La sede electrónica del SEPE.

  • En la oficina de prestaciones, para lo que será necesario, eso sí, haber obtenido una cita previa en la sede electrónica del SEPE. 

  • En las oficinas de registro público.

  • Mediante un correo administrativo

A la hora de tramitar estas solicitudes, todos los interesados deberán presentar la siguiente documentación: 

  • El modelo de solicitud inicial: que puede descargarse en este enlace.

  • La identificación de la persona solicitante y, cuando corresponda, del cónyuge e hijos con los que conviva o estén a su cargo.

  • Un documento bancario en el que figure el número de cuenta de la que sea titular. Esta cuenta será donde reciba la prestación. 

  • El libro de familia o certificación del registro civil de nacimiento o de familia. En el caso de las personas extranjeras, podrán presentar la documentación equivalente de su país.

En caso de que la solicitud se realice en la oficina de empleo, tendrán que entregar también un justificante de rentas. Si la persona solicitante tiene hijos mayores de 26 años con discapacidad, será necesario que aporte también un certificado de discapacidad expedido por el INSS, el IMSERSO o por el organismo competente de su comunidad autónoma que recoja el grado de discapacidad reconocido. Lo mismo ocurre para las personas que tengan una discapacidad superior al 33% y quieran acceder a este tipo de prestaciones.

En caso de que el solicitante sea una persona emigrante retornada, deberá aportar también alguno de los siguientes documentos

  • Si regresa de un país miembro de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo, tendrán que aportar el formulario U1 o E-301.

  • Si regresa de Suiza, tendrán que presentar el certificado de la Agregaduría Laboral o el formulario U1.

  • Si regresa de Australia, tendrán que aportar el formulario de enlace.

  • Si provienen de un país que no pertenece ni a la Unión Europea ni al Espacio Económico Europeo y que, además, no cuenta con un convenio sobre protección de desempleo, tendrá que aportar la certificación emitida por las Áreas y Dependencias Provinciales de Trabajo y Asuntos Sociales de las Delegaciones o Subdelegaciones de Gobierno en la que aparezca tanto la fecha de retorno y el tiempo trabajado en el país de emigración.

Por su parte, las personas que accedan a esta prestación como víctimas de violencia de género o doméstica deberán acreditar su condición aportando la sentencia judicial, la orden de protección judicial, el informe del Ministerio Fiscal o el informe de los servicios sociales de la administración pública competente o casa de acogida, en el que se indique que recibe asistencia por esta circunstancia o certificación expedida por el órgano competente.

¿Se puede cobrar la Renta Activa de Inserción y el Ingreso Mínimo Vital? 

Si eres beneficiario de la Renta Activa de Inserción y tienes, además, derecho a cobrar el Ingreso Mínimo Vital, es probable que te preguntes si estas dos ayudas pueden compaginarse. 

La respuesta es que sí: una misma persona puede cobrar tanto el Ingreso Mínimo Vital como la RAI, siempre y cuando cumplan los requisitos para acceder a ambas prestaciones. Además, para poder compatibilizar ambas prestaciones, los usuarios deberán pedir primero la Renta Activa de Inserción y, una vez se la hayan concedido, presentar su solicitud para cobrar el Ingreso Mínimo Vital. 

A diferencia del Ingreso Mínimo Vital, la Renta Activa de Inserción no es una prestación indefinida, por lo que estas dos prestaciones solo podrán complementarse durante el periodo que podamos percibir esta ayuda.

Si nos decidimos a compaginar estas prestaciones, asimismo, debemos tener en cuenta que la cuantía de la Renta Activa de Inserción se computará a la hora de establecer el importe que recibiremos por el Ingreso Mínimo Vital.  

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre qué es la Renta Activa de Inserción y cómo compaginarla con el Ingreso Mínimo Vital

La Renta Activa de Inserción (RAI) es una ayuda estatal dependiente del SEPE a la que pueden acceder aquellas personas en paro que no puedan cobrar ni la prestación contributiva ni el subsidio de desempleo. 

La Renta Activa de Inserción puede cobrarse durante un periodo máximo de once meses y tiene una cuantía mensual equivalente al 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), es decir, el Salario Mínimo Interprofesional, que en este 2022 se sitúa en 1.000 euros. 

Para poder cobrar la Renta Activa de Inserción, los interesados deben pertenecer de manera obligatoria a uno de los siguientes colectivos: parados de larga duración, emigrantes retornados, víctimas de violencia de género o doméstica o personas con discapacidad, y cumplir con una serie de requisitos tanto genéricos como específicos.

Para cobrar la Renta Activa de Inserción, es necesario cumplir con los siguientes requisitos generales:

  • Ser menor de 65 años.

  • Estar desempleado e inscrito como demandante de empleo, mantener dicha inscripción durante todo el período de percepción de la prestación y suscribir el compromiso de actividad.

  • No tener ingresos mensuales superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional, quedando excluida la parte proporcional de las pagas extraordinarias. 

  • En caso de que el contribuyente tenga cónyuge, hijos menores de 26 años, mayores con discapacidad o menores de acogida, solo se entenderá que se sobrepasa el límite de ingresos cuando la suma de las rentas de todos los integrantes de la unidad familiar dividida por el número de miembros que la componen supere este 75%. 

  • No haber sido beneficiario de la RAI en el último año natural, con excepción de las víctimas de violencia de género o doméstica y de las personas afectadas por una discapacidad. 

  • No haber percibido esta ayuda más de tres veces.

En el caso de las personas afectadas por una situación de desempleo de larga duración, para poder cobrar esta ayuda es necesario: 

  • Tener más de 45 años.

  • Haber agotado una prestación contributiva o subsidio por desempleo, salvo por sanción.

  • No tener derecho a las prestaciones o subsidios de desempleo, así como a la renta agraria.

  • Haber estado inscrito de manera ininterrumpida como demandante de empleo en la oficina de empleo durante un periodo mínimo de doce meses. 

Las personas emigrantes que deseen cobrar la Renta Activa de Inserción deben cumplir con los siguientes requisitos:

  • Tener entre 45 y 65 años de edad.

  • Haber trabajado durante al menos seis meses en el extranjero desde la última salida a España.

  • Haber vuelto a España en los doce meses anteriores a la solicitud.

Las personas afectadas por una discapacidad que quieran cobrar la Renta Activa de Inserción deberán cumplir con los siguientes requisitos:

  • Tener reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33%. 

  • Haber extinguido su prestación contributiva o subsidio por desempleo, salvo por sanción. 

  • No tener derecho a las prestaciones o subsidios de desempleo, así como a la renta agraria.

  • Están inscritos como demandantes de empleo de manera ininterrumpida durante un periodo mínimo de doce meses.

Las personas que hayan sido víctimas de violencia de género o doméstica podrán cobrar la Renta Activa de Inserción siempre y cuando tengan acreditada por la Administración competente su condición de víctima, salvo cuando conviva con la persona agresora, y estén inscritas como demandantes de empleo.

En este caso, las víctimas solo tendrán que reunir los requisitos generales, excepto el de ser mayor de 45 años y el de ser demandante de empleo de manera ininterrumpida durante doce meses

Los usuarios que cumplan con los requisitos necesarios para cobrar la Renta Activa de Inserción podrán presentar sus solicitudes a través de cuatro canales:

  • La sede electrónica del SEPE.

  • En la oficina de prestaciones, para lo que será necesario, eso sí, haber obtenido una cita previa en la sede electrónica del SEPE. 

  • En las oficinas de registro público.

  • Mediante un correo administrativo. 

Los documentos generales que se deben presentar para poder cobrar la Renta Activa de Inserción son:

  • El modelo de solicitud inicial: que puede descargarse en este siguiente enlace.

  • La identificación de la persona solicitante y, cuando corresponda, del cónyuge e hijos con los que conviva o estén a su cargo.

  • Un documento bancario en el que figure el número de cuenta de la que sea titular. Esta cuenta será donde reciba la prestación. 

  • El libro de familia o certificación del registro civil de nacimiento o de familia. En el caso de las personas extranjeras, podrán presentar la documentación equivalente de su país.

Sí, una misma persona puede cobrar tanto el Ingreso Mínimo Vital como la Renta Activa de Inserción, siempre y cuando cumpla los requisitos para acceder a ambas prestaciones. No obstante, a la hora de cobrar ambas ayudas, se debe tener en cuenta que la cuantía de la Renta Activa de Inserción se computará a la hora de establecer el importe que se recibirá por el Ingreso Mínimo Vital.  

¿QUÉ MÁS PODEMOS OFRECERTE?

Nuestros servicios para un mejor bienestar económico