1. Blog
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué es un cheque y cuántos tipos de cheques hay?

¿Qué es un cheque y cuántos tipos de cheques hay?

Los cheques son un documento de pago con el que podemos dar o recibir dinero de otra persona. En este artículo, te contamos cuáles son los tipos de cheques que hay y en qué consisten.

¿Qué es un cheque bancario y cuántos tipos de cheques hay?

8/3/2022

¿Alguna vez has usado un cheque? A pesar de que la popularización de las tarjetas de crédito y débito ha reducido el uso de los cheques, este método de pago todavía puede utilizarse en nuestras operaciones comerciales

Gracias a los cheques, podemos dar o recibir dinero de otra persona sin recurrir al efectivo y con unas comisiones bastante reducidas. En este artículo, os contamos qué tipos de cheques existen y en qué consisten.

¿Qué es un cheque?

El cheque bancario es un documento de pago por el que el titular de una cuenta bancaria ordena a su entidad a que pague una determinada cantidad de dinero a otra persona. 

Este método de pago se utiliza para realizar pagos sin recurrir al dinero en efectivo. Anteriormente, su uso estaba muy extendido entre la población, pero con la llegada de las tarjetas de crédito y débito los cheques han caído en desuso. 

¿Qué información debe contener un cheque bancario?

En un cheque bancario intervienen tres actores: el librador, el librado y el tenedor o beneficiario.

  • Librador: es la persona física o jurídica que firma y emite el cheque.

  • Librado: es la entidad financiera a la que se le ordena el pago del cheque. 

  • Tenedor: es la persona o empresa que cobra el cheque. En ocasiones, como cuando se va a utilizar el cheque para retirar dinero de una cuenta bancaria, el tenedor y el librador pueden ser la misma persona. 

Tal y como señalan desde la página web del Banco de España, para que un cheque sea válido, es imprescindible que incluya los siguientes requisitos: la palabra cheque, la orden de pagar la suma que en él se indique, el nombre de la entidad de crédito que debe pagar y la firma del librador. 

Otros elementos, pese a no ser esenciales, también pueden incluirse en el documento. Es el caso del nombre del beneficiario: en caso de que no se mencione, el cheque podrá emitirse, pero lo hará siempre bajo la modalidad de “al portador”. 

Asimismo, los usuarios también pueden añadir la fecha y lugar de emisión, así como el lugar de pago. De no mencionarlos, el cheque seguirá siendo válido, pero la ley asumirá que el lugar de emisión es aquel que aparezca al lado del nombre del librador y que el lugar de pago es el que nombre que aparezca al lado del librado. 

¿Cuándo se cobra un cheque?

Los cheques son documentos que deben pagarse cuando se presentan, pero para poder recibir el dinero de estos documentos es necesario cumplir con una serie de plazos.

Así, tal y como recoge el Banco de España, cuando un cheque se vaya a cobrar en nuestro país deberá presentarse dentro de estos márgenes de tiempo:

  • Si se ha emitido en España, el usuario dispondrá de un plazo de 15 días para presentar el cheque y poder cobrarlo.

  • Si se ha emitido en el resto de Europa, el usuario dispondrá de un plazo de 20 días para presentar el cheque y poder cobrarlo.

  • Si se ha emitido en un país de fuera de Europa, el usuario dispondrá de un plazo de 60 días para presentar el cheque y cobrarlo.

Una vez se hayan superado estos plazos, la entidad podrá decidir si desea pagar o no el importe del cheque, siempre y cuando el librador no lo haya anulado. En ese caso, el tenedor no podrá cobrar el documento. 

A la hora de recibir el dinero del cheque, los beneficiarios podrán cobrar el importe en efectivo o a través de una transferencia bancaria. En el caso de que se elija la transferencia, los usuarios podrán decidir si deciden recibirla en una cuenta abierta con la misma entidad que emite el cheque o en una de otra entidad distinta, aunque en este caso deberán tener en cuenta que es probable que se le apliquen comisiones.  

¿Qué tipos de cheques existen? 

Dentro del mundo de los cheques podemos encontrar una amplia variedad de modalidades, dependiendo tanto del método de cobro como de la naturaleza del beneficiario. 

Si atendemos al beneficiario, encontramos dos tipos:

    Cheques al portador: son aquellos en los que el beneficiario es quien presenta el cheque a la entidad bancaria. Es decir: lo cobra quien lleve el documento al banco. A pesar de que su uso está muy extendido, este tipo de cheques entrañan ciertos riesgos, ya que cualquier persona puede cobrarlos. 

    Cheques nominativos: son aquellos en los que el beneficiario es la persona o empresa que figure en el documento. Este tipo de cheques resultan más seguros que los cheques al portador, ya que solo las personas que aparezcan mencionadas en él pueden cobrarlo. Aun así, los cheques nominativos pueden incluir una cláusula a la orden, que permitirá su endoso a terceros, un procedimiento por el que el beneficiario original del cheque escribe el nombre de una tercera persona en el documento para que sea esta quien cobre el dinero. En caso de que se incluya la cláusula “no a la orden”, no se podrá realizar esta transmisión. 

Tanto los cheques al portador como los cheques nominativos pueden cobrarse de distintas formas, dependiendo de la modalidad de pago que tenga el documento. Así, podemos encontrar las siguientes modalidades, según la clasificación del Banco de España:

    Cheques cruzados: son aquellos que solo se pueden cobrar a través de una entidad bancaria. Para cruzar el cheque, el librador o tenedor deben dibujar dos líneas paralelas en su anverso.  

    Cheques para abonar en cuenta: son aquellos que, tal y como su propio nombre indica, solo se pueden abonar en una cuenta bancaria. Es decir: no admiten el cobro en efectivo.

    Cheques conformados: son aquellos que avalan la solvencia del librador. En este tipo de documentos, la entidad que va a pagar el cheque debe asegurarle al beneficiario que el librador tiene fondos suficientes como para asumir el pago. Para ello, retiene al que expide el cheque la cantidad necesaria para abonarlo, así como la comisión que corresponda.

    Cheques bancarios: son aquellos que están firmados por el propio banco, que actúa tanto como librador y librado.

    Cheques contra la cuenta del Banco de España: son aquellos en los que el librador es un banco, pero el librado, es decir, quien abona el cheque, es el Banco de España.

    Cheques en ventanilla: estos cheques no son un medio de pago, sino un documento que firma el cliente como prueba de que ha recibido dinero en efectivo de su propia cuenta bancaria en la ventanilla de una sucursal.

    Cheques de viajero: son cheques que se pueden canjear por dinero en efectivo, ya sea en euros o en una moneda extranjera, y utilizar como método de pago a nivel global. Pueden ser emitidos tanto por las entidades como por otras compañías no bancarias.

Tanto los cheques conformados como los cheques bancarios o contra la cuenta del Banco de España permiten reforzar la garantía de estos documentos. A la hora de emitir un cheque, debemos elegir bien la modalidad para aumentar la seguridad alrededor de este documento e impedir que cualquier persona pueda cobrarlo con facilidad. 

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre qué es un cheque y cuántos tipos hay

El cheque bancario es un documento de pago por el que el titular de una cuenta bancaria ordena a su entidad a que pague una determinada cantidad de dinero a otra persona. 

En un cheque bancario intervienen los siguientes actores:

  • Librador: es la persona física o jurídica que firma y emite el cheque.

  • Librado: es la entidad financiera a la que se le ordena el pago del cheque. 

  • Tenedor: es la persona o empresa que cobra el cheque. En ocasiones, como cuando se va a utilizar el cheque para retirar dinero de una cuenta bancaria, el tenedor y el librador pueden ser la misma persona. 

Para que un cheque sea válido es imprescindible que incluya los siguientes requisitos: la palabra cheque, la orden de pagar la suma que en él se indique, el nombre de la entidad de crédito que debe pagar y la firma del librador.

Además de los requisitos indispensables, en un cheque también podemos incluir los siguientes datos: el nombre del beneficiario, la fecha y lugar de emisión, y el lugar de pago.

Los cheques son documentos que deben pagarse cuando se presentan, pero para poder recibir el dinero de estos documentos es necesario cumplir con una serie de plazos.

Estos son:

  • Si se ha emitido en España, el usuario dispondrá de un plazo de 15 días para presentar el cheque y poder cobrarlo.

  • Si se ha emitido en el resto de Europa, el usuario dispondrá de un plazo de 20 días para presentar el cheque y poder cobrarlo.

  • Si se ha emitido en un país de fuera de Europa, el usuario dispondrá de un plazo de 60 días para presentar el cheque y cobrarlo.

Si el beneficiario no ha presentado el cheque dentro de los plazos correspondientes, la entidad bancaria podrá decidir si desea pagar o no el importe del documento, siempre y cuando el librador no lo haya anulado. En ese caso, el tenedor no podrá cobrar el documento. 

A la hora de recibir el dinero del cheque, los beneficiarios podrán cobrar el importe en efectivo o a través de una transferencia bancaria.

Dentro del amplio mundo de los cheques, podemos encontrar un gran número de modalidades, dependiendo tanto del método de cobro como de la naturaleza del beneficiario. 

Atendiendo al beneficiario, encontramos:

  • Cheques al portador.

  • Cheques nominativos.

Atendiendo al método de cobro, podemos encontrar:

  • Cheques cruzados.

  • Cheques para abonar en cuenta.

  • Cheques conformados.

  • Cheques bancarios.

  • Cheques contra la cuenta del Banco de España.

  • Cheques en ventanilla.

Los cheques al portador son aquellos en los que el beneficiario es quien presenta el cheque a la entidad bancaria. Es decir: lo cobra quien lleve el documento al banco. A pesar de que no son especialmente seguros, son los más comunes.

Los cheques nominativos son aquellos en los que el beneficiario es la persona o empresa que figure en el documento. Este tipo de cheques resultan más seguros que los cheques al portador, ya que solo las personas que aparezcan mencionadas en él pueden cobrarlo.

El endoso de un cheque es un procedimiento por el que el beneficiario original del cheque escribe el nombre de una tercera persona en el documento para que sea esta quien cobre el dinero.