1. Blog de préstamos y finanzas personales
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué son los préstamos de capital privado?

¿Qué son los préstamos de capital privado?

¿Necesitas financiación pero los bancos rechazan tus solicitudes de crédito? Conoce los préstamos de capital privado y averigua cómo puedes conseguir dinero al margen de los bancos.

¿Qué son los préstamos de capital privado?

12/11/2021

¿Qué son los préstamos de capital privado? Cuando necesitamos dinero para desarrollar un proyecto o salir de un imprevisto económico, lo primero que solemos hacer es consultar la cartera de productos que ofrecen los bancos y entidades financieras en busca de un préstamo que encaje con nuestros intereses. Conseguir un crédito puede ser, sin embargo, algo complicado. Tras la gran crisis económica de 2008, muchos bancos e instituciones financieras han redoblado sus condiciones para contratar préstamos con el objetivo de reducir riesgos, lo que ha complicado el acceso a las líneas de crédito. Como consecuencia, tanto particulares como empresas pueden verse en la desagradable tesitura de no conseguir financiación porque la banca rechaza sus solicitudes, con todo lo que esto conlleva.

En este sentido, los préstamos de capital privado se presentan como una buena alternativa a los créditos tradicionales para obtener la financiación que necesitamos para desarrollar nuestros proyectos personales. Este tipo de productos, que cada vez están ganando más terreno dentro del sector, nos ofrecen la opción de conseguir el dinero de manera más rápida y sencilla que con los bancos tradicionales. Pero ¿cómo funcionan y en qué consisten? 

¿Qué son los préstamos de capital privado?

Los préstamos de capital privado son aquellos que otorgan las entidades privadas, ya sean particulares o compañías, al margen de la banca tradicional. Es decir: son aquellos que vienen dados por prestamistas independientes que buscan una cierta rentabilidad. 

Este tipo de créditos son una fuente de financiación tanto para empresas como para autónomos y particulares, y se caracterizan por ofrecer unas condiciones menos estrictas y una mayor flexibilidad que los préstamos tradicionales. 

Al igual que los créditos que ofrecen los bancos y entidades clásicas, los préstamos de capital privado tienen varias finalidades, y pueden utilizarse tanto para adquirir un nuevo coche o vivienda como para acometer reformas o desarrollar un proyecto empresarial. Los requisitos para solicitarlos varían dependiendo de la institución con la que queramos firmar el contrato, pero, por lo general, se exige que se cuente con un aval, generalmente hipotecario, que sirva como garantía en caso de impago. Además, también se debe pasar un estudio de solvencia. 

¿En qué se diferencian de los créditos tradicionales?

Los préstamos de capital privado y los tradicionales son productos financieros muy semejantes, pero con un par de particularidades que los distinguen. La principal diferencia entre ambos productos la encontramos en el prestamista: mientras que en los créditos tradicionales el dinero lo conceden los bancos y entidades bancarias, en los de capital privado este procede de empresas y particulares que buscan beneficios en forma de intereses. Es decir: unos se consiguen a través de los bancos y organismos que dependen directa o indirectamente de la administración, y otros por instituciones privadas que, pese a regirse a la normativa y actuar dentro del margen de la legalidad, no dependen de estos organismos. 

Además del prestatario, otra diferencia la encontramos en los requisitos que nos exigen para conseguir un crédito. A pesar de que las condiciones de cada préstamo las fijará, en cualquiera de los dos casos, la entidad con la que queramos firmar el contrato y de que tendremos que pasar un estudio de solvencia para contratar cualquiera de los dos productos, los créditos de capital privado suelen exigir menos documentación y requerimientos que los tradicionales. No obstante, una condición común para la mayoría de préstamos de capital privado es un aval que sirva como garantía en caso de impago. Este aval tiene que estar libre de cargas y, por lo general, debe ser un inmueble o propiedad.   

Dado que los créditos de capital privado suelen pedir menos documentación, los trámites suelen ser mucho más rápidos que los de los créditos tradicionales, lo que nos permitirá disfrutar del dinero cuanto antes. Además, el importe máximo que podemos solicitar suele ser mayor que el de los créditos tradicionales y el periodo de devolución puede llegar a alcanzar los 20 años. 

Los préstamos de capital privado son más flexibles con los clientes que tienen deudas pendientes que los préstamos tradicionales. Estar en un fichero de morosos como la ASNEF suele ser un motivo suficiente para que los bancos tradicionales rechacen nuestras solicitudes, pero para las compañías que ofrecen créditos de capital privado no siempre es un inconveniente. 

Estos préstamos, sin embargo, suelen tener unos tipos de interés más altos que los de los créditos tradicionales, por lo que, antes de firmar el contrato tendremos que asegurarnos de que podemos hacer frente a estos costes y estudiar a fondo las condiciones.  

¿Cuáles son las ventajas de los préstamos de capital privado?

Como decíamos, los préstamos de capital privado y los tradicionales son productos muy semejantes. Aun así, esta alternativa ofrece una serie de ventajas que pueden sernos muy útiles a la hora de conseguir financiación.

Una de ellas es la rapidez. Al exigir menos documentación, los trámites de capital privado son mucho más fáciles de resolver que los tradicionales, lo que nos permitirá obtener el dinero que necesitamos mucho antes. Además, tanto el importe como el plazo de devolución máximos de este tipo de préstamos suele ser bastante altos, por lo que podremos conseguir la financiación necesaria para desarrollar una amplia variedad de proyectos. 

Los préstamos de capital privado tienen unos requisitos menos exigentes que los tradicionales. Las compañías que ofrecen este tipo de créditos suelen estudiar solicitudes de clientes con deudas pendientes que formen parte en la ASNEF. No obstante, para que acepten nuestro caso, es necesario que contemos con un aval hipotecario y libre de cargas que sirva como garantía en caso de impago y que superemos un estudio de solvencia. 

¿Qué requisitos debo cumplir para solicitar un crédito de capital privado?

Los requisitos para contratar cualquier producto financiero dependen de cada entidad, que decidirá sus condiciones de contratación en función de sus intereses. No obstante, existen una serie de requisitos básicos que podemos encontrar en prácticamente cualquier institución que ofrezca préstamos de capital privado. 

Así, para solicitar un crédito de capital privado es necesario que seamos mayores de edad, contemos con un aval hipotecario sin gastos que podamos usar como garantía en caso de impago y contar con los ingresos suficientes como para superar un estudio de solvencia que acredite que tenemos capacidad para devolver el préstamo y todos los intereses que se le apliquen. 

¿QUÉ MÁS PODEMOS OFRECERTE?

Nuestros servicios para un mejor bienestar económico