1. Blog
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué son los Microcréditos?

¿Qué son los Microcréditos?

¿Has sufrido un imprevisto financiero y necesitas dinero de forma urgente? ¿Tienes problemas para acceder a los sistemas de financiación que ofrecen los bancos? Si estás en alguna de estas situaciones, los microcréditos pueden ser la alternativa que necesitas para solventar tus problemas.

¿Qué son los microcréditos?

5/1/2022

¿Qué son los microcréditos? Cada vez son más las personas y empresas que recurren a este método de financiación para llevar a cabo sus proyectos o solventar algún imprevisto económico. Los microcréditos son una alternativa a los préstamos tradicionales pensada, inicialmente, para aquellas personas con poco recursos económicos que tienen dificultades para acceder a los sistemas de financiación clásicos, ya sea por sus deudas pendientes o por la falta de avales, ingresos o garantías.

Esta forma de financiación se caracteriza por ofrecer pequeñas cantidades de dinero y por no requerir garantías de devolución. A lo largo de la última década, la popularidad de este tipo de créditos ha ido en aumento, hasta consolidarse como una opción de financiación para las familias y las pequeñas empresas. Según los datos del 'Microfinance in Europe: Survey Report’, un estudio sobre el sector financiero europeo elaborado por la European Microfinance Network, en 2020 se concedieron en Europa unos 1.200 millones de microcréditos, por un valor total de 3.700 millones de dólares, siendo las mujeres, los jóvenes y las personas que habitan en el mundo rural los principales beneficiarios. 

Esta evolución no es ajena a España. En nuestro país, la pandemia del coronavirus ha propiciado que cada vez sean más quienes recurren a estos métodos de financiación. Por poner un ejemplo, solo en 2020 Microbank, el banco social de Caixabank, concedió 100.095 microcréditos por un importe total de 746,6 millones de euros, lo que supuso un incremento del 21% respecto a las cifras del ejercicio anterior. 

Pero ¿cómo funcionan exactamente los microcréditos? ¿En qué se diferencian de los métodos de financiación tradicionales?  En este artículo, vamos a intentar dar respuesta a todas estas preguntas para ayudarte a encontrar la financiación que más se ajuste a tus intereses. 

¿Qué son los microcréditos?

Los microcréditos son préstamos de pequeñas cantidades de dinero que deben amortizarse en un corto periodo de tiempo y que exigen menos requisitos que los créditos tradicionales. Por norma general, este tipo de préstamos suelen contratarse de forma online y cuentan con un proceso de solicitud mucho más rápido y sencillo que el de los métodos de financiación tradicionales para que el cliente disponga del dinero cuanto antes. Además, no suelen exigir aval, garantías o nóminas, por lo que los usuarios con un mal perfil económico también pueden acceder a ellos.

Los micropréstamos suelen emplearse para financiar un proyecto o para solventar imprevistos financieros. Este método de financiación surgió por primera vez en 1974, cuando el economista y emprendedor social Muhammad Yunus adoptó el término como una propuesta para combatir la pobreza de Bangladesh, su país natal. Aquel año, Yunus prestó dinero por valor de aproximadamente unos 27 dólares a un grupo de 42 mujeres que necesitaba financiación para desarrollar sus trabajos artesanales. 

La entrega y posterior devolución de este dinero dio lugar al primer microcrédito de la historia. Tras este primer acercamiento, Yunus fundó el Banco Grameen, una institución financiera concebida para conceder pequeños préstamos a las personas con menos recursos sin pedir garantías a cambio.

¿En qué se diferencia un microcrédito de un préstamo tradicional?

Al igual que los préstamos tradicionales, los microcréditos conllevan la obligación de amortizar el importe concedido dentro de los plazos de devolución que se hayan establecido en el contrato. Sin embargo, entre estos dos tipos de productos financieros podemos encontrar tres grandes diferencias: el importe, los requisitos y los tipos de interés.

  1. El importe: tal y como indica su propio nombre, las cantidades que podemos conseguir con un microcrédito son mucho más bajas que las que nos pueden prestar por un crédito tradicional. Por lo general, el importe que suelen otorgar estos créditos es de en torno a los 1.000 euros, aunque hay casos en los que esta cifra aumenta. 

  2. Los requisitos: otra gran diferencia entre los créditos tradicionales y los microcréditos son los requisitos que se deben cumplir para firmar el contrato. Generalmente, para solicitar un préstamo personal suele ser necesario que aportemos documentación que acredite nuestros ingresos, un aval o una garantía, mientras que la gran mayoría de microcréditos pueden contratarse sin contar con un avalista y, dependiendo de la cantidad que se vaya a solicitar, sin remitir las nóminas.

  3. Los tipos de interés: los créditos tradicionales y los microcréditos también difieren en los tipos de interés que aplican. Y es que a pesar de estar enfocados a clientes con pocos recursos, actualmente los microcréditos aplican unos tipos de interés más altos que los de los préstamos tradicionales, por lo que antes de contratar uno debemos fijarnos bien en los costes que tendríamos que asumir para evitar posibles problemas.  

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de los microcréditos?

Los microcréditos pueden suponer una solución para aquellas personas que necesitan dinero rápido para solucionar un imprevisto económico. Este tipo de productos cuentan con la ventaja de tener un proceso de solicitud rápido y sencillo que, generalmente, puede realizarse de manera completamente online y en el acto, lo que nos permite ahorrarnos tiempo en los trámites de oficina.

Asimismo, no suelen exigir grandes requisitos: generalmente, para solicitar un microcrédito, tan solo es necesario ser mayor de edad y disponer de un teléfono móvil y una cuenta bancaria, aunque en algunos casos, cuando las cantidades prestadas superan los 500 euros, pueden llegar a exigirnos que aportemos la nómina

Al solicitar un microcrédito, los clientes no necesitan especificar el motivo por el que necesitan el dinero.  El proceso de contratación es rápido, lo que permite que los usuarios disfruten del dinero en un tiempo muy reducido: en muchos casos, de hecho, el importe solicitado llega a su cuenta corriente en un plazo de menos de 24 horas, por lo que podrán resolver todos sus imprevistos financieros cuanto antes. Además, dado el auge del mercado y el consecuente aumento de la competencia, cada vez son más las entidades bancarias que ofrecen el primer microcrédito de forma completamente gratuita, es decir, sin aplicar intereses o comisiones. 

Sin embargo, y a pesar de las facilidades que ofrecen para contratarlos, los microcréditos cuentan con la gran desventaja de aplicar unos tipos de interés elevados para protegerse ante posibles riesgos de impago.

Este tipo de préstamos, a su vez, deben devolverse en plazos muy cortos, generalmente en tan solo unos meses, y aunque ofrecen la posibilidad de solicitar una prórroga en caso de que tengamos dificultades para asumir el pago, al ampliar las fechas nos cargarán unos costes muy elevados.

Así, por cada día que nos retrasemos por el pago, la entidad nos aplicará un tipo de interés, que normalmente se encuentra en torno al 1% diario (aunque esta cifra puede variar en función de cada institución). En caso de que no cumplamos con los plazos y no avisemos a la entidad, además, estos intereses aumentan.

Contratar microcréditos implica, a su vez, un riesgo de sobreendeudamiento. Dada la facilidad para obtener estos productos, puede darse el caso de que nos veamos envueltos en una espiral de deudas y que utilicemos este tipo de créditos para solventar las obligaciones pendientes con otras instituciones.

Por ello, es importante que antes de contratar un microcrédito revisemos bien las condiciones y tengamos en cuenta tanto nuestra propia capacidad de devolución como nuestros intereses para evitar pedir más dinero que el que necesitamos realmente. 

¿Qué entidades ofrecen microcréditos?

Dada la popularidad de los microcréditos, cada vez hay más entidades financieras que ofrecen este tipo de productos. Estas son algunas de las más destacadas:

  • Cofidis: además de ofrecer préstamos de hasta 60.000 euros, la entidad también otorga microcréditos rápidos de entre 500 y 4.000 euros a devolver en un plazo de entre 14 y 43 meses. 

  • Cashper: ofrece microcréditos de hasta 600 euros a devolver en un plazo de quince a treinta días.  

  • Vivus: concede micropréstamos de hasta 1.400 euros a devolver en un plazo de siete a treinta días.

  • Moneyman: acepta solicitudes de micropréstamos por un importe de hasta 1.500 euros y a devolver en un plazo de entre uno y cuatro meses. 

  • Welp: la entidad concede microcréditos de hasta 7.500 euros con un plazo de devolución de entre uno y 48 meses.

¿QUÉ MÁS PODEMOS OFRECERTE?

Nuestros servicios para un mejor bienestar económico