1. Blog
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué son las pensiones SOVI?

¿Qué son las pensiones SOVI?

El SOVI, siglas con las que se conoce al Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez, fue el sistema de protección social precedente a la Seguridad Social. En este artículo, te contamos cómo funcionaba y quiénes pueden beneficiarse acutalmente de sus ayudas.

¿Qué son las pensiones SOVI?

10/2/2022

¿Sabes qué es el SOVI? ¿Conoces sus pensiones? Si has nacido después de la década de los 70, es probable que estas siglas no te suenen de nada, aunque tus abuelos probablemente sí las reconozcan.

La Seguridad Social es el sistema público con el que el Estado garantiza la protección social a los ciudadanos. A través de él, los ciudadanos pueden acceder a una serie de ayudas que les garantizan unos determinados ingresos en el momento de su jubilación o ante situaciones de maternidad e incapacidad, entre otros, así como a programas destinados a cubrir los gastos educativos y a una cobertura médica. 

Este sistema, ideado como un modelo unitario e integrado de protección social, se reguló en 1967. Antes de que se implementara, sin embargo, en nuestro país ya existían una serie de mecanismos destinados a ayudar a los trabajadores que se encontraran en caso de necesidad.

Entre estos instrumentos de protección, uno de los más importantes era el SOVI, siglas con las que se conoce al antiguo Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez, un mecanismo destinado a proteger a los ciudadanos que se encontrasen en estado de jubilación o invalidez. En este artículo, vamos a profundizar en este sistema que, pese a estar obsoleto, sigue beneficiando a un cierto número de personas. 

¿Qué es el SOVI?

De acuerdo a la definición recogida en la página web de la Seguridad Social, el Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez, conocido popularmente como SOVI, es un régimen residual que se aplica a aquellos trabajadores y sus derechohabientes que, reuniendo los requisitos exigidos por la legislación del extinguido régimen, no tengan derecho a pensión del actual Sistema de la Seguridad Social, con excepción de las pensiones de viudedad de las que sí puedan ser beneficiarios. 

Este sistema de protección social fue el precedente de lo que actualmente se conoce como Seguridad Social. Constituido en 1947 para ampliar la cobertura del antiguo Seguro de Vejez de 1939, que pasó a integrarse dentro de este nuevo mecanismo, el SOVI cubría situaciones de vejez e invalidez, así como el derecho a una pensión de viudedad para las mujeres de un trabajador fallecido que estuviera recibiendo una de sus ayudas. 

A pesar de que quedó obsoleto en 1967, tras la regulación de la Seguridad Social, el SOVI ha pervivido dentro del sistema actual, aunque sus prestaciones solo están disponibles para aquellos ciudadanos que hayan trabajado antes de 1967 y no pueden acceder a otro tipo de pensión. 

Actualmente, se calcula que en nuestro país todavía quedan en torno a 255.997 beneficiarios de estas pensiones, aunque esta incidencia se va reduciendo año tras año.

Tipos de pensiones SOVI

Dentro del paraguas del SOVI, cuyo ámbito de protección era mucho más reducido que el del sistema actual, podemos encontrar tan solo tres tipos de pensiones: de vejez, de invalidez y de viudedad.

    Pensión de vejez: es el equivalente a la actual pensión de jubilación. Para solicitarla, los trabajadores debían tener más de 65 años o, en caso de que accediese a esta ayuda por una incapacidad provocada por un accidente o enfermedad profesional, ser mayor de 60 años.

    Pensión de invalidez: es el equivalente a la actual pensión de incapacidad. Para solicitarla, los trabajadores tenían que tener más de 50 años y la incapacidad no podría derivar de un accidente laboral o enfermedad profesional indemnizables.

    Pensión de viudedad: en este antiguo sistema, la viuda de un trabajador beneficiario de una pensión SOVI tenía derecho a percibir la mitad de la prestación que recibía el trabajador fallecido, siempre y cuando fuese mayor de 65 años y estuviese incapacitada para trabajar.

¿Qué requisitos hay que cumplir para percibir una pensión del SOVI en la actualidad?

Pese a su obsolescencia, las implicaciones del SOVI todavía pueden verse en la actualidad, ya que aún quedan personas con derecho a percibir estas ayudas. Su incidencia, eso sí, ha ido reduciéndose con el paso de los años, y actualmente se calcula que solo quedan alrededor de 255.997 beneficiarios. 

Para poder cobrar las prestaciones del SOVI en la actualidad, el principal requisito es haber trabajado y cotizado antes de 1967. Además, los solicitantes no podrán haber trabajado o realizado cualquier otra actividad que posibilite su inclusión en cualquier régimen de la Seguridad Social ni percibir ninguna prestación del actual sistema, con excepción de las prestaciones por viudedad, de las que sí podrán ser beneficiarios.

En función de la prestación del SOVI que se quiera solicitar, se exigirán una serie de requisitos adicionales. En el caso de la pensión de vejez, los solicitantes deberán acreditar que tienen 1.800 días de cotización al SOVI, comprendidos entre 1940 y 1967, o que han estado afiliados con anterioridad al Régimen del Retiro Obrero, y que tienen más de 65 o 60 años, en el el supuesto de vejez por causa de incapacidad derivada de un accidente laboral.

En el caso de la pensión de invalidez, los trabajadores deberán acreditar una invalidez absoluta y permanente que les impida continuar con su profesión habitual y una cotización de un mínimo de 1.800 días al SOVI.

La causa de la incapacidad no podrá derivar de un accidente de trabajo o una enfermedad profesional indemnizable. Además, los trabajadores deberán tener más de 50 años, aunque esta edad se rebajará hasta los 30 en el caso de que la incapacidad provenga de una pérdida de visión, de una enajenación mental incurable, o de la pérdida total o parcial del movimiento o alguna de sus extremidades. 

En el caso de la pensión de viudedad, los requisitos variarán dependiendo de si el cónyuge ha fallecido antes o después de 1967 y de si era o no contribuyente del SOVI.

Si el cónyuge falleció después de 1967 y era un contribuyente del SOVI, los requisitos que se pedirán serán los mismos que para acceder a una pensión de viudedad por el régimen general. En cambio, si el cónyuge falleció antes de 1966 y era un contribuyente, el solicitante deberá tener cumplidos los 65 años en el momento de la defunción o, en su defecto, estar incapacitado para la realización de cualquier tipo de trabajo.

Además, el solicitante no podrá tener derecho a una prestación del SOVI por invalidez o vejez y deberá haberse casado con el fallecido al menos diez años antes del fallecimiento. 

Por el contrario, si el fallecido no era un pensionista del SOVI, para poder cobrar esta prestación será necesario que la defunción se haya producido a partir de 1956 y que haya estado afiliado al Retiro Obrero Obligatorio o, en su defecto, que haya cotizado 1.800 días al SOVI. El solicitante, por su parte, tendrá que cumplir con los requisitos exigidos para acceder a una prestación por la defunción de un cónyuge pensionista del SOVI que haya fallecido antes de 1967. 

    Vejez: ser mayor de 65 o 60 años. Haber cotizado 1.800 días al SOVI entre 1940 y 1967 o haber estado afiliados con anterioridad al Régimen del Retiro Obrero.

    Invalidez: tener una incapacidad absoluta producida por causas ajenas al ámbito laboral. Haber cumplido los 50 o 30 años, dependiendo de la causa de invalidez, y haber cotizado un mínimo de 1.800 días al SOVI.

    Viudedad: dependiendo de la modalidad, los solicitantes deberán cumplir con los mismos requisitos que para acceder a una pensión de viudedad por el régimen general actual o, en su defecto, haber cumplido los 65 años en el momento de la defunción, haberse casado con el fallecido diez años antes de su muerte y no tener derecho a otra prestación del SOVI.

A la hora de solicitar estas prestaciones, será necesario cumplir con una serie de plazos. En el caso de la pensión de vejez, la prestación se deberá solicitar en los treinta días posteriores al cumplimiento de los 65 años. En el caso de la pensión de invalidez, la solicitud tendrá que presentarse en el momento en el que se reconoce la incapacidad. Finalmente, en el caso de la pensión de viudedad, la ayuda deberá solicitarse antes de que se cumpla un año de la defunción del cónyuge. 

¿Cuál es la cuantía de las pensiones del SOVI?

Las pensiones SOVI otorgan a sus beneficiarios una prestación imprescriptible, vitalicia y de una cuantía fija, que será, eso sí, inferior a la que otorgan las pensiones recogidas en el actual sistema de la Seguridad Social.

Actualmente, el importe que pueden percibir es de 441,70 euros mensuales, abonados en catorce pagas (es decir, dispondrán también de dos pagas extraordinarias de igual importe), lo que equivale a 6.183,80 euros anuales.

Esta cifra, sin embargo, se reducirá hasta los 428,70 euros mensuales, es decir, 6.001,80 euros anuales, en el caso de aquellos pensionistas que disfruten de una prestación concurrente, como las prestaciones de viudedad de la Seguridad Social.

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre qué son las pensiones SOVI

El SOVI es un régimen residual que se aplica a aquellos trabajadores y sus derechohabientes que, reuniendo los requisitos exigidos por la legislación del extinguido régimen, no tengan derecho a pensión del actual Sistema de la Seguridad Social.

Dentro del paraguas del SOVI podemos encontrar tan solo tres tipos de pensiones: de vejez, de invalidez y de viudedad.

La pensión de vejez es el equivalente a la actual pensión de jubilación. Para solicitarla, los trabajadores debían tener más de 65 años o, en caso de que accediese a esta ayuda por una incapacidad provocada por un accidente o enfermedad profesional, tener más de 60 años.

La pensión de invalidez es el equivalente a la actual pensión de incapacidad. Para solicitarla, los trabajadores tenían que tener más de 50 años y la incapacidad no podría derivar de un accidente laboral o enfermedad profesional indemnizables. 

La pensión de viudedad era una prestación que concedía el SOVI a la viuda de un trabajador beneficiario de una de sus prestaciones, siempre y cuando fuese mayor de 65 años y estuviese incapacitada para trabajar. Su cuantía equivalía a la mitad de la prestación del fallecido.

Para poder cobrar las prestaciones del SOVI en la actualidad, el principal requisito es haber trabajado y cotizado antes de 1967. Además, los solicitantes no podrán haber trabajado o realizado cualquier otra actividad que posibilite su inclusión en cualquier régimen de la Seguridad Social ni percibir ninguna prestación del actual sistema, con excepción de las prestaciones por viudedad, de las que sí podrán ser beneficiarios.

Los solicitantes, a su vez, tendrán que cumplir con los requisitos específicos de cotización y edad de cada la prestación que quieren solicitar.

Para cobrar la pensión de vejez del SOVI es necesario ser mayor de 65 o 60 años y haber cotizado 1.800 días al SOVI entre 1940 y 1967 o haber estado afiliados con anterioridad al Régimen del Retiro Obrero.

Para cobrar la pensión de invalidez del SOVI es necesario tener una incapacidad absoluta producida por causas ajenas al ámbito laboral. Además, se deberá haber cumplido los 50 o 30 años, dependiendo de la causa de invalidez, y haber cotizado un mínimo de 1.800 días al SOVI.

Para cobrar la pensión de viudedad del SOVI los solicitantes deberán cumplir con los mismos requisitos que para acceder a una pensión de viudedad por el régimen general actual o, en su defecto, haber cumplido los 65 años en el momento de la defunción, haberse casado con el fallecido diez años antes de su muerte y no tener derecho a otra prestación del SOVI.

Las pensiones SOVI otorgan a sus beneficiarios una prestación imprescriptible, vitalicia y de una cuantía fija. Actualmente, su importe es de 441,70 euros mensuales, abonados en catorce pagas, aunque esta cifra desciende hasta los 428,70 euros mensuales cuando los pensionistas disfruten de una pensión concurrente de la Seguridad Social.