1. Blog
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué son los préstamos BEI?

¿Qué son los préstamos BEI?

El BEI es el organismo financiero de la Unión Europea y la mayor institución financiera multilateral del mundo. Anualmente, este organismo otorga préstamos de entre 60.000 y 70.000 millones de euros para fomentar el desarrollo de proyectos relacionados con los objetivos de la UE. En este artículo, te contamos cuáles son sus funciones y estructura y te explicamos cómo puedes conseguir uno de sus créditos.

¿Qué son los préstamos BEI?

26/1/2022

¿Has oído hablar alguna vez de los préstamos BEI? A pesar de que este nombre tal vez no sea especialmente conocido entre el grueso de la población, estos créditos conceden entre 60.000 y 70.000 millones de euros anuales y son una de las formas de financiación más importantes del mundo. 

El BEI, siglas con las que se conoce al Banco Europeo de Inversiones, es el banco de inversiones a largo plazo de la Unión Europea. Se trata de una institución financiera con personalidad jurídica propia cuyo objetivo es financiar proyectos relacionados con los objetivos de la UE y potenciar la integración, el desarrollo equilibrado y la cohesión económica y social de los estados miembros.

El BEI es el principal accionista del Fondo Europeo de Inversiones (FEI), que otorga financiación a las pequeñas y medianas empresas mediante capital riesgo e instrumentos de financiación de riesgo. Junto a él, constituye el Grupo BEI, un organismo creado para subsanar el gran déficit de inversión existente al dispensar a los inversores de una parte del riesgo inherente a los proyectos.

Desde el año de su fundación, el BEI ha invertido más de un billón de dólares, convirtiéndose en la mayor institución financiera multilateral del mundo. Actualmente, colabora con más de 160 países de dentro y fuera de la Unión Europea. En este artículo, os contamos qué es el Banco Europeo de Inversiones, cuáles son sus funciones y cómo son los préstamos que ofrece. 

¿Qué es el BEI?

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) es el organismo financiero de la Unión Europea y la mayor institución financiera multilateral del mundo. Creado en 1958 en Bruselas, a raíz del Tratado de Roma, y con sede en Luxemburgo desde 1968, esta institución se caracteriza por tener personalidad jurídica propia y por tener como accionistas a los 27 estados de la Unión Europea, cuyos intereses representa.

La función del BEI es financiar proyectos que contribuyan a cumplir los propósitos de la Unión Europea, tanto dentro como fuera de ella, a través de cuatro grandes líneas de actuación: la concesión de préstamos a largo plazo, de garantías, de inversiones de capital y de asesoramiento. Además, también permite combinar su financiación con otras inversiones.

    Préstamos: el BEI otorga créditos directos e indirectos al sector público y privado para financiar proyectos que respalden las políticas de la Unión Europea y contribuyan a cumplir sus objetivos. 

    Concesión de garantías: el BEI ofrece una amplia variedad de instrumentos de garantía para cubrir riesgos. Estas garantías ofrecen financiación adicional para las pequeñas y medianas empresas, así como para las compañías de mediana capitalización, para poder cubrir una parte de las posibles pérdidas de los préstamos. En algunos casos, además, el Banco cubre las pérdidas de un proyecto con el objetivo de desbloquear nuevas inversiones.

    Inversiones de capital: el BEI ofrece financiación de capital invirtiendo o co-invirtiendo con fondos centrados en la infraestructura, el medio ambiente, las pequeñas y medianas empresas y las corporaciones de tamaño medio. En algunos casos, el Banco también aporta financiación directa de cuasi-capital para apoyar a las compañías innovadoras que necesitan financiación para crecer.

    Asesoramiento: el BEI ofrece una amplia variedad de servicios de asesoramiento para poder llevar a cabo proyectos de inversión tanto dentro como fuera de la Unión Europea. 

El Banco Europeo de Inversiones tiene el objetivo de contribuir al desarrollo equilibrado y estable del mercado interior en interés de la UE y de promover la cohesión económica, territorial y social de los países miembros. Para ello, facilita la financiación de iniciativas que promuevan:

  • El desarrollo de las regiones menos avanzadas.

  • Intereses comunes a varios Estados miembros.

  • La modernización y reconversión de empresas, así como la creación de nuevas actividades que no puedan ser completamente financiadas por los medios existentes en cada uno de los países de la UE.

Los ejes de actuación del BEI son el clima y el medio ambiente, el desarrollo, la innovación y las capacidades, las pequeñas empresas, la infraestructura y, finalmente, la cohesión. 

Para cumplir sus objetivos, el Banco recurre a recursos propios, que son los que le aportan todos los Estados Miembros en función de su peso económico, y a los mercados de capitales, donde consigue la mayor parte de sus recursos gracias a la emisión de obligaciones. 

Actualmente, el Banco Europeo de Inversiones apoya las políticas de la Unión Europea en más de 140 países repartidos por todo el mundo. 

¿Cómo funciona el Banco Europeo de Inversiones? 

El BEI tiene personalidad jurídica propia y es una institución autónoma dentro de la estructura institucional de la Unión Europea. Aun así, colabora estrechamente con otros organismos de la UE para fomentar la integración europea.

El Banco Europeo de Inversiones está administrado y dirigido por un Consejo de Gobernadores, un Consejo de Administración y un Comité de Dirección. Además, cuenta con un Comité de Vigilancia que se encarga de verificar sus operaciones.

    Consejo de Gobernadores: está compuesto por los ministros que designan los estados miembros. Se trata del órgano que establece las directrices generales de la política crediticia del Banco y que vela por su ejecución. Además, es quien se encarga de nombrar a los miembros del Comité de Vigilancia, del Consejo de Administración y del Comité de Dirección. 

    Consejo de Administración: está compuesto por 28 administradores y 31 administradores suplentes. Los administradores son elegidos por el Consejo de Gobernadores (cada Estado nombre a uno) por un periodo de cinco años. Se encarga de decidir sobre la concesión de financiación, la concesión de empréstitos y sobre los tipos de interés de los préstamos concedidos, así como las comisiones y tasas.

    Comité de Dirección: está compuesto por un presidente y ocho vicepresidentes nombrados para un período de seis años por el Consejo de Gobernadores. Es el organismo que se encarga de gestionar los asuntos de administración cotidiana del Banco.

    Comité de Vigilancia: está compuesto por seis miembros nombrados por el Consejo de Gobernadores. Se encarga de comprobar anualmente la regularidad de las operaciones y de los libros del Banco, analizando si las operaciones se han realizado de acuerdo a los trámites y procedimientos establecidos en sus Estatutos y reglamento interno. 

¿Cómo son los préstamos BEI?

Entre las opciones de financiación que ofrece el Banco Europeo de Inversiones, los préstamos son una de las más destacadas, ya que supone un 90% de su compromiso financiero.

Estos créditos se otorgan tanto al sector público como al privado, y tienen el objetivo de apoyar el crecimiento de nuevas empresas, así como fomentar la creación de empleo y el desarrollo de pequeñas y medianas compañías. Para que se concedan, eso sí, deben estar en consonancia con los principios del Banco y contribuir a desarrollar los principios de la Unión Europea. 

Los préstamos del BEI se caracterizan por ofrecer unas condiciones de mercado ventajosas, con unos plazos de devolución que se ajustan a la vida del proyecto y que, en algunos casos, pueden alcanzar los 30 años, y por cubrir hasta el 50% del coste del proyecto. Además, pueden combinarse con otros instrumentos de financiación. 

Tipos de préstamos

Podemos separar los préstamos del Banco Europeo de Inversiones en dos tipos: directos e indirectos.

Préstamos directos

Son los que otorga directamente el BEI, negociando directamente con el promotor del proyecto.

Estos créditos suelen estar destinados a proyectos que necesitan una gran inversión, generalmente superior a los 25 millones de euros.

En estos casos, el BEI ofrece créditos que cubren el 50% del coste del proyecto y que tienen unos tipos de interés más competitivos que los del mercado. Su plazo de devolución se ajusta a la vida del proyecto y, aunque generalmente oscile entre los cinco y los 20 años, puede llegar a alcanzar los 30 años de margen.

Se entregan tanto al sector público, para que financie proyectos y programas relacionados con los principios del BEI, como al sector privado, estando abierto tanto para empresas empresas y grupos como para compañías de mediana capitalización y las entidades de propósito especial (también conocidas como vehículo de propósito especial).

Préstamos Indirectos

Son los créditos que se otorgan a proyectos con necesidades de financiación más bajas.

En estos casos, el BEI ofrece sus préstamos a través de otras instituciones financieras, como las entidades bancarias o los bancos públicos, como el ICO, que actúan como un intermediario entre el Banco y el prestatario.

Dicho de otro modo: el BEI otorga líneas de crédito a instituciones bancarias tanto públicas como privadas para que estas, a su vez, se lo otorguen a los destinatarios finales.

Este modo de financiación está principalmente enfocado a las pequeñas y medianas empresas, aunque las instituciones públicas y las compañías de gran tamaño también pueden beneficiarse de él.

Generalmente, los préstamos tienen un plazo de devolución muy amplio, en consonancias con la vida económica del proyecto, y ofrecen un importe máximo de 12,5 millones de euros.

¿Quién puede solicitar un préstamo del Banco Europeo de Inversiones? 

Para solicitar un préstamo BEI, es necesario que el proyecto que se quiera financiar esté relacionado con los principios del Banco y con los objetivos de la Unión Europea.

Los créditos del BEI están abiertos tanto para el sector público como privado. Pueden acceder a él tanto las empresas de pequeño y mediano tamaño como aquellas de gran tamaño, así como las que tienen una capitalización mediana.

Además, también pueden beneficiarse de ella las instituciones y organismos públicos y las entidades de propósito especial, siempre y cuando sus proyectos se alineen con los objetivos del BEI. 

¿Cómo solicitar un préstamo BEI? ¿Qué bancos otorgan préstamos BEI en España?

Los préstamos del BEI pueden ser directos o indirectos. En caso de que un usuario tenga un proyecto que crea que puede contribuir a desarrollar los objetivos de la UE y quiera conseguir financiación de forma directa del Banco, sin pasar por intermediarios, podrá ponerse en contacto con el BEI a través de un correo electrónico, de sus oficinas o de su formulario web.

A la hora de hacer su solicitud, deberá aportar la máxima información posible sobre su proyecto y sus necesidades bancarias para que el BEI pueda valorar la iniciativa y comprobar si se ajusta a sus objetivos de crédito y si tiene un plan de negocio bien elaborado. 

Los préstamos directos del BEI están abiertos a proyectos con necesidades de financiación superiores a los 25 millones de euros. En caso de que el proyecto necesite una inversión más pequeña, deberá optar a los préstamos indirectos del Banco Europeo de Inversiones, para lo que tendrá que ponerse en contacto con alguno de los bancos que actúan como intermediarios y presentar ahí su solicitud.

En este documento puedes consultar cuáles son las entidades bancarias con las que colabora el BEI. Algunas de las entidades más destacadas del documento son:

    Banco Santander: el BEI colabora con el Banco Santander para ofrecer líneas de financiación a autónomos y empresas de hasta 3.000 empleados, con las que podrán obtener hasta 12,5 millones de euros para financiar la totalidad del proyecto. Estas líneas permiten financiar la adquisición de activos productivos, la inversión en activos intangibles y la liquidez que necesita diariamente la compañía.

    BBVA: el BBVA es otro de los bancos que colabora con el BEI. En este caso, la entidad ofrece préstamos a autónomos, pequeñas y medianas empresas y empresas de mediana capitalización con menos de 3.000 trabajadores. Estos créditos permiten financiar la adquisición de activos tangibles e intangibles y las necesidades de capital circulante a medio y largo plazo ligadas al ciclo productivo de la empresa. Su importe máximo es de hasta 25 millones de euros, en el caso de los proyectos de inversión de 25 a 50 millones, o de 12,5 millones, en el caso de los proyectos de inversión de hasta 25 millones de euros.

    Caixabank: la línea de financiación que ofrece el BEI con Caixabank otorga préstamos de hasta 25.000 euros a autónomos y microempresas con menos de 10 empleados y una facturación inferior a los dos millones anuales. Estos créditos pueden utilizarse para financiar tanto activos tangibles como intangibles.

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS

Respuestas a las preguntas más habituales sobre los préstamos BEI

El BEI, siglas con las que se conoce al Banco Europeo de Inversiones, es el organismo financiero de la Unión Europea y la mayor institución financiera multilateral del mundo. Creado en 1958 en Bruselas, esta institución se encarga de financiar proyectos que contribuyan a cumplir los propósitos de la Unión Europea, tanto dentro como fuera de ella.

El BEI se encarga de financiar proyectos relacionados con los objetivos de la UE ofreciendo:

  • Préstamos

  • Garantías

  • Inversiones de capital

  • Asesoramiento

El BEI tiene el objetivo de contribuir al desarrollo equilibrado y estable del mercado interior en interés de la UE y de promover la cohesión económica, territorial y social de los países miembros.

Los ejes de actuación del BEI son el clima y el medio ambiente, el desarrollo, la innovación y las capacidades, las pequeñas empresas, la infraestructura y, finalmente, la cohesión. 

El BEI tiene personalidad jurídica propia y es una institución autónoma dentro de la estructura institucional de la Unión Europea, aunque colabora estrechamente con otros organismos europeos.

El Banco está administrado y dirigido por un Consejo de Gobernadores, un Consejo de Administración y un Comité de Dirección. Además, cuenta con un Comité de Vigilancia que se encarga de verificar sus operaciones.

El BEI ofrece préstamos tanto al sector público como al privado con el objetivo de apoyar el crecimiento de nuevas empresas, así como fomentar la creación de empleo y el desarrollo de pequeñas y medianas compañías.

Estos créditos deben estar en consonancia con los principios del Banco y contribuir a desarrollar los principios de la Unión Europea y se caracterizan por ofrecer unas condiciones más ventajosas que otros productos semejantes del mercado, con plazos de devolución más amplios y grandes importes.

Los préstamos del BEI pueden ser de dos tipos:

  • Directos: son los que el BEI negocia directamente con el promotor y están destinados a proyectos que necesitan una gran inversión, generalmente superior a los 25 millones de euros. En estos casos, los créditos pueden llegar a cubrir un 50% del coste del proyecto.

  • Indirectos: son los créditos que se otorgan a proyectos con necesidades de financiación más bajas. El BEI otorga líneas de crédito a instituciones bancarias tanto públicas como privadas para que estas, a su vez, se lo otorguen a los destinatarios finales. Estos créditos ofrecen un importe máximo de 12,5 millones de euros.

Los usuarios que tengan un proyecto relacionado con los objetivos de la UE y necesiten una financiación superior a los 25 millones de euros, pueden solicitar préstamos directos del BEI poniéndose en contacto con la entidad a través de un correo electrónico, de sus oficinas o de su formulario web.

Aquellos que tengan proyectos con necesidades de financiación inferiores a los 25 millones de euros, deberán optar por los préstamos indirectos del BEI. Para ello, tendrán que acudir a alguna de las entidades bancarias que actúan como intermediarios y presentar ahí su solicitud.

En este documento puedes consultar cuáles son las entidades bancarias con las que colabora el BEI. Algunos de los bancos más destacados del listado, no obstante, son el Banco Santander, el BBVA y Caixabank.