1. Blog de préstamos y finanzas personales
  2. Información Financiera
  3. ¿Qué son los préstamos verdes?

¿Qué son los préstamos verdes?

¿Quieres desarrollar un proyecto sostenible pero necesitas financiación? Descubre qué son los préstamos verdes y consigue el dinero que necesitas para reformar energéticamente tu vivienda, comprar un coche eléctrico o adquirir electrodoméstico ecológicos.

Prestamos verdes

15/10/2021

La lucha contra el cambio climático es uno de los grandes retos del siglo XXI. Pese a los escépticos, cada vez es más evidente que el calentamiento global es una realidad que amenaza la vida tal y como la conocemos. Inundaciones, huracanes, glaciares que se rompen y desprenden, olas de calor interminables y devastadores incendios como los que se produjeron este verano en Grecia, California o Siberia: la Tierra agoniza bajo los efectos de esta crisis climática que pone en jaque el futuro de numerosas especies y ecosistemas y que podría causar la desaparición de países enteros a lo largo de todo el planeta. 

Ante esta situación de emergencia, son varios los bancos y entidades bancarias que han decidido empezar a ofrecer préstamos verdes, un tipo de financiación ecológica ideada para desarrollar proyectos sostenibles con el medio ambiente y a la que pueden acogerse tanto particulares como empresas. 

¿Qué son los préstamos verdes?

Los préstamos verdes, también conocidos como créditos verdes o préstamos sostenibles, son un producto financiero diseñado para subvencionar el desarrollo de proyectos e iniciativas con un impacto positivo en el medio ambiente.  Se trata de un tipo de crédito con un funcionamiento y características semejantes a los de los préstamos tradicionales, pero con la salvedad de que el dinero prestado solo puede emplearse en actividades sostenibles, como puede ser la reforma energética de una vivienda, la adquisición de un vehículo sostenible o la compra de electrodomésticos ecológicos. 

Para que un crédito pueda ser considerado como préstamo verde, este tiene que estar calificado como tal por un organismo externo, es decir, por un organismo medioambiental que certifique que cumple con los criterios ESG (Environmental, Social and Governance), que abarcan factores ambientales, sociales y gubernamentales, y con los principios de los bonos verdes (Green Bond Principles), que hacen referencia al empleo y gestión de los fondos, al proceso de evaluación de los proyectos que se quieren financiar y a la publicación de informes sobre estos productos. 

Este tipo de préstamos están en auge y, actualmente, más del 45% de los bancos y entidades de crédito privado de España los ofrecen. 

¿Para qué pueden utilizarse los préstamos verdes?

Los créditos verdes están diseñados para financiar, exclusivamente, proyectos con una finalidad ecológica. Esto incluye diversas actuaciones, como puede ser la compra de electrodomésticos eficientes energéticamente, la adquisición de un vehículo sostenible, como los modelos eléctricos o híbridos, o la reforma energética de una vivienda. Además, estos créditos también pueden utilizarse para desarrollar proyectos relacionados con el ecoturismo, así como para gestionar residuos o instalar energías renovables. 

¿Qué ventajas tienen los créditos verdes? 

La principal ventaja de los préstamos verdes es que promueven el desarrollo de proyectos sostenibles, por lo que juegan un papel en la importante lucha contra el cambio climático que estamos sufriendo. Pero, además, este tipo de créditos también suelen ofrecer condiciones más favorables para los usuarios que los préstamos tradicionales para promover su contratación.

En concreto, los préstamos verdes tienen tipos de interés más bajos que los que se utilizan para otra finalidad, con un TIN (tipo de interés nominal) medio que se sitúa entre un 4% y un 5% y una TAE (tasa anual equivalente) media de entre el 4,20% y el 5,1%, aproximadamente. Por norma general, además, no aplican comisiones, salvo la de apertura, que suele ser del 1%, y permiten obtener financiación por un valor máximo superior a los 65.000 euros. Los plazos de devolución, a su vez, también suelen ser más amplios que los de los créditos tradicionales, al situarse, generalmente, entre cinco y diez años. 

No obstante, como este tipo de préstamos solo pueden otorgarse a proyectos sostenibles, el proceso de gestión suele ser más amplio que el de los créditos tradicionales, ya que se debe pedir la calificación y justificación ecológica del proyecto. 

¿Cuántos tipos de préstamos verdes hay?

A la hora de hablar de créditos sostenibles, podemos establecer cuatro tipos distintos: los préstamos bilaterales, los préstamos sindicados, las líneas de crédito y los créditos para financiar proyectos. 

  • Préstamos bilaterales: son aquellos en los que el contrato se firma entre el deudor y el prestatario. Deben tener garantía corporativa formalizada, que puede ser el propio proyecto a desarrollar, entre el banco y el cliente.

  • Préstamos sindicados: son aquellos en los que el contrato de préstamo se firma entre un deudor y varios prestatarios. A pesar de que en este tipo de préstamos el acuerdo se establece entre varios bancos, solo uno de ellos actúa como agente ambiental, gestionando toda la documentación correspondiente con la agencia externa de calificación. Este tipo de créditos suelen ofrecerse a empresas que solicitan grandes cantidades de dinero.

  • Líneas de crédito: estos préstamos se caracterizan por aplicar unos intereses que varían dependiendo de la calificación medioambiental obtenida por los organismos externos, que se encargan de comprobar si el proyecto cumple o no con los criterios ESG. Cuanto mayor sea esta calificación, menos intereses pagaremos, y viceversa. También suelen concederse a empresas.

  • Créditos para financiar proyectos: son los que se conceden en función de la calificación sostenible y la viabilidad a largo plazo del proyecto. En este tipo de créditos, los intereses y comisiones variarán dependiendo de la solvencia de la empresa, que se valorará en base a los flujos de caja a largo plazo. Como garantía, además, se utilizan los propios avales del proyecto.

¿Qué requisitos debo cumplir para solicitar un préstamo verde?

Para que un banco nos conceda créditos verdes, es necesario que demostremos que la iniciativa que queremos desarrollar es sostenible, ya sea con un justificante de finalidad o con una factura o presupuesto del proyecto. Además, debemos cumplir con los requisitos básicos de los créditos tradicionales, es decir, tenemos que demostrar que somos mayores de edad, que tenemos una residencia en España y que disponemos de unos ingresos estables que nos permitirán devolver el dinero dentro del plazo de amortización establecido. Asimismo, también cabe la posibilidad de que nos exijan no tener deudas pendientes ni estar incluido en ningún fichero de morosos, como la ASNEF

¿QUÉ MÁS PODEMOS OFRECERTE?

Nuestros servicios para un mejor bienestar económico