1. Blog
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué son las pensiones no contributivas?

¿Qué son las pensiones no contributivas?

Las pensiones contributivas no contributivas son prestaciones económicas que la Seguridad Social otorga a aquellos ciudadanos en situación de necesidad que no pueden acceder a las contributivas. En este artículo, te explicamos cuáles son sus tipos y requisitos.

Qué son las pensiones no contributivas

4/2/2022

¿Qué son las pensiones no contributivas? Cuando se piensa en las prestaciones de la Seguridad Social, es muy habitual asociarlas a los años de cotización que tenga el trabajador. Y no es para menos, considerando que las pensiones contributivas, es decir, aquellas vinculadas directamente con la cotización, engloban algunas de las prestaciones más conocidas, como la de jubilación, incapacidad o viudedad. 

Para algunos casos excepcionales, sin embargo, la Seguridad Social dispone de otra serie de ayudas con las que los ciudadanos que no cumplen con los requisitos para acceder a las prestaciones contributivas pueden beneficiarse.

Es lo que se conoce como pensiones no contributivas, unas prestaciones económicas que cubren situaciones de jubilación e invalidez y cuya concesión no está sujeta a los años de cotización. En este artículo, os vamos a explicar qué son y cuáles son los requisitos para solicitarlas. 

¿Qué son las pensiones no contributivas?

Según la definición que la Seguridad Social recoge en su propia página web, las pensiones no contributivas son prestaciones económicas que se reconocen a aquellos ciudadanos que se encuentren en una situación de necesidad protegible y carezcan de los recursos suficientes para su subsistencia.

Para recibir estas ayudas, no es necesario cumplir con un periodo mínimo de cotización, ya que están pensadas para aquellos trabajadores necesitados que no cumplen con las exigencias necesarias para acceder a las pensiones contributivas. 

Como resultado, podrán beneficiarse de ellas tanto aquellas personas que no hayan cotizado el tiempo mínimo de cotización de las prestaciones de nivel contributiva como aquellas que no hayan cotizado nunca, siempre y cuando se encuentren en una situación de necesidad. 

En términos monetarios, esta situación de necesidad se traduce en vivir con menos de 5.899,60 euros al año. No obstante, si el solicitante vive con otros familiares, se tendrá también en cuenta la suma de los ingresos de todos los miembros de la unidad familiar. 

En estos supuestos, se estipula que existirá una unidad económica de convivencia en todos los casos en los que el beneficiario conviva con otras personas con las que tenga una relación conyugal o un parentesco de consanguinidad o adopción de segundo grado, es decir, padres, abuelos, hijos, nietos y hermanos. 

La cuantía máxima de ingresos que se puede alcanzar en estos casos dependerá de dos factores: el número de convivientes y la convivencia con padres e hijos. 

Convivencia sólo con su cónyuge y/o parientes consanguíneos de segundo grado.

Convivencia con padres e hijos.

Estas pensiones están gestionadas por los órganos competentes de cada Comunidad Autónoma o, en el caso de Ceuta y Melilla, por las Direcciones provinciales del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO), y obtienen sus fondos de los Presupuestos Generales del Estado. 

Su cuantía, que siempre será menor que las contributivas, se calcula en base al número de beneficiarios que vivan en el mismo domicilio, a las rentas personales y, cuando corresponda, a las de su unidad económica de convivencia, no pudiendo ser en ningún caso inferior a la mínima del 25% o superior a la íntegra. Actualmente, se calcula que en nuestro país reciben estas ayudas 445.000 personas. 

¿Cuáles son las pensiones no contributivas?

Bajo el paraguas de las pensiones no contributivas, se protege a los ciudadanos en solo dos situaciones: la jubilación y la invalidez. 

Requisitos para solicitar una pensión no contributiva de jubilación

La pensión no contributiva de jubilación ofrece a todos los ciudadanos mayores de 65 años y en estado de necesidad una prestación económica, asistencia médico-farmacéutica gratuita y servicios sociales complementarios, cuando no cumplan con la cotización mínima para acceder a una pensión contributiva. 

Estas ayudas, que pueden solicitar tanto quienes no hayan cotizado nunca como quienes, aun habiendo cotizado, no hayan llegado al mínimo de 15 años exigido por las contributivas, están ligadas a una serie de requisitos relacionados con la edad, residencia e ingresos del solicitante. 

Como consecuencia, solo podrán beneficiarse de estas ayudas aquellos ciudadanos que residan o hayan residido durante un periodo mínimo de diez años, de los cuales dos deben ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud, en España, y que tengan 65 años o más. Además, no podrán superar los ingresos máximos exigidos, que, en el caso de las personas que viven solas, equivalen a 5.899,60 euros al año. 

  • Edad: 65 años o más.

  • Residencia: en España, o haber residido en el país un mínimo diez años, de los que dos deben ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud. 

  • Ingresos: deben vivir con menos de 5.899,60 euros al año. Si convive con otros convivientes con los que exista una relación conyugal o consanguinidad de segundo grado, se tendrá también en cuenta la suma de las rentas o ingresos anuales de todos los miembros de su unidad económica.

Requisitos para solicitar una pensión no contributiva de invalidez

La pensión no contributiva de invalidez ofrece a todos los ciudadanos en situación de invalidez y en estado de necesidad una prestación económica, asistencia médico-farmacéutica gratuita y servicios sociales complementarios, cuando no cumplan con la cotización mínima para acceder a una pensión contributiva. 

Estas ayudas, que pueden solicitar tanto quienes no hayan cotizado nunca como quienes, aun habiendo cotizado, no hayan llegado al mínimo de 15 años exigido por las contributivas, están ligadas a una serie de requisitos relacionados con la edad, residencia, discapacidad e ingresos del solicitante. 

De este modo, solo podrán beneficiarse de estas prestaciones aquellas personas que residan o hayan residido durante un periodo mínimo de cinco años, de los que dos deben ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la solicitud, en España, que tengan entre 18 y 65 años y tengan un grado de discapacidad igual o superior al 65%. Además, no podrán superar los ingresos máximos exigidos, que, en el caso de las personas que viven solas, equivalen a 5.899,60 euros anuales.

  • Edad: entre 18 y 65 años.

  • Residencia: en España, o haber residido en el país al menos cinco años, de los que dos deben ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud. 

  • Discapacidad: igual o superior al 65%.

  • Ingresos: deben vivir con menos de 5.899,60 euros anuales. Si convive con otros convivientes con los que exista una relación conyugal o consanguinidad de segundo grado, se tendrá también en cuenta la suma de las rentas o ingresos anuales de todos los miembros de su unidad económica.

¿Cuál es la cuantía de las pensiones no contributivas en 2022?

Tal y como estipulan los Presupuestos Generales del Estado para este 2022, este año la cuantía de las pensiones no contributivas se ha incrementado. Desde el pasado 1 de enero, estas prestaciones han experimentado un crecimiento del 3%, alcanzando un importe anual de 5.899,60 euros. O lo que es lo mismo: 421,406 euros al mes.

Esta será la cuantía máxima a la que podrán acceder aquellos ciudadanos que tienen derecho a la pensión íntegra. En el caso de los que solo tienen derecho a un 25% de la prestación, es decir, a la cuantía mínima, el importe que recibirán este año será de 105,35 euros mensuales. Es decir: 1.474,90 euros al año. 

Las personas con un grado de incapacidad superior al 80% que, como consecuencia, tengan derecho a un incremento del 50% de su pensión, recibirán una prestación de 632,10 euros al mes, es decir, 8.849,40 euros anuales.

Finalmente, si en la unidad familiar conviven dos beneficiarios de la misma pensión, el importe para cada una de ellas será de 358,19 euros al mes (5.014,66 euros anuales), una cifra que aumentará hasta los 337,12 euros mensuales (4.719,68 euros anuales) si en la unidad familiar hay tres o más beneficiarios de la misma prestación.

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre las pensiones no contributivas

Las pensiones no contributivas son prestaciones económicas que se reconocen a aquellos ciudadanos que se encuentren en una situación de necesidad protegible y carezcan de los recursos suficientes para su subsistencia, aun cuando no hayan cotizado nunca.

No. Las pensiones no contributivas son prestaciones que se otorgan a aquellos ciudadanos en situación de necesidad que no hayan cotizado nunca o no alcancen el tiempo mínimo exigido para beneficiarse de las pensiones contributivas.

Para poder beneficiarse de las pensiones no contributivas, los solicitantes deben vivir con menos de 5.899,60 euros al año. Si el solicitante vive con otros familiares, no obstante, se tendrá también en cuenta la suma de los ingresos de todos los miembros de la unidad familiar.

Dentro de las pensiones no contributivas, existen solo dos tipos: las de jubilación y las de incapacidad.

Para solicitar una pensión no contributiva de jubilación, se deberán cumplir con estos requisitos:

  • Tener años o más.

  • Residir en España, o haber residido en el país diez años, de los que dos deben ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud. 

  • Vivir con menos de 5.899,60 euros al año. Esta cifra aumenta si en la unidad familiar hay convivientes con una relación matrimonial o lazos sanguíneos de segundo grado.

Para solicitar una pensión no contributiva de invalidez, es necesario cumplir con los siguientes requisitos:

  • Tener entre 18 y 65 años.

  • Residir en España, o haber residido en el país cinco años, de los que dos deben ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud. 

  • Tener un grado de discapacidad igual o superior al 65%.

  • Vivir con menos de 5.899,60 euros anuales. Si convive con otros convivientes con los que exista una relación conyugal o consanguinidad de segundo grado, esta cuantía aumenta.

En 2022, las pensiones no contributivas, tanto de jubilación o invalidez, tendrán una cuantía máxima de 5.899,60 euros, es decir, 421,406 euros al mes. La cuantía mínima, por su parte, será de 105,35 euros mensuales (1.474,90 euros al año).

¿QUÉ MÁS PODEMOS OFRECERTE?

Nuestros servicios para un mejor bienestar económico